Tau-Ceti; una “prima” del Sol

Una estrella cercana a nosotros y que llama mucho la atención es Tau – Ceti: Es una estrella en la constelación Cetus similar al Sol en masa y tipo espectral. A poco menos de 12 años luz de distancia del sistema solar, es una estrella relativamente cercana. Es un astro de bajo contenido metálico, de lo que se deduce su baja probabilidad de albergar planetas del tipo terrestre en su sistema. Las observaciones astronómicas han detectado más de 10 veces la cantidad de objetos y polvo estelar rodeando la estrella en relación al sistema solar. La estrella aparenta ser estable, con pequeñas variaciones estelares.

No se han descubierto aún acompañantes que permitan medir la velocidad radial: teniendo en cuenta las posibilidades de definición astronómica, esto solo excluye acompañantes subestelares como una enana marrón. A causa del disco de escombros, cualquier eventual planeta orbitando Tau Ceti enfrenta la probabilidad de muchas más colisiones que la Tierra. Hasta aquí lo que dice la literatura astronómica.

Desde el conocimiento akáshico, su luminosidad es algo menor al Sol, algo más ambarina. Siendo más antigua, su calor es menor y el planeta habitable se encuentra a la distancia algo mayor de la que Venus se encuentra del Sol. O sea es su segundo planeta. Hay otro más cerca de Tau-Ceti y otro posterior al habitado original, luego hay una extenso cinturón de asteroides y cuatro planetas gaseosos, ninguno mayor a Urano, el cinturón exterior de cometas y asteroides es similar al nuestro pero más denso.

En un mundo más antiguo que nosotros, no solo llegó su civilización a altísimas cumbres de tecnología, sino que ya ha dado un número extenso de seres de luz. Los actuales habitantes con cuerpos son humanoides, pero con diversos tipos de seres espirituales que han ido emergiendo en múltiples vidas y que habitaron en cuerpos de muchas especies animales. (Sus espíritus habitaron cuerpos animales varios antes que los humanoides).

Cuando podamos conocerlos, encontraremos que el crisol de las re-encarnaciones permiten, en todos los mundos, que la inteligencia y la espiritualidad emerjan desde los más bajos estratos vivientes. Veremos así, reflejado lo que en nosotros también acontece. Son seres superiores y han hecho alianzas benefactoras con otros homínidos avanzados de aspecto semejante a nosotros.

Algunas de sus naves exceden el plano tecnológico, están constituidas por, si me permiten, de un modo… espiritual. Realmente faltan las palabras.

5 thoughts on “Tau-Ceti; una “prima” del Sol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *