Azafata fantasma no quiere abandonar su avión

La historia de la azafata fantasma empieza cuando le diagnostican a una tripulante de cabina una enfermedad terminal, y se las ingenia para hacer la mayor cantidad de sus últimos vuelos en el avión por el que sentía un gran cariño, el Boeing 747 con matrícula LV-MLO, el segundo Jumbo incorporado por Aerolíneas Argentinas, en el año 1979, y el orgullo de la flota.

aerolineas argentinas

Su último vuelo lo hizo en ese avión, al que muchos conocen como “MALO” por cómo suena la lectura de las últimas tres letras de su matrícula. Horas después de ese vuelo, la azafata falleció y comenzó la leyenda.

Según revela el blog Asturias en el mundo, unas semanas después de su muerte, el avión debió ir al taller y dos mecánicos aseguraron haber visto una figura borrosa y transparente mientras trabajaban en la bodega trasera de carga. Se burlaron de ellos, pero tiempo después el espectro fue visto por el personal de limpieza en el pasillo del avión. Dicen que llevaba el uniforme de azafata de la empresa. Y en el 2000 fue visto mientras hacía escala en Barajas por dos mecánicos de Air Plus en la cabina de pasajeros.

Las historias continuaron, y lo que comenzó como burla se transformó en un problema a resolver. Quizás por eso, la empresa decidió dar de baja el avión antes de tiempo, a mediados de 2001 (cuando el otro Boeing del mismo año continuó en la flota por 10 años más). Fue estacionado en el aeropuerto de Ezeiza y sus partes se convirtieron en piezas para otros aviones de la compañía. Pero ni así pudieron liberarse del fantasma.

Mientras estaba estacionado, cinco técnicos aseguraron escuchar ruidos dentro de la bodega delantera mientras intentaban desmontar el motor para llevárselo a España. Se acercaron y revisaron, pero no encontraron nada. Cuando decidieron continuar con su trabajo, los ruidos volvieron. Esta vez los hombres se acercaron a la ventana del avión con una grúa y descubrieron a la azafata caminando por los pasillos.

Ya 12 años desde que el “MALO” dejó la flota y continúa abandonado. Se dice que fue retirado por “viejo”, pero la verdad es que la compañía Air Plus decidió desmontar los motores de la nave y llevarlos a España para otro Jumbo, y otras partes también se usaron. A MALO todavía le faltaba para su jubilación.

Nadie quiso terminar de desguazarlo por temor a represalias de la azafata que no quiere abandonar su nave preferida. Los trabajadores de la empresa y los aficionados del mundo a los aviones conocen esta historia con detalle.

El último vuelo del Jumbo B747 – Aerolíneas Argentinas 01-02-12

2 thoughts on “Azafata fantasma no quiere abandonar su avión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *