Noc; La ballena que aprendió a hablar

Hace poco más de una semana se dio a conocer el caso de NOC, la ballena capaz de emitir sonidos humanos para comunicarse. Científicos de California, Estados Unidos, lo demostraron a través de análisis acústicos. Para lograrlo, el cetáceo modificó la forma en que emitía los sonidos, en un esfuerzo real por comunicarse.

La ballena que aprendió a hablar

Es la primera vez que un equipo de investigadores logra demostrar con registros acústicos que las ballenas, o al menos una ballena blanca en particular, pueden imitar voces humanas.

“Fue una observación accidental”, admitió Sam Ridgway, investigador de la Fundación Nacional de Mamíferos Marinos (California, Estados Unidos) y referente mundial en la materia.

Todo comenzó un día en que Ridgway y su equipo notaron sonidos poco comunes en el entorno de donde nadaban una ballena blanca y un delfín en estado de cautiverio. De acuerdo a cómo lo describieron, sonaba como si dos personas estuvieran conversando a la distancia; como cuando se escucha una charla pero no se comprenden las palabras.

Cuando un buzo que nadaba en la piscina salió a la superficie y preguntó a sus colegas: “¿Quién me dijo que saliera?”, todas las miradas apuntaron a Noc, la ballena blanca protagonista de esta historia.

El curioso animal había vivido entre delfines y otras ballenas de su especie durante 30 años y había estado siempre en contacto con humanos. Las primeras observaciones fueron realizadas en 1984, pero entonces comenzó un periplo para recabar evidencia y comprobar lo que el equipo daba por cierto: Noc había aprendido a imitar la voz de las personas.

Fue toda una sorpresa para los técnicos porque las ballenas producen sonidos de un modo totalmente distinto a como lo hacen los humanos. “Nuestras observaciones indican que la ballena tuvo que modificar su mecanismo vocal para lograr emitir sonidos similares a los de una conversación”, comentó Ridgway. “Ese esfuerzo tan evidente señala que hubo una motivación real por el contacto”.

En otras oportunidades había habido reportes anecdóticos sobre ballenas que emitían sonidos similares a los humanos, por lo que Ridgway y su equipo quisieron registrar evidencias reales.

Tras grabar los sonidos de Noc descubrieron que tenían un ritmo similar al de la conversación humana y que sus frecuencias fundamentales eran algunas octavas más bajas que los típicos sonidos de las ballenas. Es decir, estaban más cercanos a los de la voz humana que a los de su familia de cetáceos.

“Los registros de voz eran similares a los de la voz de una persona; no eran como los de la mayoría de las ballenas”, aseguró Ridg-way. “El sonido que escuchamos era claramente un ejemplo de un aprendizaje vocal por parte de la ballena blanca”.

En opinión de los científicos ese “aprendizaje vocal” es lo más destacable porque las ballenas emiten sonidos a través de su tracto nasal, no a través de la laringe como los seres humanos.

Para lograr expresarse de forma similar a una persona, Noc tuvo que modificar la presión en su tracto nasal, realizar ajustes en sus músculos e inflar una zona específica -el saco vestibular- de sus orificios nasales. O sea, no fue fácil.

“Ellos no tienen cuerdas vocales como nosotros; producir un sonido a un espectro audible que los humanos podamos interpretar es un gran esfuerzo para el animal”, explicó el uruguayo Javier Sánchez Tellechea, biólogo marino y especialista en acústica de cetáceos en la Facultad de Ciencias.

Sánchez Tellechea comentó que la imitación de comportamientos humanos es algo que se ha visto en otras especies en cautiverio; aunque no al nivel de poder reproducir una frase, como aparentemente habría sucedido con Noc. No en vano su especie es conocida como “el canario del mar”.

Durante la investigación y la sistematización de los resultados el mamífero marino falleció. Ridgway comentó que su esfuerzo por comunicarse dio pie a nuevas investigaciones en lo que respecta a la neurología de las ballenas blancas y su forma de emitir sonidos.

Características de las ballenas blancas

Las ballenas blancas, o belugas, habitan en la región ártica y subártica. Se trata de zonas oscuras por lo cual todo lo vinculado al mundo auditivo cobra para ellas especial relevancia. Su tamaño es intermedio entre las ballenas y delfines; miden unos 5 metros y medio y pesan unos 1.600 kilos.

Registro de los sonidos de Noc.

Los sonidos emitidos por la ballena tenían un ritmo similar a los de la conversación humana y sus frecuencias eran octavas más bajas que las de las ballenas.

Quién era Noc y qué la volvió especial

Fue una ballena que vivió en la Fundación Nacional de Mamíferos Marinos de Estados Unidos, en California. Aprendió a imitar la voz de sus cuidadores (la foto fue tomada por los técnicos).

Cómo pudo imitar voces humanas?

Las ballenas no tienen cuerdas vocales por lo cual debió realizar modificaciones en su sistema respiratorio para lograr simular las voces.

One thought on “Noc; La ballena que aprendió a hablar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *