La eterna juventud

Hace un tiempo escribí sobre la restricción calórica y la generación de ciertas proteínas fundamentales en la longevidad humana, pero esta información de ser seguida por más estudios y avances genéticos puede ser un complemento de vital importancia, tal vez fundamental.

Toda célula viva tiene fecha de caducidad. El conocido como límite de Hayflick determina cuantas veces se puede reproducir una célula antes de entrar en senescencia. Una forma de saber que una célula ha empezado a envejecer así, es detectar la presencia de la proteína p16Ink4a.

Un grupo de científicos de la Universidad de Pekín aseguró haber descubierto la fuente de la eterna juventud, pues han descubierto que el gen P16 es el principal responsable del envejecimiento de las células humanas y aseguran haber hallado un método para retrasar la degeneración celular a través de la inhibición de dicho gen, paso clave hacia la prolongación de la vida del ser humano.

Los doctores Tong Tangjun y Zhang Zongyu, jefes del equipo científico responsable del hallazgo, explicaron que el gen P16 controla la vida de las células al ejercer una función de “reloj biológico célula”, además, los expertos han demostrado que es posible prolongar la vida de una célula inhibiendo las funciones del gen, con lo que se retrasa la degeneración celular y, en consecuencia, también la del ser humano.

Este descubrimiento supone un gran avance en la investigación de los mecanismos del envejecimiento y ha abierto un nuevo camino para la comunidad científica a la hora de descifrar el secreto de la degeneración de las células humanas.

El doctor Darren Baker de la Clínica Mayo y su equipo se propusieron estudiar este tema. Modificaron genética-mente un ratón para que su proceso de envejecimiento fuese más rápido de lo normal.

Nuestro pobre ratón envejecía hasta que los doctores activaron otra de sus características especiales: de envejecer la de eliminar todas las células con la proteína p16. Y el ratón dejó de envejecer. Hasta el día que lo sacrificaron, el rátido mantuvo el mismo estado de salud que cuando le inocularon

Por lo tanto existe una vinculación directa entre el envejecimiento celular y ciertas enfermedades degenerativas como las cataratas o diabetes. Y además, es teóricamente posible frenar esas enfermedades eliminando las células senescientes del metabolismo. Un considerable aumento de calidad de vida, cuando menos.

De todas formas, los científicos son humildes con los resultados obtenidos, puesto que no podemos simplemente extrapolar lo que pasa en un ratón de laboratorio drogado y modificado genética-mente a una persona ordinaria. Por otro lado, la proteina p16 tiene su importancia, puesto que es un seguro natural que impide que las células se reproduzcan ilimitadamente.

Ahora bien, sería interesante que algunos vivieran para siempre y otros , por el tendal que dejan, mejor nunca hubieran nacido.

Recopilado por Manlio E. Wydler

2 thoughts on “La eterna juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *