La extraña desaparición de James Worson

El 03 de septiembre 1873 James Burne Worson, un hombre de Warwickshire, Inglaterra, literalmente, desapareció en el aire, sin dejar rastro en cuanto a cómo sucedió, o dónde iba. O al menos eso dice la leyenda.


James Worson había aceptado un desafío para correr en tiempo récord desde el pueblo de Leamington hasta el pueblo de Coventry, un trayecto de 32 kilómetros. Había estado presumiendo su condición física y su habilidad de correr, por lo que se le pidió que lo probara, así que con un buen espíritu deportista se propuso a hacer exactamente eso.

Dos amigos, Hammerson Burns y Barham Wise lo siguieron de cerca en un vehículo jalado por un caballo. Burns llevó consigo su cámara. Worson nunca se apartó de su vista, y volteaba continuamente para compartir algunas amistosas palabras.

Worson logró los primeros kilómetros, con alegría, riendo y llevando a cabo una animada conversación con sus rivales, cuando inesperadamente, el equilibrio dio paso y tropezó, cayendo hacia el suelo con apenas el tiempo para un corto y penetrante grito. Wise diría después, “Fue el sonido más espantoso que cualquiera de nosotros alguna vez ha escuchado.” Pero mientras caía Worson hacía adelante con tan terrible grito, en lugar de caer al suelo como parecía que estaba por hacerlo, de desvaneció completamente a media caída, incluso antes de tocar el suelo.

Wise tomó fotos del suelo, y este parecía relatar la misma historia, las pisadas de Worson que se encontraban en la suciedad del suelo, parecían tambalear y desaparecían. Se organizo una búsqueda y se llevó a cabo una investigación ya que se sospecho que Burns y Wise lo habían asesinado, pero la investigación no encontró nada para respaldar la acusación. Los perros de búsqueda utilizados se mostraron renuentes a acercarse al punto donde Worson desapareció. Jamás se volvió a escuchar o a saber de el.

Una Posible explicacion al misterio

Esta leyenda, a menudo referida como un hecho junto a otros “verdaderos” historias de misteriosas desapariciones, es más probable que proviene de un relato corto escrito por el escritor estadounidense Ambrose Bierce titulado Una carrera sin terminar, en la que se posiciona como un recuento de hechos de la historia. Esto es poco probable, ya que la primera materialización conocida del hilo de la extraña figura en el presente en un ropero y otras historias del fantasma, escrito por Bierce.

Mientras que la legendaria historia de James Worson puede tener una explicación bastante mediocre, la historia en sí conserva un poco de su sobrecogimiento cuando se yuxtaponen en contra de la desaparición de algo extraño de Ambrose Bierce a sí mismo.

En octubre de 1913, a los 71 años de edad, Bierce dejó su casa en Washington DC para recorrer los campos de batalla de la Guerra Civil, con el tiempo que pasa en México y unirse al ejército de Pancho Villa en calidad de observador, testigo de la batalla de Tierra Blanca, durante la mexicana Revolución.
Su última correspondencia con el mundo conocido fue en una carta escrita en la ciudad mexicana de Chihuahua en diciembre de 1913, envió a su amigo y periodista de San Francisco Blanche Partington. Cerró la carta diciendo: “En cuanto a mí, me fuera mañana con destino desconocido”, y desde ese momento, nunca se supo de él.

Hasta la fecha, no hay búsqueda ha aparecido ninguna pista sustanciales sobre lo que sucedió exactamente a Ambrose Bierce. Algunos dicen que fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento en la ciudad de Coahuila, otros que se suicidó, y aún así, hay muchos que creen que nunca se fue a México en lo absoluto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *