El misterio de las luces de Hessdalen

Hessdalen es un valle localizado en el centro de Noruega a unos 8 km del Círculo Polar Ártico, por ese motivo desde noviembre hasta abril, el lugar se encuentra sepultado bajo la nieve. Sobre este se encuentra emplazado un pequeño poblado de 150 habitantes en un perímetro que abarca unos 12 kilómetros. Dicho contexto de aislamiento y soledad parace ideal para la ocurrencia de fenómenos paranormales.

Arriba: Una de las primeras fotografías automáticas tomada con la Estación de Hessdalen. En la imágen se pueden ver claramente dos luces en el sector derecho de la misma. Foto tomada el 01/08/98

En diciembre del año 1981, los lugareños comenzaron a ver extrañas luces desplazándose en el cielo de toda la región; Dichos avistamientos se sucedieron hasta el año 1984 en creciente aumento, hasta llegar a contar con unos 20 reportes semanales. El 85 % de los testimonios hacían referencia a observaciones de luces brillantes que aparecían en las noches y que permanecían estáticas por largos períodos de tiempo, incluso más de una hora; En otros relatos, éstas luces se movían lentamente y a veces luego de algunos movimientos se detenían en el aire. Incluso mostraban gran velocidad, los radares llegaron a detectar 8500 m/s, es decir cerca de 25.000 km/h.

En un principio se creyó que éstos avistamientos tenían que ver con el fenómeno OVNI. Al acrecentarse los testimonios de apariciones de éstas luces, y ante la negativa de los institutos oficiales habituales, un grupo de personas que vivían en el lugar comenzaron por vocación y con deseos de resolver el misterio a investigar el fenómeno.

El proyecto Hessdalen

Apoyados por la amplia organización noruega “UFO-Norgue”, dieron comienzo al “proyecto Hessdalen” durante el verano del año 1983 – Entre sus participantes se encontraban profesionales de la Universidad de Oslo y Bergen, y el objetivo consistía justamente en explicar los fenómenos que se veían en el valle y en zonas aledañas.

El 19 de noviembre el proyecto fue presentado a los habitantes del valle; El trabajo de campo con todos los instrumentos comenzó el 21 de enero de 1984 y finalizó el 26 de febrero. Si bien las labores se efectuaban los fines de semana las circunstancias exigieron trabajo de tiempo completo, lo que invitaba la participación de otras personas, que pasaron las 20. Este gran trabajo de investigación dio como resultado 53 observaciones. Aunque también se desplegó un gran trabajo de campo en el invierno de 1985, ningún fenómeno extraño pudo visualizarse.

El Reporte del año 1985
Después de haber recolectado toda la información pertinente, Erling Strand, el coordinador del proyecto dio a conocer un informe con las conclusiones a las que se había llegado.

Lugares: las luces podían aparecer en cualquier parte. A veces eran reportadas justo arriba de los techos de las casas o a escasa altura de los campos, otras veces se encontraban a gran altura. Pero lo más constante era observarlas en la lejanía, por debajo de las cumbres de las montañas.

Temporalidad: los avistamientos ocurrían varias veces al día en las cercanías del valle, pero lo más recurrente eran las observaciones nocturnas. También había variación estacional, pues las extrañas luces hacían más su aparición en invierno que en verano, y esto puede tener relación con el hecho de que son zonas polares, y durante el verano la luz diaria se apodera de casi toda la noche también.

Formas y colores: las luces mostraban diferentes formas, desde una “billetera” con bordes definidos, una “pelota de fútbol”, hasta un “árbol de Navidad” dado vuelta. Los colores eran mayormente blancos o blanco-amarillentos, aunque a veces podía aparecer una pequeña luz roja sobre un fondo blanco, o en las fotos una azul. Menos frecuente aún eran luces de distintos colores simultáneamente.

Fueron estas características las que marcaban indicios de cómo las extrañezas observadas debían ser llamadas, el concepto más apropiado sería el de UFO (Unidentified Flying Objects) – En Español, OVNI (Objeto Volador No Identificado).

El fenómeno reportado tanto en el cielo como en la tierra, por su apariencia, trayectoria, dinámica general y comportamiento luminoso no sugería una explicación lógica convencional aún luego del escrutinio por personas técnicamente capaces de hacer una viable identificación.

Ahora bien, el problema con este concepto era que mucha gente lo identificaba con “naves espaciales provenientes de otros mundos“, por lo tanto los sucesos comenzaron a llamarse “fenómeno Hessdalen” o “fenómeno de las luces”.

A pesar de que el fenómeno era muy amplio por la cantidad de tipos de avistamientos que se sucedían en aquel lugar, los analistas comenzaron a distinguir entre varios grupos teniendo en cuenta los rasgos antes mencionados:

  1. Flashes blanco o blanco-azulados: Luces que titilan varias veces mientras se mueven, pueden aparecer en cualquier parte del cielo, usualmente a grandes altitudes. Su tiempo de aparición es muy breve, sólo unos pocos segundos, a veces han sido vistos durante un minuto, pero nunca más que eso.
  2. Luces amarillas o blanco-amarillentas: Esta es la más común descripción de Hessdalen. Estás luces han sido vistas muy a menudo en el valle, son las que pueden llegar a observarse sobre el techo de las casas o en los alrededores del campo. Su forma recurrente es como una bola, aunque puede verse de otras formas. Pueden tener un comportamiento estacionario que puede sobrepasar la hora, también moverse lentamente alrededor del valle, como realizar grandes aceleraciones o alcanzar altas velocidades. Pueden encontrarse a gran altura en el cielo, y la mayoría de las ocasiones se desplazan en una dirección norte-sur.
  3. Varias luces juntas manteniendo una distancia fija entre ellas: la mayoría de las veces son dos amarillas o blancas con una roja en el frente, con forma de triángulo. Mucha gente lo llama “el objeto”, pues las la disposición de las luces parecen indicar un fondo oscuro o estructura que las soporta. Pueden ser vistas moviéndose lentamente en la cumbres de las montañas, y en dirección norte-sur.

Desentrañando el misterio de Hessdalen

En 1993 las iniciativas del proyecto hicieron una confluencia con las expectativas de la Universidad de Ostfold. Muchos estudiantes de dicha institución han participado y colaborado en el desarrollo de Estación de Medida Automática, principalmente como trabajo para presentar en su tesis final de graduación; trabajo que distintos grupos de estudiantes siguen realizando hasta hoy.

En 1994 el proyecto reunió a científicos se 8 naciones, entre ellos a Boris Smirnov, nominado para un premio novel en física, quienes participaron sin prejuicios de una verdadera convención ufológica. Allí lo científicos presentaron sus teorías y, por supuesto, ninguna solución fue tomada, pero una idea fue tomando forma de conclusión: el fenómeno del valle de Hess era un objeto físico, científicamente medido, aunque de origen no determinado.

Que puede generar una luz en el aire del tamaño de una cabina telefónica, brillando por más de dos horas, quieto, para después precipitarse hacia adelante y hacia atrás con una velocidad impresionante. Sin lugar a dudas no se trata de un fenómeno atmosférico común, por más cerca que nos encontremos del polo norte. Los investigadores del proyecto lograron captar varios “ovnis” en sus radares, incluso cuando no eran visibles a simple vista y obtuvieron fotografías a larga distancia de ellos.

El fenómeno fue particularmente activo entre 1983 y 1985, agrupó más de 188 denuncias, filmaciones y fotografías de luces con formas de bolas, discos y cigarros entre otras. Las observaciones aún continúan, pero sin lograr el punto de algidez alcanzado en fechas anteriores, si bien hay mayor frecuencia en el invierno, sólo se manifiestan 20 observaciones al año.

Una estación automática las 24 Hs.

El 7 de Agosto de 1998 se inauguró la Estación automática de medida (AMS). La Estación consiste en dos computadoras conectadas a la Red del Área Local(LAN):por un lado, una cámara conectada a una computadora y a una video-grabadora, en cualquier momento que una luz aparece, la cámara toma la imagen e instantáneamente una imagen de alarma es enviada al sitio web y la cinta de la video grabadora comienza a correr durante 15 segundos.

Por otro lado, la Estación también posee un magnetómetro, el cuál está conectado a la otra computadora, de manera de poder medir los campos magnéticos, los cambios en los mismos también son enviados a Internet cada hora.

Los datos sobre las alarmas se pueden obtener en el sitio del Proyecto Hessdalem

En el mes de abril del 2001 las cámaras registraron ciertos fenómenos anómalos;  Minutos antes de la medianoche sobre el fondo de oscuridad se distinguía una luz que decrecía en intensidad a medida que realizaba un movimiento ascendente hacia la derecha, que sería hacia el noroeste. Luego de pasados 37 segundos, la luz se había hecho tan tenue que ya no pudo ser detectada.

La NASA confirmó que en ese momento no había satélites transitando el cielo. Seis días después se registró un suceso parecido, también una luz decrecía en intensidad mientras de desplazaba hacia el noroeste, pero esta vez solo fue captada durante 10 segundos, además habían pasado 15 minutos después de la medianoche. Si habría sido una un satélite o un fenómeno natural no tendría que existir tal variación. La última alarma de la Estación se registró el 28 de diciembre, cuando minutos después de la medianoche las cámaras tomaron una luminiscencia amarilla suspendida en el cielo.

Recientes Conclusiones sobre el Fenómeno

Los científicos noruegos ahora creen que se están acercando a una solución al misterio de las luces de Hessdalen. De acuerdo a los datos relevados desde finales de la década de los 90′, los voluntarios que han estudiado por más de 10 años el fenómeno están convencidos de que las bolas luminosas que se pueden ver en aquel lugar contienen una cierta forma de energía. Lo cual parece indicar que solo se trata de un inusual fenómeno natural.

Las fotos que muestran el espectro óptico permiten determinar de qué elementos están hechas, sin embargo, resta investigar aún más a fondo el fenómeno para establecer las causas que lo generan.

¿Un fenómeno natural desconocido?

Tras las declaraciones de Erling Strand en las que adelanta algunas de las conclusiones de la investigación se abren numerosos interrogantes.
¿Qué fenómeno natural puede generar unas esferas luminosas de energía que muestran varias luces de colores y que pueden ser detectadas por el radar?

Podría tratarse de un fenómeno totalmente desconocido que posiblemente obligaría a replantear algunos de los principios físicos comúnmente aceptados. Claro que, si no es un fenómeno natural, ¿que o quién lleva décadas provocándolo?

Páginas Relacionadas

Project Hessdalen
Galería de Fotos obtenidas por la estación automática

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *