En busca de la primer partícula de Materia Oscura

Existen un problema que aún no tiene solución en astrofísica y que, sin embargo, es fundamental para la comprensión del universo: Descubrir la naturaleza de la materia oscura.

Historia de la Materia Oscura

La materia oscura tiene influencia gravitacional sobre los cuerpos, pero sin embargo es imposible detectarla. Fue propuesta por el astrónomo Fritz Zwicky en 1933, quien postuló que debía existir una cantidad de materia no observable que completara la masa faltante para mantener las galaxias orbitando unas en torno a otras.

Más tarde, en 1970, la astrónoma Vera Rubin, estudiando galaxias espirales, observó que éstas giraban demasiado rápido para la masa observada; dando otro argumento a favor de la materia oscura.

La Astrofísica ha postulado que podría estar constituida de objetos astronómicos muy débiles en luminosidad: estrellas como las enanas cafés o blancas, agujeros negros… Sin embargo, ningún argumento a favor de uno u otro de estos candidatos (ni la suma de ellos) ha sido convincente.

La física también ha postulado la existencia de partículas masivas exóticas que inundarían todo el espacio y serían las causantes de la materia oscura.

Un equipo de científicos que desde hace más de nueve años buscan descubrir una partícula de materia oscura en el El detector CDMS (Cryogenic Dark Matter Search), construido en las profundidades de la mina Soudan, en Minnesota, EEUU, han logrado captar dos posibles partículas de este tipo, también conocidas como WIMPS.

Segun los investigadores, la materia oscura constituye un 20% del Universo. La materia común que es de la que estamos formados los seres humanos y todo lo que conocemos y vemos, solamente constituye un 4 %. El resto sería energía oscura de la cual se conoce muy poco.

Aunque todavía queda mucho por aprender sobre éste tipo de materia se sabe que reacciona solo ante dos de las cuatro fuerzas fundamentales: La gravedad y la fuerza nuclear débil. Tarek Saab, uno de los físicos que participa de ésta investigación, se manifestó satisfecho por los logros obtenidos aunque aseguró que todavía queda mucho por aprender.

El estudio ha sido publicado en la edición online de la prestigiosa revista Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *