El gnomo de Gerona

Angel Gordon es, según sus propias palabras, un cazador de Vampiros. Una especie de Van Helsing moderno que ha escrito un libro muy interesante sobre la historia de éstas criaturas de la noche; El Gran Libro de los Vampiros. Aunque ésta no sea la principal causa de su reconocimiento, sino otra, relacionada con el mundo de los duendes.

duende-de-geronaEl el año 1989, en un bosque de Gerona, Cataluña (España), un par de familias conocidas de Gordon, encontraron una extraña criatura, con las características propias de un duende. Con una altura de 12 centímetros, grandes ojos rojos, piel amarillenta, brazos cortos, orejas puntiagudas y una singular protuberancia en la frente.

En un primer momento pensaron que se trataba de un animal salvaje, ya que emitía sonidos agudos, similares a los de la risa de un anciano, pero rápidamente comprendieron que se trataba de un ser completamente desconocido para ellos, ya que prácticamente parecía un pequeño ser humano. Un duende.

No sin un poco de esfuerzo, pudieron atraparlo con una manta y encerrarlo en una jaula para pájaros, en la cual vivió durante algunos días. A pesar de que trataban de alimentarlo, el “duende” se negaba a comer lo que le ofrecían y como consecuencia, murió al poco tiempo.

Una de las familias decidió conservar el cuerpo en un frasco de café con formol. Fue recién en 1991 que por consejo del investigador y escritor Angel Gordon, mostraron por primera vez las fotos del duende a un médico patólogo y aficionado a la ufología el doctor John Altshuler. Este opinó que se trataba de simplemente de un feto de vaca o de cerdo.

Durante algun tiempo, se desató en España una guerra mediática, relacionada directamente con éste fenómeno y se sucedieron una serie de relatos e historias, muchos de las cuales se desmintieron al poco tiempo. Finalmente se demostró mediante estudios patológicos que el duende del frasco de café era el feto deforme de un ternero, abortado antes de nacer.

Historias como la de Gerona se repiten año tras año. Lástima que la mayoría de éstos descubrimientos, sencillamente un fraude.

2 thoughts on “El gnomo de Gerona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *