La historia del Boeing 747 embrujado de Argentina

Numerosos testigos aseguran haber visto el fantasma de una azafata a bordo de un viejo Jumbo abandonado.

Avion embrujado

A lo largo de nuestra vida todos hemos escuchado alguna historia sobre casas embrujadas, en las que se escuchan ruidos inexplicables o es posible ver apariciones de algunos de sus antiguos moradores. Que este tipo de cosas ocurran en un avión, parece mucho más extraño.

Según revela el blog Asturias en el Mundo, precisamente eso es lo que sucede en un viejo Boeing 747 de Aerolíneas Argentinas, cuya historia parece estar ligada a la de una azafata fallecida.

Todo comenzó cuando a una tripulante de cabina, gran apasionada de su profesión, le diagnosticaron una enfermedad terminal. Consciente de que iba a fallecer, la joven se las ingenió para pasar sus últimas jornadas de trabajo a bordo del Boeing 747 con matrícula LV-MLO, una aeronave por la que sentía gran cariño.

Horas después realizar el que iba a ser el último vuelo de su carrera, la azafata falleció y comenzó la leyenda de este avión, que ya era conocido como el MALO, debido a una deformación de las 3 últimas siglas de su matrícula.

Pocas semanas después de la muerte de la mujer, mientras el veterano Jumbo se sometía a una revisión (había volado por primera vez el 8 de diciembre de 1978 y se había incorporado a la flota de Aerolíneas el 13 de enero del año siguiente), dos mecánicos aseguraron que se les había aparecido una figura muy borrosa y transparente mientras trabajaban en la bodega trasera de carga.

El espectro de la azafata volvió a hacer acto de presencia poco tiempo después ante el personal de limpieza. Varios trabajadores estaban acondicionando la cabina superior y escucharon ruidos en la sección de primera clase. Uno de ellos bajó por la escalera y en la mitad del pasillo vio una figura humana con el uniforme de azafata de la empresa.

En el año 2000, durante una escala del MALO en Barajas, un par de mecánicos de Air Plus huyeron de la aeronave, asustados por la presencia de un ente que se encontraba en la cabina de pasajeros. Poco tiempo después de este incidente la compañía decidió dar de baja al aparato y a mediados de 2001 fue estacionado en el aeropuerto de Ezeiza en Buenos Aires para servir como fuente de piezas de repuesto para otros aviones de la compañía.

Sin embargo, este no fue el fin de los misteriosos sucesos en esta nave encantada. Al poco de ser retirado del servicio, cinco técnicos comenzaron a desmontar los motores. En el momento en que empezaron a trabajar, se escucharon fuertes ruidos dentro de la bodega delantera. La revisaron y no encontraron nada.

Cuando volvieron a la actividad, los ruidos procedentes de la cabina comenzaron de nuevo. Parecía que alguien trataba de impedir que el avión fuera desguazado. Usando una grúa para mirar a través de las ventanillas, ya que las puertas se encontraban cerradas, descubrieron una azafata caminando por el pasillo contrario a las ventanillas. Esta vez la aeronave fue revisada por completo, pero allí no había nadie.

Más de 10 años después de estos sucesos, el MALO, se encuentra varado y en estado de abandono. Hasta el momento, nadie se ha atrevido a desguazarlo por completo, quizá por miedo a encontrarse con el fantasma de la azafata que decidió pasar la eternidad a bordo de su aeronave preferida.

2 thoughts on “La historia del Boeing 747 embrujado de Argentina

  • Excelente caso,sinceramente me siento intrigado,ya que dicho avion se encuentra en mi pais natal.seria un caso muy interesante para investigar.
    gracias por la informacion.ya andare por esos lados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *