Existió la Papisa Juana?

Una de las historias más atrapantes resulta esta que se origina en tiempos negros para la Iglesia, cercanos al proclamado fin del mundo, que está colocado en la boca de Jesús: “Mil y no más de mil años” del Nuevo Testamento. Anuncio agorero que como tantos no se cumplió.

La legendaria Juana de Ingelheim, que habría nacido hacia 822 en la localidad de Ingleheim am Rhein, cerca de Maguncia, una mujer nada común. Según la leyenda era hija de un monje, Gerbert, y desde pequeña mostró gran interés por la ciencia, estudió algo de medicina, Inteligente sabía que en la sociedad de su tiempo tenía poco que hacer y precoz, enamorada de un monje a corta edad, lo sigue entrando al convento pasando como un monje más. Vemos así a Juana vestido de varón, entrar en religión en la abadía benedictina de Fulda, en la que fue conocido como “Juan el médico”.

Como monje pudo profundizar en la ciencia médica que ya algo conocía, consultar las mejores bibliotecas de la época y recorrer el mundo –acompañando al fraile que era su amor desde la adolescencia, todavía en secreto, y habría llegado hasta Constantinopla, donde habría conocido a la Emperatriz Teodora. Todo ello le ayudó a su carrera eclesiástica, que la había llevado hasta Roma.

El caso es que, una vez llegada a Roma, su fama de médico llegó hasta el mismo Papa Sergio II, que la (le) llamó su médico personal y al cual Juana habría curado de la gota. Grande sería la fama de dicho galeno cuando, a la muerte del Pontífice, en vez de ser sucedido por el benedictino León IV, como realmente ocurrió, habría sido sucedido por otro “benedictino”, esto es por la (el) Juan, bajo el nombre de Juan VIII.

Todos sabemos de las liberalidades que ciertos religiosos han tenido en todas las épocas y Roma era uno de los lugares más proclives a producir este tipo de conductas irregulares, pues según la tradición quedó embarazada del embajador Lamberto de Sajonia –su nuevo amor para nada platónico-durante su breve pontificado y fue a dar a luz durante una procesión por las calles de Roma, entre San Pedro y la basílica Lateranense. Un largo camino, por lo que no es de extrañar que la buena señora rompiese aguas y comenzó a parir. Ante el engaño -obispos, clero, pueblo, llevados por una ira nada cristiana, la lapidaron a ella y su progenie, luego de arrastrarla hasta un campo cercano. Otra versión más plausible es que la asistieron un pequeño grupo de sacerdotes y diáconos, hasta un lugar interior de una iglesia, salvaron al hijo, que llegó a ser Obispo en Ostia y se juramentaron a poner un “manto del olvido y borrarla lo mejor posible de la Historia, cosa que casi logran, si no fuera por el “boca a boca” e indicios en ciertos documentos. No en todos, ya que la documentación en el Vaticano, en su mayor parte es Secreto de Estado, aún hoy en día.

Ya desde el siglo IX se conocía el pontificado de Juana y aceptado como verdad histórica que después en el siglo XVII, en ambiente de contrarreforma, hubo que silenciar por los ataques que producía tal verdad para la Iglesia, pese a ello se han salvado más de 500 documentos que hablaban de la papisa.

La Papisa Juana, aparece pintada en la catedral de Siena, nombrada en muchos escritos e incluso el “hereje” Juan Hus, en el siglo XV, se refiere a ella en sus ataques a la Iglesia sin que nadie le contradijera. La iglesia de Roma nunca trató de esconder su existencia e incluso se la nombró en el “Liber Pontificalis•. Durante mucho tiempo se ha creído que fue por ella surgió la costumbre, hoy desaparecida, de controlar que el recién elegido para Papa fuera un varón, lo cual se apoyaba en la existencia de la “silla perforada”. Hoy, para entrar al seminario basta un informe médico, donde a parte de certificar la masculinidad, se debe de anotar que el postulante está libre de “anomalías”, etc.

El único ejemplar del “Liber Pontificalis” que hace referencia a Juana se conserva en la Biblioteca Vaticana (se trata de una nota a pie de página, del siglo XIV).

El gran historiador oratoriano Cesare Baronio, discípulo de San Felipe Neri y padre de la historiografía eclesiástica moderna, afirma en referencia a Juan VIII (872-882) y su debilidad en las relaciones con el Patriarca Focio, luego excomulgado que llama en tres ocasiones al Papa de modo irónico “el viril”, probablemente porque tenía fama de lo contrario.

No debemos olvidar que durante mucho tiempo, existió un capítulo muy oscuro de la historia de la Iglesia, donde la lujuria, la concupiscencia, el incesto y otros ataques contra la honestidad fueron moneda corriente. Alguna vez se podrá saber más precisiones, pero la existencia de la Papisa Juana VIII, clama desde el fondo de la historia y pide el fin de la discriminación en general.

5 thoughts on “Existió la Papisa Juana?

  • Pingback: floreame.net
  • Pingback: historiador.net
  • Y BUENO SI ERA UNA MUJER PAPA QUE TIENE DE MALO, LAS MUJERES TAMBIEN PUEDEN DESEMPEÑAR CARGOS, SON INTELIGENTES, PARA QUE TAPAR EL SOL CON LA MANO, QUE EXISTIO ES CIERTO UN PAPA MUJER, Y YA ESTA, QUE TIENE DE MALO, HAY COSAS MAS CRUELES Y CRUDAS QUE LA RELIGION CATOLICA ROMANA HA HECHO..LA HOGUERA, LA INQUISICICION, AVALAR EL HOLOCAUSTO CON HITLER, SIN IR MAS LEJOS AQUI EN ARGENTINA, APOYO A LA DITADURA QUE HIZO DESAPARECER 30 MIL PERSONAS, ENTRE ELLOS MUCHOS NIÑOS, LA RELIGION ES UN OPIO, NO SIRVE DE NADA, HAY QUE SACARLA DEL ESTADO, QUE ME DECIS DE LOS RELIGIOSOS PEDOFILOS….UF, HAY MILES DE COSAS QUE SABEMOS Y QUE AQUI EN ARGENTINA SE TAPA PORQUE ELLOS SON JERARCAS NAZIS, LOS CURAS, OBISPOS, CARDENALES…LA GENTE NO ES TONTA, NO LE PUEDEN DAR DE COMER GATO POR LIEBRE……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *