Angeles Caídos

Según las Sagradas Escrituras, los Ángeles Caídos o nefilim son todos aquellos ángeles expulsados del cielo como castigo por desobedecer o rebelarse contra Dios. Las Sagradas Escrituras nos dicen también que un ángel caído tendrá que vagar por la tierra hasta el día del juicio final cuando serán desterrados y enviados al infierno. El ángel caído más conocido es Lucifer.

Entonces se entabló una batalla en el cielo: Miguel y sus Ángeles combatieron con el Dragón. También el dragón y sus ángeles combatieron pero no prevalecieron y no hubo ya en cielo lugar para ellos. Y fue arrojado el gran Dragón, la serpiente antigua, el llamado Diablo y Satanás, el seductor del mundo entero
Apocalipsis 12,7-9

Existen tres motivos principales que nos explican por qué se rebelaron algunos ángeles: 1) libre albedrío, 2) lujuria, 3) vanidad

Cuando Dios creó a los ángeles, los dotó de entendimiento y libertad; algunos ángeles comenzaron a cuestionar y alejarse de Dios, conforme se iban alejando se iban formando las jerarquías angelicales, de las que ya hemos hablado, algunos todavía más alejados se convirtieron en humanos, pero los que se alejaron totalmente, cayeron al infierno y se les conoce como los caídos de Dios o ángeles caídos.

Los ángeles que cayeron por lujuria, entre los que destacan Semyazza, Samael y Azael, son mencionados en escrituras apócrifas como Los tres libros de Enoc donde se dice que Dios le pidió a los Grigori (un grupo selecto de 200 ángeles) para ayudar a los arcángeles en la creación del Edén, cuando los Grigori bajaron a la tierra conocieron a las hijas de los hombres de quienes se enamoraron y con las que se casaron. Esto provocó la furia de Dios que los desterró del cielo convirtiéndolos en demonios.

El Libro de Enoc menciona un total de 200 ángeles caídos, de los cuales sólo nombra a los más importantes, entre ellos: Samyaza, su líder; Urakabarameel, Akibeel, Tamiel, Ramuel, Danel, Azkeel, Saraknyal, Asael, Armers, Batraal, Anane, Zavebe, Samsaveel, Ertael, Turel, Yomyael y Azazyel o Azazel.

El motivo más grave que llevó a rebelarse a algunos ángeles fue el orgullo o vanidad (considerado dentro de los siete pecados capitales). Según las Sagradas Escrituras Dios creo al querubín Luzbel (Luz Bella) a quien dotó de una gran inteligencia, perfección y hermosura para que organizara al resto de los ángeles; de esta manera Luzbel o Lucifer llegó a ser tan poderoso que la vanidad se apoderó de él y lo hizo sentirse superior a Dios, lo que lo llevó a competir en su contra. Por esta razón Dios lo desterró del paraíso y junto con él una tercera parte de la corte celestial que se le había unido.

5 thoughts on “Angeles Caídos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *