Misterios del cerebro : Los sabios autistas

La expresión “Idiot savant” o sabios idiotas, es utilizada para definir a aquellas personas, con retraso mental o autísmo de diferentes grados, que son capaces de realizar algún tipo de proeza mental. La literatura científica registra la presencia de éste tipo de síndrome desde que en el año 1887, J. Down, a quien debe su nombre el “síndrome de Down”, etiquetara con ese término a un autista re­trasado mental que podía recitar de memoria el clásico libro – Decadencia y ruina del Im­perio Romano – de Edward Gibbon. Más tarde la afección fue rebautizada como el “Síndrome del Sabio”, ya que la idiotez es en realidad el tipo de retraso mental más profundo, considerada a partir de un CI (Coeficiente Intelectual) menor a 25.

Los Savant son individuos que nos demuestran que en realidad conocemos muy poco sobre el cerebro humano y sus infinitas posibilidades. Los sabios autistas suelen sobresalir como calculistas extraordinarios o se convierten en verdaderas enciclopedias vivientes con una prodigiosa memoria fotográfica, son músicos virtuosos o pintores deslumbrantes. Debajo puedes leer algunas historias de sabios-autistas:

La increible memoria de Kim Peek

Kim Peek nació el 11 de noviembre de 1951 en Salt Lake City y murió el 19 de diciembre de 2009. Peek fue posiblemente uno de los Savant más famosos de la historia e inspiró el personaje de Dustin Hoffman en la película Rain Man, dirigida por Barry Levinson.

Hasta su muerte Kim recordaba con una increible exactitud el 98% de los 12.000 libros que había leído. Entre otras cualidades sorprendentes, Peek podía leer dos páginas en 8 segundos ocupando un ojo por cada página simultáneamente y demoraba apenas una hora en memorizar un libro, reteniendo de un modo preciso e instantáneo información sobre datos históricos, geografía, literatura o cualquier tema.

Al terminar de leer un libro, Peek no tenía idea cuando le preguntaban de que se trataba, pero podía recitar cualquiera de sus páginas, incluso meses después de haberlas aprendido.

En el 2004 la NASA examinó a Peek con una serie de exámenes mientras se le grababa mediante tomografía y resonancia magnética para intentar recrear una visión tridimensional de la estructura de su cerebro. Fue la primera tentativa no-invasiva mediante el uso de tecnología moderna para intentar descubrir por qué una persona con un cerebro discapacitado es capaz de hacer tales cosas, ya que se supone que existe esa capacidad latente en cualquier cerebro.

EL Arte de Stephen Wiltshire

Stephen Wiltshire es un artista inglés que fue diagnosticado con autismo a la edad de tres años. Es conocido por su habilidad para retratar con una exactitud increible, paisajes que apenas vio por escasos minutos. En el siguiente video, Stephen Wiltshire es llevado en helicoptero por Roma y posteriormente pinta de memoria la vista aerea con una fidelidad espectacular.

Calculadoras humanas

Un caso de sabios-idiotas sucedió en Estados Unidos durante la década del sesenta: Dos hermanos gemelos, John y Michael, diagnosticados autistas, se hicieron famosos cuando la televisión los presentó como “calculadoras humanas”. Podían calcular casi instantáneamente y de manera precisa, el día de la semana de cualquier fecha particular, en un rango de 40.000 años hacia el pasado o el futuro.

Estos gemelos vivían en una institución para enfermos mentales donde tuvo oportunidad de observarlos el neurólogo Oliver Sacks; Quien más tarde se haría famoso por su libro Despertares. Sacks cuanta que los gemelos jugaban a decirse números de seis dígitos, situación que despertaba enormemente su curiosidad hasta el día en que tuvo la ocurrencia de anotar esos números y descubrió con sorpresa que todos ellos eran números primos. Entonces, con la ayuda de una tabla de números primos, se puso a jugar con los gemelos: Les propuso primos de siete dígitos que los gemelos reconocieron con alegría con sólo pensar un par de minutos; después ellos encontraron números de ocho dígitos que resultaron primos según las tablas que llevaba el médico. El juego siguió hasta que llegaron a números de diez dígitos, los cuales no aparecían en tablas, porque aun no habían sido descubierto todos ellos.

Las notas de Leslie Lemke

Leslie Lemke nacio prematuramente en Milwaukee, Wisconsin, en 1952. Tras su nacimiento se le diagnostico glaucoma, problemas en la retina y parálisis cerebral. Los médicos tuvieron que quitarle los ojos. Su madre lo dio en adopción y May Lemke, una enfermera de 52 años que ya había criado 5 hijos, lo adopto cuando tenía 6 meses de edad. Para alimentarlo, May tenía que empujar la comida por su garganta. Leslie no podía masticar. Fueron 7 años de constante esfuerzo y dedicación hasta que Leslie mostro un minimo de progreso. Durante este tiempo, no hacia ruido alguno, ni movimiento, ni mostraba ninguna emoción. Hasta los 12 años no era capaz de mantenerse en pie. Y hasta los 15 no aprendió a andar.

Leslia tenia atracion por la música y el ritmo. Tenía una memoria remarcable y a menudo repetía lo dicho, o entonaba canciones.

Cuando tenía 16 años; May encontró a Leslie frente al piano tocando el concierto número 1 de Tchaikovsky en mitad de la noche. Había escuchado la pieza recientemente en la televisión. Pronto Leslie comenzó a tocar todo tipo de música. Su madre adoptiva alentó su talento y desde 1980 Leslie ofrecio conciertos regularmente en Fond du Lac. Su figura comenzó a tomar repercusión, hasta el punto de convertirse en uno de los savants mas reconocidos del mundo. Realizo giras por los Estados unidos, Europa y Japón.

3 thoughts on “Misterios del cerebro : Los sabios autistas

  • Mi último hijo, tuvo un “problemita” de altas temperaturas : Convulsiones; hasta llegar al desarrollo.
    Lo cuidábamos enormemente para que nuca le subiera la temperatura a + de 38° C, cada vez que se enfermaba; lo que representaba de 3 a 4 días de dormir sentados- mi señora y yo- a su lado para que eso no aconteciera. ( Me cuesta rememorar esos años, donde la función cerebral de mi hijo estaba comprometida!),
    Pero en esos tiempos mi hijo tenía varias particularidades: Era capaz de acordarse la numeración de las chapas de los automóviles estacionados en tres cuadras, decirlas de atrás para adelante, viceverza y recordar la locación de cada una de ellas , (de atrás para adelante y viceversa.)
    Cuando íbamos al super, sacaba las cuentas instantaneamente. Sin embargo, sacaba muy bajas notas en matemáticas y se dormía en clase , decía porque se aburría.

    Era un extraordinario bailarín. Hoy es un “pata dura”.

    Hoy vive en otro país, sabe idiomas y altas matemáticas;
    parece que el cerebro busca caminos, cuando naturalmente no se les presentan en forma natural.

  • Yo también tengo un hijo autista de 4 años de edad y tiene una memoria impresionante, pero aun no deja su pañal para ir al baño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *