Aparición de un duende en Salta

Una extraña criatura de pequeña estatura, cabellos largos y de tez muy morena tiene en vilo a una familia del barrio La Cruz, de Chicoana, cuyos integrantes juran haber observado y hablado con ella en el fondo del patio de su casa.

El suceso comenzó la mañana del lunes cuando los Vázquez aseguraron haber escuchado inexplicables ruidos en el techo de la vivienda. A la situación se le suma el movimiento de muebles y pesadillas horribles que padecen los integrantes de la familia. – “Estamos muy asustados desde que ese duende apareció. No se compara con nada. Hasta los perros se asustaron.

Estamos pensando en pedir ayuda al cura del pueblo” – dijo la Silvia Abán de 43 años, la dueña de casa. Su marido, Teodoro Vásquez de 44 años de edad y sus ocho hijos de entre 4 y 20 años vieron a la criatura el día siguiente de que comenzaran los extraños fenómenos en el hogar. Si bien la pareja no pudo apreciar con mayor detalle al duende, sus hijos adolescentes sí lo observaron, especialmente Angel de 20 años y Jesús de 18. Ellos salieron en la oscuridad de la noche a averiguar cuál era el origen de unos extraños silbidos que provenían del fondo de su casa. – “Estaba cerca del horno y cuando gritamos se fue. Pero volvió a seguir silbando por la ventana. Cuando le tirábamos piedras las esquivaba y se reía” – manifestó uno de ellos. Por su parte, Teodoro le ordenó que se retire y uno de sus hijos le arrojó una piedra. – “Entonces comenzó a llorar como una quinceañera con un llanto ensordecedor. Cómo sería que mi mujer entró a la casa muerta de miedo y llorando. Ese duende era una mujer. Tenía voz femenina” – aseguró Vázquez. El duende, con ropa andrajosa y muy melenudo, según el relato, terminó por escabullirse en la barranca del río Chicoana, a pocos metros de allí.

En ese momento sucedió lo más asombroso: – “No me peguen” – habría exclamado la criatura. El silencio y el miedo ganaron a los hermanos Vásquez, hasta que Rosalía, una adolescente, se animó y le preguntó quién era y le respondió, – “ustedes nunca no lo van a saber”. Luego, el ser preguntó varias veces – “¿y Rafa dónde está? ¿y Rafa dónde está?” – repetía.

Finalmente llegaron cuatro policías alertados por la familia. Uno de ellos, el sargento Acosta, en una moto. A los pocos minutos de búsqueda, inexplicablemente, Acosta salió huyendo despavorido desde el barranco y relató luego a sus pares que logró ver, entre las sombras de la noche, unas piernitas delgadas, negras y peludas. Fuente: Blog Paranormal

2 thoughts on “Aparición de un duende en Salta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *