Descubren una extensa formación de supernovas

Un grupo de astrónomos del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA) ha localizado en las regiones centrales de la galaxia ‘IC 694’ una factoría “muy prolífera” de supernovas jóvenes explosiones estelares que constituyen diferentes estadios evolutivos del mismo fenómeno, la muerte de estrellas de más de ocho masas solares.

Este descubrimiento ha sido posible mediante el uso del European VLBI Network, una red de radio telescopios que permite observar la galaxia con una resolución (en la imagen) única en el mundo.

Gracias a este sistema, los expertos han podido ver casi en tiempo real cómo las estrellas más jóvenes y masivas mueren e interaccionan con el medio circundante, según explicó en un comunicado el responsable del Instituto Andaluz de Astrofísica, Miguel Ángel Pérez-Torres, principal autor de la investigación.

Así, señaló que si los expertos quisieran realizar un estudio de estas características en una galaxia similar a la Vía Láctea se necesitaría de cincuenta ó cien años, mientras que en el caso de ‘IC 694’, que presenta estallidos de formación estelar reciente, se ha podido llevar a cabo en menos de un año”, lo que demuestra que se trata de una “verdadera fábrica de supernovas”.

Intensos brotes de formación estelar

La fertilidad de esta galaxia tiene un origen conocido: ‘IC 694’ se encuentra en los inicios de un proceso de fusión con otra galaxia menor llamada ‘NGC 3690’. De esta interacción se ha producido una “violenta” inyección de gas que desencadena, sobre todo en ‘IC 694’, intensos brotes de formación estelar, explicaron los expertos.

Los brotes más compactos, que presentan mayor densidad de estrellas, suelen surgir en las regiones centrales de este tipo de galaxias, difíciles de observar debido a la abundancia de polvo.

Las galaxias luminosas y ultraluminosas son las mejores candidatas para albergar estallidos de formación estelar, de modo que mientras que en la nuestra se espera una explosión de supernova cada cincuenta años, en las citadas esta tasa puede ser entre diez y cien veces mayor.

“El gran número de objetos detectados implica que estamos viendo tanto supernovas jóvenes como numerosos remanentes de supernovas, y su estudio con el tiempo nos permitirá entender cómo evolucionan estos objetos en las condiciones extremas de ‘IC 694’ que, junto con ‘M82’ y ‘Arp 220’, es posiblemente el mejor laboratorio del Universo local donde llevar a cabo estos estudios”, indicó.

De hecho, tres de los 26 objetos hallados se han confirmado como radio supernovas muy jóvenes cuya evolución, lenta y duradera, sugiere que las condiciones del medio a su alrededor juegan un papel fundamental en el comportamiento de estos objetos. [Fuente : EUROPA PRESS]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *