Las Plantas, Wydler Heinrich y yo

Al ver plantas en grandes jardines y parques o en solitarios balcones, sus formas, colores y texturas realizan en nosotros un movimiento interno estético, que podrá adoptar muchas formas pero siempre será portador de sentimientos de placidez, de asombro y de muchas cosas más. Las plantas son purificadoras del aire que respiramos, de la comida que comemos, directa o indirectamente y de la mayoría de los medicamentos que nos alargan la vida.

Las plantas, su ubicación, el jardín o parque donde las instalemos, el proyecto general del mismo, constituyen materia de mi trabajo diario.

Pero pese a que pasan los años no dejo de asombrarme ante un color, un perfume o una forma nueva (para mí).

Digo para mí, pues si bien es probable que cada tanto, la naturaleza nos brinde una especie nueva en forma espontánea, o la biotecnología acelere estos procesos, la mayoría de las plantas pertenecen a longevas especies, mucho más los géneros, aún más las familias y así respecto a cada categoría en que los botánicos del mundo han subdividido el reino vegetal.

Con variantes, la biología ha clasificado de cierta forma similar a todos los seres vivos respetando hoy, la evidente encadenación de cada especie, con otras similares dentro del espacio y a través de las eras.

Las noticias sobre este punto, generalmente aparecen en los medios, cuando se refieren a los homínidos y a la sempiterna búsqueda de “eslabones perdidos” de nuestra cercana progenie, pero muy raramente a otros animales y menos a lo que respecta a las plantas.

Podría también explicarse porque generalmente el estudio de la botánica, es y será para muchos, una de las torturas a las que nos somete el secundario. En parte, porque los libros sobre la materia están escritos en un “idioma” demasiado duro, escuetamente enciclopédico, sin relaciones que nos cuenten las “cositas” del tema como una secuencia, como una película.

Hoy es fácil conseguir dibujos, caras u objetos, que por computación, en pocos instantes varían adoptando contornos y formas cambiantes, pero que nos permiten relacionar un estadio con el otro. Es posible imaginar los cambios entre individuos, entre variedades y formas, especies y géneros de esta manera.

Cuando se van rellenando los agujeros de la información, con estas secuencias de formas, aptitudes, funciones, con el tiempo, no solo es más fácil recordar los nombres, sino comprender las teorías y conocimientos de la materia y hasta alegrarnos en el descubrimiento de los planes superiores que ocultan todas las cosas y hasta llegado el caso descubrir por nosotros mismos, o al menos anticipar conclusiones.

Para ayudar a clasificar los especímenes, durante siglos se perfeccionaron tablas con características, que con las investigaciones pertinentes, se tomaron como más significativas y que irían dibujando, cada vez más nítidamente estas relaciones, o sea como se fue produciendo la evolución, la historia de los cambios y la diversidad de los seres vivos.

La diversidad de las especies, es el motivo sempiterno del vivir, de allí la perentoria necesidad de mantener esta diversidad, ya que las relaciones entre especies, aparte de lo nombrado, hacen a la salud del equilibrio biológico en el tiempo.

No creamos que porque todo esto último está en gran medida estructurado-gracias al trabajo de botánicos y biólogos de todas las épocas (¡Gracias vi- chozno Heinrich Wydler!, botánico suizo, curador del herbario más famoso del mundo, L´Candolle, Director del Primer Jardín Botánico de San Petersburgo , reconocedor primigenio de especies centroamericanas, amigo de Darwin y uno de los padres de la Botánica americana , autor de notables obras descriptivas de éstas y profesor de Botánica y ciencias biológicas en la Ciudad de Colonia, Alemania)-, porque les aseguro que hay interesantísimos nichos para explorar y sin ir a encontrar especies nuevas en las distantes selvas.

Un trabajo que puede ser más que apasionante sería encontrar toda la graduación de las transformaciones e interrelaciones entre órdenes diferentes con el transcurso del tiempo, desde la morfología hasta los componentes químicos, de la genética a la fisiología y así ir confirmando o desechando teorías y creando otras nuevas aunque no se llegue a contar aún con genomas completos. Es lo que podría decirse la escritura de la Evolución en el planeta.

Es un trabajo detectivesco de lo más apasionante, no es necesario tener una educación formal, si pasión por la Botánica y la Biología y no tener miedo a leer estos temas que preferir mirar series o películas de solo entretenimiento.

Por ejemplo, uno ve una planta : la común “costilla de Adán”, la Monstera deliciosa, con sus grandes hojas , de nervadura reticuladas, enseguida se pensaría que ese tipo de hoja es una característica de las dicotiledóneas ( especies con semillas de dos cotiledones o reservorios alimenticios), pero no es así, pues es una monocotiledónea ( un solo cotiledón) como sucede con el trigo o la cebada ( familia de las gramíneas) o una palmera ( familia más afín la de las palmas),o sea que pertenece al orden de los espadicifloros porque como estas tiene en común un espádice ( otro tipo de hoja modificada) que protege a las flores, pero más cerrada que en las palmas y sin ser arbóreas y menos que el espádice cerrado que una cala o un antunium, esto los hace más cercanos ya que es un carácter menor o sea por sus características, son de la familia de las denominadas aráceas.

Como vemos el órgano reproductor manda en las clasificaciones las relaciones evolutivas entre especies dependen primero en la forma de reproducción y luego por siguientes prelaciones. El nombre de la familia se toma de la especie Arum (el aro) que es paradigmática en esa familia.

Sus relaciones son aun poco claras con las dicotiledóneas, pero por su hoja- la Monstera- y por crecer en las selvas húmedas americanas, podrían acercarse evolutivamente a las acuáticas ranunculáceas- algunas especies tienen rastros de un segundo cotiledón y también son frecuentes las hojas de nervaduras reticuladas, y éstas si están relacionadas en el decurso genealógico con las predichas. Podrían ser derivadas unas de otras, las mono cotiledóneas de las di.

De aquí deducimos que estas especies son afines a cierto tipo de dicotiledóneas, que se engloban en las llamadas policárpicas (frutos de varias hojas modificadas de manera notable) y así llegamos a sus antecesores gimnospérmicos (de flores de ovarios desnudos, los pinos son el ejemplo más usado) aun no son bien conocidos los términos de esta evolución, pero que se suponen son las extintas ( fósiles) : benititinas, con características que recuerdan a las futuras plantas con flores de ovarios vestidos (angiospermas de las que hablábamos).

Podría decirse que las primeras Angiospermas son las benititinas actuales, que al modificarse, forman un grupo nuevo y las deforma antigua quedaron como grupo extinto, se convirtieron en otra cosa.

Como vemos una simple planta “costilla de Adán”, puede generarnos un trabajo detectivesco que aquí solo atinamos a esquematizar y cuyos “huecos” habría que llenar. Muchas veces personas alejadas del tema, encuentran cosas que habían pasado desapercibidas a los estudiosos del tema. “Es demasiado común que acontezca no observar el bosque por estar concentrado en el árbol.” Lo importante es que con estos ejercicios profundizamos nuestro pensamiento y de esta forma- y otras similares-, podríamos dejar de creer tan fácilmente en las tonterías que la mayoría de los políticos, funcionarios y ecologistas tendenciosos nos quieren hacer creer en estos convulsos tiempos.

Estoy seguro que mejoraríamos como personas y haríamos lo propio con el País.

Leer Artículo en Inglés: [spoiler]

The Plants, Heinrich Wydler and I

Seeing large plants in gardens and parks or in solitary balconies, their shapes, colors and textures we undergo an internal movement aesthetic, which may take many forms but always be a carrier of feelings of tranquility, wonder and much more. The plants are purifying the air we breathe, the food we eat, directly or indirectly, of most drugs we prolong life.

The plants, their location, the garden or park where the facilities, the overall project itself, are a matter of my work.

But despite the years go by I do not stop to amaze with a color, perfume or a new way (for me).

I mean for me, because although it is likely that from time to time, the nature give us a new species spontaneously, or biotechnology accelerate these processes, most of the plants belong to long-lived species, more genres, more families and so for each category in the world that botanists have divided the plant kingdom.

With variations, biology has been classified in a way similar to respecting all living things today, the obvious stringing of each species, with similar space within and across large time.

The news on this point, usually appear in the media, when referring to hominids and the eternal search for “missing links” of our closest offspring, but rarely to other animals and less regard to plants.

It could also be explained because usually the study of botany, is and will for many, one of the tortures to which we subject the secondary. Partly because the books on the subject are written in a “language” too hard, concisely encyclopedic, unrelated to tell us the “little things” the issue as a sequence, like a movie.

Today it is easy to get pictures, faces or objects, that computer in a few moments taking contours and shapes vary changing, but allow us to relate a stadium with the other. One can imagine the changes among individuals, varieties and forms, species and genera in this way. .

When you are filling in the holes of the information, these sequences of shapes, capacities, functions, over time, not only is easier to remember names, but to understand the theories and knowledge of the matter and to rejoice in the discovery of superior plans that hide all things and to eventually find out for ourselves, or at least anticipate conclusions.

To help classify the specimens, for centuries tables were refined features, relevant research that were taken as more significant and would draw, ever more clearly these relationships, or was occurring as evolution, history changes and the diversity of living things.

The diversity of species, is the eternal reason of living, hence the urgent need to maintain this diversity and relationships among species, apart from what is named, make the health of the biological balance in time.

Do not believe that because all the latter is largely structured, thanks to the work of botanists and biologists from all eons ( Thanks Vichozen Heinrich Wydler!, Swiss botanist, curator of the world’s most famous herbal, L’Candolle, Director First Botanical Garden in St. Petersburg, primal recognizer Central American species, Darwin’s friend and one of the fathers of American botany, descriptive author of remarkable works of these and professor of botany and biological sciences at the City of Cologne, Germany) – because I assure you that there are interesting niches to explore without going to find new species in the distant jungles.

A job can be more than exciting graduation would find all of the changes and interrelationships between different orders in the course of time, from morphology to the chemical components of genetics to physiology and in this way confirming or discarding theories and creating new ones but have not reached even with complete genomes. Es lo que podría decirse la escritura de la Evolución en el planeta. This is what writing could be said of evolution on the planet.

Detective work is the most exciting, is not necessary to have a formal education, if passion for botany and biology and not be afraid to read these topics to prefer watching movies series or just entertainment.

For example, one sees a plant: the common “Adam’s Rib,” the Monstera deliciosa, with its large leaves, reticulate venation, then immediately think that this type of leaf is a characteristic of flowering plants (species with seeds of two cotyledons food or reservoirs), but not, it is a monocot (one cotyledon) as with wheat or barley (grass family) or a palm tree (family more sympathetic of the palms), or belonging the order of espadicifloros because how are you have in common a spadix (another type of modified leaf) to protect the flowers, but steeper than on the palms and without trees and less than the spadix enclosed a creek or a antunium, this makes them closer as it is a minor character that is by its nature, are referred to the Araceae family.

As we see the national player in the rankings sends the evolutionary relationships between species depend first on how to play and then following precedences. The family name is taken from the species Arum (the ring) is paradigmatic in that family.

Their relationships are unclear even to the dicots, but by the Monstera leaf-grow-and American rain forests, may come closer evolutionarily to aquatic buttercup-some species have traces of a second cotyledon and leaves are common veins reticulate, and if they are related in the course pedigree with those predicted. Podrían ser derivadas unas de otras, las mono cotiledóneas de las di. Could be derived from each other, the cotyledons of di mono.

We conclude that these especies are related to certain types of dicots, which are included in so-called Polycarp (fruits of several significantly modified leaves) and so we come to his predecessors gymnosperms (naked ovary of flowers, the pines are an example most used) are not well known even the terms of this development, but are supposed to be extinct (fossil): benititinas, with features reminiscent of future ovarian flowering plants dresses (angiosperms of which we spoke).

Arguably the first angiosperms are the current benititinas that the amended form a new group and as a group were deformed ancient extinct, became something else.

As de see a simple plant “Adam’s Rib”, you can generate some detective work here could only manage to sketch and whose “holes” must be filled. Many times people away from the topic, find things that had gone unnoticed by scholars of the subject. “It happens all too often do not see the forest for the tree to stay focused.” The important thing is that with these exercises deepen our thinking and in this way “and other similar acts, could leave so easily believe the nonsense that most politicians, officials and environmentalists want us to believe biased in these turbulent times.

I’m sure it would improve as people and would do the same with the country.

Manlio E. Wydler: Engeneer, Secretary of the FAPLEV (Argentina Foundation for Landscape), former Honorary Adviser in the Legislature, Advisor to the Strategic Plan, Member of PUA Forum PP, “Neighbor Solidarity 2001.
[/spoiler]

9 thoughts on “Las Plantas, Wydler Heinrich y yo

  • Sabemos en la Fundación Argentina para los Espacios Verdes, de sus conocimientos botánicos y la reverencia hacia sus mayores, entre ellos hacia Heinrich Wydler.

    La traducción en inglés es bastante buena aquí; mejor a la que ha hecho Google en Inglés: donde han puesto literalmente mal hasta el título: “Las plantas, y yo Heinrich Wydler”, lo que desvirtúa mucho de lo que se quiere comunicar.

    Los conocimientos botánicos , son aire fresco sobre un tema aún no esclarecido del tema. ¡Adelante!

  • Me avisó Cris, hay un error en la traducción de Google en inglés-no en la nuestra-, ya desde el título:

    Debería decir: “The Plants, Heinrich Wydler and I”, y no lo que pusieron que no tiene real sentido. Una lástima, ya que el mundo inglés-sea de la nacionalidad que sea- es para todos importante. Es el Karma, que se resiste.

  • Este es mi sentido homenaje al más importante de mis ancestros. Siempre en la familia era el ejemplo a seguir, inculcado por mis padres.
    Lo importante es el intento, por lo menos en lo que a mi respecta.

  • Se nota, la educación europea, que los ha hecho bandera de la humanidad en ciencias y artes:
    Todos tratan de emular y aún sobrepasar los logros de los antepasados ilustres.
    Por eso la contínua superación.
    Desgraciadamente, otras estirpes no se esfuerzan y solo sobreviven de dádivas de diversas índoles.
    Sociológicamente se nota y mucho.

  • En Francia vivió en la mitad del siglo XIX un doctor en medicina, que escribió libros de enseñanza universitaria, de los que se conservan capítulos solamente, Dr. Marcus Achille Wydler.

  • Como unos de los primeros en clasificar la flora, ha tenido algunos errores, más que nada por carecerse en su tiempo una unidad de criterios en la clasificación. Todo se transforma, adecuándose a todas las circunstancias conocidas. Su mérito , por eso es grande, abrió nuevos caminos; los que lo siguieron perfeccionaron su obra y así debe ser en todos los órdenes de la evolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *