Criptozoología : El Mapinguari

El Mapinguari es una versión brasilera del conocido Pie grande. A diferencia de éste, el Mapinguari viviría en la extensa selva del Amazonas. Este extraordinario ser ha sido descrito numerosas veces por lugareños e investigadores como un oso grande y nocturno, cubierto de pelo rojo que camina erecto como un hombre, con cara de faciones humanas y que emite un olor exageradamente desagradable.

Sus patas, tienen garras viradas hacia atrás. En ocaciones se lo ha visto seguido por una nube de moscas. Tiene un peso aproximado de unas 600 libras y una altura de más de 6 pies.

David Oren, un zoólogo brasileño del Museo de Historia Natural Emilio Goeldi de Belem. Oren, que oyo hablar por primera vez del Mapinguari en 1977, ha recogido hasta 100 testimonios de personas que aseguran haberlo visto o haber encontrado signos de su presencia (huellas ,heces y plantas semidevoradas por el críptido). Cada año se adentra en lo más profundo de la selva del estado brasileño de Acre, con la esperanza de encontrar esa prueba irrefutable que convenza a los científicos de que el mapinguari es algo más que una leyenda.

El investigador marplatense Luis Jorge Salinas nos ha enviado un correo para difundir su blog, en el que recopila numerosa información sobre éste increible críptido. También menciona su libro; Un escrito testimonial sobre el llamado criptido mapinguari, en el cual se exponen datos, detalles, e imágenes sobre el aspecto de estos animales, y las expediciones con el apoyo de uno de los biologos mas famosos de Brasil Richard Rasmussen.

Segun los testimonios y relatos de aquellos que han tenido la oportunidad de verlo, el Mapinguari guarda cierta relación con el megalonyx u oso perezoso terrestre, un animal que supuestamente se extinguió hace más de 13.000 años.

2 thoughts on “Criptozoología : El Mapinguari

  • Pingback: www.enchilame.com
  • Todos los días la fauna de América del Sud, nos da sorpresas, este animal parece el perezoso terrestre al que se cría extinto. ( O al menos una modificación muy cercana a aquél).
    Es similar a lo que está sucediendo con las aves del terror, cada vez se descubren nuevas especies y que se extinguieron algunas en tiempos modernos. Sus relaciones con especies vivas casi no ha sido estudiada y faltan “eslabones” para encontrar más relaciones.
    También no está claro en que diferentes lugares aparecen los humanos más antiguos y las primeras presencias reales y datadas fehacientemente.
    Muy interesante artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *