La hamaca encantada de Firmat

La Hamaca de Firmat que se mueve sola

El misterio se puede manifestar de muy diversas maneras. Puede tener el cuerpo delgado de un humanoide que nadie, salvo un observador atento, es capaz de detectar. También puede tener el gesto de asombro de un paisano a quien un plato volador le arrebató el celular. O la inexpresividad del fantasma que, según afirmaron medios de todo el mundo, mece un columpio o hamaca en un parque de la localidad de Firmat, provincia de Santa Fe, Argentina, desde agosto de 2007. Esta clase de fenómenos son los que investiga el programa “Fact or Faked. Paranormal files” (“Hecho o fraude. Archivos paranormales”), emitido por el canal Syfy.

Hace poco envió a parte de su equipo a la plaza Manuel Belgrano en Firmat, provincia de Santa Fe, Argentina, para estudiar “in situ” dos de estos casos. Fue la historia de la “hamaca encantada” la que les insumió mayores esfuerzos. ¿Conclusiones? El movimiento del juego era causado por “una combinación de factores”, entre ellos la fuerza del viento y el ancho (o capacidad de embolsar el viento) de la hamaca. ¿Es aceptable ese veredicto? El principal experto en fraudes paranormales de la Argentina, Ladislao Enrique Márquez, dice que no.

Las primeras noticias de la hamaca “que se mueve como si un ser invisible se estuviera meciendo en ella” datan de fines de Julio de 2007. Desde el comienzo, las crónicas conectan el movimiento del juego con la leyenda de un niño fallecido en los 80. Pese a que en la zona no hay evidencia de muerte infantil alguna, más allá de versiones anecdóticas, la televisión argentina realizó “informes especiales” que giraban alrededor de charlatanes que afirmaban, sin vacilar, que en la plaza de Firmat había “energías desconocidas”. Por ejemplo, el mentalista Antonio Las Heras estableció, con la “científica” ayuda de un péndulo, que allí había quedado “impregnada la muerte de un chico que recibió un caño en la cabeza”

One thought on “La hamaca encantada de Firmat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *