Científicos argentinos afirman que el calentamiento global se detuvo hace una década

Rosa Compagnucci es investigadora del Conicet y participó de los informes del IPCC en 2001. Eduardo Tonni es paleontólogo en La Plata; y Víctor Pochat preside el Instituto Argentino de Recursos Hídricos. Para ellos no está claro que el aumento de unos grados en la temperatura media del planeta tenga relación directa con la actividad humana, sino que podría deberse a efectos cíclicos solares, por los que la humanidad ya ha pasado. Y alertan que prepararse excesivamente para el calor puede dejarnos sin armas ante la posibilidad de una nueva edad del hielo. Exigen más debates serios.

Sostienen que el aumento de la temperatura promedio en todo el planeta en los últimos tiempos es innegable. Pero descreen del resto de las especulaciones, muchas de ellas apocalípticas, que se hacen en relación con el clima. En particular, desconfían de algunas afirmaciones que el consenso científico actual toma como verdades irrefutables, sobre todo respecto de que el calentamiento global está causado, básicamente, por el dióxido de carbono producto de las emisiones humanas en los últimos 200 años. Para ellos, por lo menos habría que discutirlo un poco más. Por cierto, no se trata de un escepticismo nihilista: todas sus afirmaciones están basadas en papers científicos y lucen sustentadas, aunque también controvertidas.

“¿Es el calentamiento global algo inusual en, digamos, los últimos dos mil años?”, se preguntó Rosa Compagnucci, investigadora del Conicet y especialista en el fenómeno de El Niño, durante una conferencia que brindó esta semana en el Instituto Geográfico Militar. Y todas sus demás intervenciones apuntaron a reforzar la idea de que no sería tan infrecuente, y que el ser humano con su febril actividad industrial y de quema de combustible fósil apenas habría aportado algunas décimas a ese calentamiento.

Para ella, la principal razón de la variabilidad climática de la Tierra tendría más que ver con la astronomía: específicamente, con la caprichosa actividad solar, que ha demostrado no ser homogénea a través de décadas y siglos.

Acompañada. Para Eduardo Tonni, investigador principal de la Comisión de Investigaciones Científicas de la provincia de Buenos Aires (CIC) y jefe de paleontología de la Universidad de La Plata, “no se puede negar un calentamiento; la discusión es si fue generado por el ser humano o si es natural. Hay efectos de la acción del hombre, pero es mucho más probable que sea un producto natural”, indicó. “Muchos pensamos así, pero claro, esto no es políticamente correcto: sé que digo esto y me quedo sin subsidios”, se lamentó.

Por su parte, Víctor Pochat, presidente del Instituto Argentino de Recursos Hídricos, señaló que “hay voces discordantes sobre causas y razones del calentamiento, pero se escuchan más unas que otras. Científicos que merecen confianza por sus antecedentes dicen que se debería a la variabilidad climática, a ciclos de calentamiento y enfriamiento de la Tierra”, indicó.

Medioevo. El argumento de Compagnucci –autora de dos de los informes del IPCC de 2001– toma elementos históricos. “Ya hubo un calentamiento global en la época medieval, entre los años 800 y 1.300, que fue lo que permitió los viajes por América de los vikingos. Y que hizo que Groenlandia, hoy cubierta de hielo, fuera bautizada con un nombre que remite a tierras verdes: ‘Green land’”, explicó. Aquel calentamiento, aseguró, estuvo basado sólo en la actividad solar.

¿Y las catástrofes alrededor del mundo como el huracán Katrina y los tsunamis? “Existe infinidad de registros históricos de catástrofes, pero es muy difícil estimar que ahora la frecuencia sea mayor. Quizá estemos más informados. El evento de El Niño se conoce sólo desde hace unos 30 años”, graficó Tonni. “El alarmismo que se ve tiene su justificación en el hecho de que es algo que genera fondos. Si uno dijera que el cambio global es producido por efectos naturales, nos quedaríamos sentados a ver qué pasa. De este modo, tenemos más cosas para hacer. Diría que, lamentablemente, se trata de otro producto de mercado”, agregó.

¿Era del hielo? Para justificar sus argumentos, Compagnucci apela al invierno que se acaba de ir en el Hemisferio Sur (el más crudo en la Argentina desde los sesenta, con nevada en Buenos Aires incluida) y estima que será igual de difícil en el Hemisferio Norte, donde ya se registraron fríos inusuales, por ejemplo en el estado norteamericano de Texas.

En tal sentido, si el clima es rehén de los caprichos solares, hay que mirar las predicciones de la NASA, que indican que habrá un pico de calentamiento en 2012 pero un frío importante a partir de 2030, con posibilidades de que eso derive en otra edad de hielo hasta 2200.

Responsables o no, todo indica que los seres humanos seguiremos siendo esclavos del tiempo. Y del termómetro.

Bali, nuevo round de lucha política

Mientras unos dudan y otros encienden la luz de alarma, la lucha continúa. Presidida por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, mañana comienza la reunión del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), en Bali, Indonesia. El encuentro, que continúa el realizado en Sevilla hace quince días, supone un desafío político en la búsqueda de un nuevo protocolo de acción global que reemplace al de Kyoto.

El texto del Informe Mundial sobre Desarrollo Humano 2007-2008 del PNUD, dado a conocer esta semana, da como un hecho el calentamiento global por causas humanas, lo que a su vez genera, asegura, tanto sequías como inundaciones, tormentas intensas y catástrofes meteorológicas de todo tipo.

Es precisamente ese contexto de certezas absolutas lo que cuestionan, entre otros, los científicos argentinos.

Fuente: Diario perfil

3 thoughts on “Científicos argentinos afirman que el calentamiento global se detuvo hace una década

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *