La maldición de la momia de Ötzi

La momia de Ötzi, fechada con más de 5.000 años de antigüedad, fue descubierta en 1991 en un glaciar de los Alpes italianos, muy cerca de la frontera austriaca. Pero desde ese día, no se ha dejado de hablar de ella. Primero fue por su descubrimiento, luego por las circunstancias de su muerte, luego por los tatuajes que llevaba, por las heridas que tenía… Hipótesis rocambolescas se planteaban sobre ella, todas ellas respondidas con hechos y estudios científicos llevados a cabo. Todo pasó como si hubiera que encontrar forzosamente alguna cosa mágica o extraordinaria en la historia de este hombre, muerto en la montaña hace varios miles de años.

Teorias sobre Ötzi

Una exploración de TAC reveló que Ötzi tenía lo qué parecía ser una punta de flecha alojada en un hombro cuando murió, junto a un rasgón pequeño en su capa. El eje de la flecha había sido quitado, al parecer por un compañero. También tenía contusiones y cortes en sus manos, muñecas, y pecho. Rastros revelados análisis del ADN de la sangre demostraron la presencia de otras cuatro personas en su engranaje: uno de su cuchillo, dos de la misma punta de la flecha y un cuarto en su capa.

Antes de la última evidencia, fue especulado que Ötzi había sido víctima de un sacrificio ritual, quizás de un cacique. Esta explicación se pudo haber inspirado por las teorías avanzadas previamente para los 1ros cuerpos del milenio A.C. recuperados de los pantanos de la tumba, tales como el hombre de Tollund y el hombre de Lindow.

Una de las teorías más imaginarias era que él era de hecho un egipcio que había sido castrado ritualmente. Una examinación última, sin embargo, reveló que, aunque contraído por la momificación, Ötzi de hecho poseyó un pene.

También se presume que Ötzi era la víctima de una tormenta causada por la oscilación de Priora, el refrescarse repentinamente el ambiente de la tierra, según lo indicado por la oleada del glaciar próximo de Priora.

La maldición del hombre de hielo

La momia de hieloLos sucesos acontecidos desde el descubrimiento de ésta momia, inducen a creer que quienes tienen contacto con ella terminan inevitablemente muertos. Así lo revelan los estudios de algunos periodistas. La muerte de varias personas relacionadas con el descubrimiento de la momia, incluyendo su descubridor Helmut Simon, refuerzan la teoría de Ötzi, el hombre de hielo, está maldito.

Mucha gente ha desmentido la teoría argumentando que todos murieron eventualmente, y que los alpinistas se arriesgan y mueren a menudo de causas accidentales. Asimismo se ha observado también que muchos investigadores y científicos que han trabajado de cerca con el cuerpo de Ötzi no han muerto en los años desde su descubrimiento en 1991. Un guardia comentó al respecto para explicar el legado de la maldición: “Como todas las buenas teorías de la maldición, muerte natural, accidental y mala suerte se han comprimido en una sola hipótesis siniestra”.

Ötzi, la momia de Hielo

A continuación, se presenta el listado de las siete personas que encontraron la muerte y estuvieron relacionadas con la momia de Ötzi:

Victimas de la maldición de Ötzi

  • Helmut Simón, uno de los dos caminantes que descubrieron a Ötzi, murió en 2004, en una excursión en la montaña a la edad de 67 años.
  • Dieter Warnecke, de 45 años, que fue a buscar al primero, falleció de un ataque cardíaco
  • Gunter Henn, 64 años, es víctima de un accidente de coche.
  • Kurt Fritz, 52 años, que había acompañado a Gunter Henn a los lugares del descubrimiento de la momia, muere aplastado por una avalancha.
  • Rainer Hoelzl, de 47 años, periodista que había cubierto el descubrimiento de Otzi no sobrevive a un tumor al cerebro
  • Konrad Spindler, uno de los arqueólogos que examinó la momia, muere de una esclerosis a la edad de 55 años
  • Tom Loy murió el 21 de octubre de 2005 de una infección en la sangre. Él se ocupaba de los análisis de ADN de la momia, lo que hace aún más paranormal el caso.

5 thoughts on “La maldición de la momia de Ötzi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *