Leyendas de Sevilla: Casas, palacios encantados

El Parlamento andaluz, antiguo Hospital de las Cinco Llagas, el edificio de la Diputación, la Facultad de Bellas Artes, el Prado… sitios emblemáticos de Sevilla y, a la vez, cargados de misterio.

La ciudad tiene una cara oculta y terrorífica, casi imperceptible. Excepto para los ojos de José Manuel García Bautista y Jordi Fernández, que tras muchos años de investigaciones han plasmado sus averiguaciones en el libro «Casas encantadas y apariciones», (La Máquina China), primer tomo de la trilogía «Guía Secreta de Sevilla».

«Faltaba una guía de los misterios de Sevilla, una ruta por las casas encantadas», explica José Manuel, que fue colaborador de Iker Jiménez en su espacio Milenio 3. «La idea surgió fruto de la pasión por estos casos denominados “paranormales”».

El primer libro propone un recorrido fantasmagórico por barrios y edificios de la ciudad. Se trata de una hoja de rutas, con itinerarios sobre mapas para que el lector pueda hacerlo a pie o en bicicleta, pero siempre si puedes, acompañado. Cuarenta leyendas cubren sus páginas: Empezamos por la denominada «Milla de Oro» de los fenómenos paranormales, según Bautista, el triángulo Teatro Álvarez Quintero-Facultad de Bellas Artes-restaurante Viandas. «Por el antiguo teatro, hoy sede de la Fundación Cajasol, se pasea el fantasma de una señora en camisón, que atemoriza por las noches a los vigilantes de seguridad y que ha sido grabado por las cámaras de seguridad».

En la Facultad de Bellas Artes, accediendo al Panteón de Sevillanos Ilustres, a través de la Iglesia de la Anunciación, se han podido recoger psicofonías, e incluso los vigilantes de seguridad durante la noche han percibido manifestaciones extrañas de unos «inquilinos», aparentemente con forma de persona, que se pasean por las escaleras y por los pasillos de la misma.

El último punto de este triángulo es el antiguo restaurante Viandas, junto al Teatro Álvarez Quintero y frente a la Facultad de Bellas Artes. Allí, una especie de fantasma modificaba los pedidos de las mesas y provocaba ruidos, que provenían de la última planta del edificio.

Parlamento, Centro Andaluz de Teatro y Calle San Luis

Otros casos de fenómenos paranormales los podemos encontrar en el Parlamento de Andalucía, en el antiguo Hospital de las Cinco Llagas o de la Sangre. Allí se manifiesta una religiosa, una hermana, sor Úrsula, que aún habiendo muerto en una de las epidemias de peste de Sevilla en 1639 sigue manifestándose en el interior de aquel edificio.

Ya en la década de los setenta, cuando el Hospital vivía sus últimos días, se manifestaba a los enfermos a modo de esa aparición final que acontecía a la muerte. Con los años, y una vez abierto el edificio para su actual función, aún se pasea la religiosa por sus estancias, llegando a ser vista por los vigilantes de seguridad, las limpiadoras, los bibliotecarios o, incluso, algunos políticos.

A unos veinte metros, está el Hogar Virgen de los Reyes, en cuya capilla ocurren hechos que también llaman la atención. Actualmente sin culto, y convertida en aula de baile, los que van a formarse pueden ver en la balconada del coro de esa capilla a una monja que se manifiesta a los alumnos y profesores de aquel lugar, al igual que niños que juegan también por allí.

En pleno barrio de la Macarena, se dispone la Calle San Luis, un lugar maldito. «No hay un lugar en Sevilla que en 100 metros cuadrados se reflejen tantas muertes, tantos suicidios y tantos fenómenos extraños», cuenta Bautista. Allí, en el solar de una obra, se han visto pisadas por alguien que los vigilantes de seguridad no podían ver; animales que ladraban a la nada…

Los fenómenos paranormales se alargan también hasta el Centro Andaluz de Teatro (CAT). Los que acudían a dar talleres veían bolas de luz moverse por aquellos escenarios y del subsuelo del centro veían moverse «sombras» que aterraban a los allí presentes.

Asimismo, el segundo de los volúmenes de esta guía de los misterios sevillanos, «Esoterismo en la Catedral de Sevilla», relata los misterios ocultos y demás secretos de este emblemático edificio de la ciudad.

Espiritismo en la ciudad de Sevilla

Una de las ciudades por las que entra el espiritismo en Sevilla. Entra de la mano de personajes ilustres como la familia Primo de Rivera, Marqueses de Estella y otras personas vinculadas al mundo de las artes como José de Velilla. Esta élite social será la encargada de los primeros contactos con el más allá. En principio, se pasó a denominar como las «Mesas Parlantes», a partir de ahí se formó la primera sociedad de espiritas de España, y que posteriormente fueron vinculadas a logias masónicas.

Otros lugares con tradición espiritista en la ciudad está en el Círculo de Labradores o en el Café España, donde se reunían aquellas sociedades espiritistas. Posteriormente, se incluyeron a estas sociedades personas de los círculos médico, militar y literario de la ciudad. A raíz de las guerras mundiales y de la Guerra Civil española éstas tendieron a desaparecer.

Hablando de ovnis…

Sevilla está muy ligada al fenómeno ovni, según Bautista. Durante la década de los 60 y 70 es cuando mayor importancia coge este fenómeno en nuestra tierra. «Todo el Aljarafe sevillano está plagado de estos fenómenos inusuales que aparecen en el cielo y que nos son desconocidos». Es el caso de personas que han sido perseguidas a lo largo de unos 18 kilómetros por un objeto volador no identificado.

El epicentro de este tipo de sucesos y que se denomina el triángulo magnético se sitúa entre las poblaciones de Aznalcóllar, El Garrobo y el Castillo de las Guardas.

«En la tercera parte de esta Guía -«Ovnis y misterios de la Semana Santa»- no sólo hablamos de ovnis», cuenta García Bautista, sino también rescatamos sucesos extraños, ocultos de la Semana Santa de Sevilla. Por ejemplo: ¿Qué pasó en esa «madrugada del pánico» en 2000 cuando el miedo se apoderó de los ciudadanos?…

4 thoughts on “Leyendas de Sevilla: Casas, palacios encantados

  • Las caras de la Peregrina (Bormujos, Sevilla)

    Estos acontecimientos ocurrieron en un pueblo del aljarafe sevillano (Bormujos), hace unos 50 años aproximadamente. Yo era un vecino de este pueblo, del que me tuve que ir por los sucesos por los cuales me quedé trastornado, ya que lo que voy a contar le sucedió a un familiar mio.

    Yo vivía en la Urbanización de los Caballeros con mi familia, y me tuve que trasladar a Cáceres por miedo a que me sucediera a mi. Mi padre, unos días antes de fallecer de un derrame cerebral, me confeso la historia que os voy a contar.

    En la Hacienda la Peregrina ocurrieron unos sucesos muy extraños. Mi abuelo tenia unas tierras al lado de la Peregrina. Una tarde llamó su atención unas manchas blancas en la fachada del campanario. Se acercó y descubrió que se trataba de un rostro que curiosamente se parecía al pescadero del pueblo. Al principio no le dio importancia, pero a la mañana siguiente se enteró de que había muerto alguien al escuchar varios toques de campanas. En el desayuno le contó su mujer el macabro hecho. Unos niños que jugaban cerca de la Peregrina encontraron el cuerpo sin vida, colgado boca abajo de un hombre decapitado. Se trataba del pescadero.

    Una semana después se acercó al campo para hacer sus labores, como de costumbre, y vio otra mancha blanca en la fachada. Se acercó y un escalofrió inmenso recorrió su cuerpo cuando vio reflejada la cara de su mujer. Salio corriendo hacia el cuartel de la Policía, y les contó lo sucedido. La Policía no le hizo caso, ya que pensaban que estaba loco. Pero al día siguiente se levantó y vio que su mujer no estaba en la cama, y se asusto. Llamaron a la puerta y vio que se trataba de la Policía, y entonces se le vino el mundo abajo. Habían encontrado a su mujer en la misma circunstancia que al pescadero, colgada boca abajo y sin cabeza en un ciruelo cercano a la Peregrina. Él pasó unos días muy triste, pero a la semana siguiente, como de costumbre, volvió al campo para ver si había mas rostros en el campanario de la Peregrina. Cuando llego al campo y vio que había otra mancha blanca, el pánico se apodero de el. Era su cara la que estaba reflejada en la fachada. Él fue de nuevo a la comisaría y durante esa noche estuvieron vigilando la zona, pero todo fue inútil. Mi abuelo apareció decapitado en el mismo ciruelo que su mujer, colgado boca abajo y sin cabeza .

    La Policía, tras registrar la casa de mi abuelo encontró en un cajón las fotos del pescadero, de mi abuela y de él mismo. Las fotos tenían marcas blanca de haber sido utilizadas para realizar las caras que aparecían en la fachada del campanario de la Peregrina. El asesino había sido mi propio abuelo, y nunca supimos los motivos de sus acciones. Él mismo se subió al ciruelo, se ató los pies a una rama y se decapitó para que no sospecharan de su autoría.

    Pedro Manuel F. P.

  • me gustaria saber la historia que corre por triana sobre el cine Fantasio y un bloque de pisos justo al lado el cine desaparecio hara aproximadamente unos 20 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *