Los números de Pitagoras

Para Pitágoras ,el mundo conocido, el universo entero se podía explicar y entender con números. Los números eran la base de toda su existencia y a ellos les dedicó su vida.

El hecho de pertenecer a una secta semiclandestina dificulta la verdadera autenticidad de los datos que han llegado hasta nuestros días. Nació en Samos,en el 582 a.C., y viajó frecuentemente por el mundo conocido que le rodeaba sobre todo Egipto, donde se cree que recopiló y aprendió lo que más tarde se conocería como “El Teorema de Pitágoras”. Perseguido por el tirano Polícrates, se vio obligado a huir de Grecia y andar errante durante muchos años, fundando escuelas donde enseñaba sus conocimientos tanto algebraícos como morales, pues sus conocimientos eran algo más que matemáticos, eran una forma de vida.

Pedía a sus discípulos,verdad en la inteligencia, valor en el alma y disciplina en el cuerpo. Sus creencias incluían la transmigración de las almas, una relación íntima entre todos los seres vivos y por supuesto, un respeto supremo por la vida

Los pitagóricos atribuían todos sus conocimientos al maestro Pitágoras, pero es difícil discernir que teorías eran suyas o de sus discípulos. Pitágoras fue de los primeros en afirmar que la tierra era esférica y que no éramos ni con mucho el centro del universo. Su idea sobre Dios le causó problemas, pues no compartía la visión mitológica ni la visión antropomórfica de los dioses. Para él Dios no tenía forma humana, era de forma esférica y el fuego de los astros era su manifestación. El número 10 era el número de la divinidad, era el número perfecto.

Creía en la transmigración de las almas, la metensicosis, una especie de reencarnación. El universo era geométrico y aritmético y las matemáticas la forma de entenderlo. Su famoso teorema, ya conocido en Babilonia y en la India, si fue demostrado por él.

Y aunque los números y las matemáticas eran una de las materias a las que prestaban más atención los pitagóricos su influencia iba más allá de todo esto, era una forma de ver el mundo, de estar en la vida, de encontrar la armonía en el cosmos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *