Criaturas paranormales: El Ogopogo

El Ogopogo es la versión canadiense del monstruo del lago Ness. Se trata de una criatura que vivió en el lago Okanagan, en la Columbia Británica. Científicos como Jhon Kirk, del British Columbia Scientific Cryptozoology Club, afirman que hasta el momento las supuestas pruebas de la existencia de éste animal solo estan apoyadas en relatos de avistamientos y algunas fotos muy borrosas. Este investigador asegura que la criatura es parte de una leyenda india alusiva a una bestia mitológica.

El Origen del Mito

Todo comenzó en 1870 cuando una señora de nombre Allison vio en el lago la figura de un animal desconocido de unos 20 metros de longitud, que nadaba contra la corriente. Esta señora relató su experiencia al diario local Vancouver Sun.

A partir de ésta publicación, los avistamientos del críptico se hicieron más frecuentes. Algunos observaron criaturas similares a la descripta por la señora Allison, otros en cambio, como por ejemplo la familia Gellatly, observaron una gigantesca serpiente enrollada en las márgenes del lago Okanagan.

El criptozoólogo Roy P. Mackal realizó una investigación en la zona y concluyó que el fenómeno se trataba de una población pequeña de animales acuáticos, y no descartó que se tratara de una forma de ballenas primitivas.

Una respuesta posible.

John Kirk cree que el famoso mito del Ogopogo está basado en el avistamiento de una serpiente acuática de gran tamaño, que alcanza la envergadura de una pitón y es endémica de la zona en donde fue visto éste animal.

Los Restos del Ogopogo

El 8 de Julio del año 2009, Dan Poppof practicaba kayak en las cercanías de Kelowna cuando descubrió por casualidad los restos de un extraño animal con la forma de una serpiente gigante. El cadáver tenía una larga espina dorsal y sus vertebras y sus restos fueron conservados en un congelador hasta que un grupo especializado en biología marina los retiró para su análisis. Desde entonces han cesado los reportes de avistamientos, sin embargo, las fotos de la criatur descubierta nunca trascendieron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *