Lluvia de piedras, un inexplicable fenómeno natural

¿Alguna vez has oído historias sobre piedras que caen del cielo dirigidas a un área específica? ¿De familias que aseguran haber visto llover piedras en el interior de su propia casa? Estamos hablando de uno de los fenómenos paranormales más desconocidos, conocido popularmente como lluvia de piedras. Los expertos parapsicólogos afirman que se trata de un fenómeno completamente impredecible, no se sabe cuándo empieza, pero lo peor es que no se sabe cuándo termina.

Lluvias-de-piedras

Muchas personas afirman haber sido testigos de este extraño fenómeno, que en algunos casos son investigados por las propias autoridades, y que por lo general terminan sin ningún tipo de explicación. Un extraño fenómeno muy bien documentado que la propia ciencia no ha podido explicar a día de hoy. Así que las preguntas sobre el misterioso fenómeno continúan: ¿De dónde proceden estas piedras fantasmas? ¿Quién o qué es el responsable de arrojar las misteriosas piedras? ¿Hay explicaciones naturales para este fenómeno?

La lluvia de piedras, un fenómeno sin explicación.

Los registros de este tipo particular fenómeno se remontan desde siglos atrás ocurriendo todas partes del mundo. Conocido como lluvias de piedras, o en ciertos países como litotelergias, se define principalmente por la incapacidad de los investigadores para identificar el origen de la agresión. Uno de los primeros escritores que hizo mención a las misteriosas lluvias de piedras fue Robert Kirk en 1690, quien atribuía el lanzamiento de “piedras” a los habitantes subterráneos, que él llamó “espíritus invisibles”. Pero no fue hasta el nacimiento de la parapsicología moderna, que este fenómeno cobró una especial importancia.

Los primeros investigadores paranormales dedicaron gran parte de su vida a la investigación de este fenómeno, determinando que no existía causa justificada a la misteriosa caída de piedras de diversos tamaños y formas, y con sorprendentes trayectorias y diferentes velocidades, que en algunos casos eran completamente inexplicables, ya que estas caídas esquivaban objetos, paredes o mobiliarios que en ciertos casos acababan agrediendo a los testigos, como si las piedras tuviesen la capacidad de seleccionar sus propios objetivos; más allá de las leyes naturales. Además, el catálogo de estos eventos inexplicables, también parece tener cierta relación con otros fenómenos paranormales, tales como la actividad poltergeist.

Casos sin respuesta en el último siglo

  • Harrisonville, Ohio, 1901 – El ataque debido a unas misteriosas piedras se registró en un pequeño pueblo de Ohio el 13 de octubre de 1901. Una pequeña piedra golpeó la ventana de la casa de uno de sus residentes, llamado Zach Dye. Al día siguiente, mientras se encontraban los aldeanos reunidos con las autoridades en la plaza central del pueblo, decenas de piedras llovieron de la nada rompiendo las ventanas de las demás casa. Las autoridades no pudieron determinar el origen de las misteriosas piedras.
  • Sumatra, 1903 – W.G. Grottendieck escribió sobre unas pequeñas piedras negras, caliente al tacto, que cayeron en su dormitorio durante una hora. El aspecto más extraño de este caso es que las piedras parecían aparecer a través del techo sin hacer agujeros en él, pero curiosamente, la caída era mucho más lenta de lo que sería normal.
  • Marcinelle, Bélgica, 1913 – Durante cuatro días una casa fue asediada por múltiples piedras invisibles con notable precisión. Las autoridades vigilaron la vivienda en un intento de detener a los asaltantes, pero en el informe oficial de la policía escribieron: “He visto una piedra que impactó en medio de un gran cristal de la ventana y luego aparecieron otras piedras en espiral, alrededor del primer punto de impacto… Incluso vi en otra ventana, una de estas piedras atrapada en los fragmentos del vidrio del primer agujero, y posteriormente expulsado por otra que pasó por el mismo punto”. Un equipo de policías recorrió los alrededores de la casa, pero no observaron ningún vándalo, a pesar de que 300 piedras impactaron contra la casa.
  • Ardèche, Francia, 1921 – La mayoría de estos fenómenos son de corta duración, unos pocos días como máximo. Pero la familia en una casa de campo en Francia fue víctima durante cuatro meses. Las piedras caían a todas horas del día, a veces golpeando a los niños de la familia, incluso a un clérigo que fue llamado para investigar. En este caso, las manzanas también fueron lanzadas como proyectiles, con una precisión inhumana: Las manzanas accedían al interior de la casa a través de pequeños orificios hechos por manzanas anteriores.
  • Sumatra, 1928 – Uno de los casos más sorprendentes relacionados con la lluvia de piedras fue el experimentado y reportado por el reconocido investigador paranormal Ivan T. Sanderson. Mientras estaba sentado una noche en el porche de la casa de uno de sus amigos, una piedra de color negro brillante cayó de la nada en la terraza. Seguidamente, cayeron decenas de ellas. Sanderson, quien estaba familiarizado con el fenómeno, intentó un experimento. Cogió las piedras caídas en la terraza, las marco con tiza, y luego las tiró aleatoriamente por todo el jardín. “Debemos haber lanzado más de una docena de piedras marcadas”, escribió Sanderson. Al poco rato las piedras marcadas volvían a caer misteriosamente en la terraza. Según explicó Sanderson, nadie con una linterna potente o una “supervisión” podría haber encontrado esas pequeñas piedras y arrojarlas de nuevo a terraza.
  • Valencia, España, 1935 – En España, el primer caso registrado de lluvia de piedras tuvo lugar el 13 de agosto de 1935 en Valencia. Ocurrió en un antiguo teatro en obras, y aquel día, a última hora, los trabajadores observaron cómo unas pequeñas piedras aparecieron de la nada, impactando contra los asientos, el pasillo y el escenario. Después de varios días de agresiones, decidieron denunciar el hecho a las autoridades, quienes inspeccionaron minuciosamente el inmueble, pero sin obtener resultado alguno. Las piedras continuaron cayendo hasta que un día el fenómeno desaprecio.
  • Oakland, California, 1943 – En agosto de ese año, después de dos semanas soportando como las piedras impactaban en su casa a diferentes horas del día, la señora Fellows finalmente llamó a las autoridades. Al principio los investigadores eran completamente escépticos, pero después de una investigación exhaustiva, identificaron claramente las marcas de las piedras que parecían caer del techo y de las paredes de la señora Fellows. La señora Fellows y los miembros de su familia fueron víctimas con frecuencia de los impactos de las piedras. La investigación policial no pudo ofrecer ninguna explicación racional al origen de las piedras, que parecían materializarse de la nada.

Fenomeno-lluvias-de-piedras

  • Arizona, 1983 – El ataque a la familia Berkbigler comenzó en septiembre, justo cuando se mudaron a su nuevo hogar. Grandes rocas cayeron sobre su casa todas las noches, por lo general entre las 15:30h y las 19:00h. Las autoridades locales no pudieron determinar el origen de la misteriosa agresión. Pero el misterio se complicó cuando las autoridades se negaban a visitar la casa de los Berkbigler, porque ellos también eran golpeados por las piedras que caían de la nada. El fenómeno se prolongó durante semanas, pero el 4 de diciembre, mientras que dos reporteros entrevistaban a la familia, dos rocas impactaron contra la puerta lateral de la casa. Lo más misterioso es para que las rocas impactaran contra la puerta, tenían que pasar por el garaje, entre una camioneta que estaba estacionada en su interior, a través de un espacio de cincuenta centímetros.

¿Cuál es el origen de las lluvias de piedras?

Como hemos podido comprobar, esto es sólo una pequeña muestra de los cientos de casos que han tenido lugar durante el último siglo. No hay una explicación racional para estas misteriosas lluvias de rocas y de piedras. La mayoría de parapsicólogos creen que puede tratarse de una forma de fenómenos poltergeist, por bajos astrales o entidades demoníacas. Pero otros muchos investigadores tiene la teoría de que pueda tratarse de una manifestación física causada muy probablemente por la mente (o potente actividad cerebral electromagnética) de las propias víctimas. Esta manifestación seria ocasionada por la telequinesis, la capacidad de la mente para manipular la materia, debido principalmente a ciertas emociones desagradables como la frustración, la ira y los sentimientos de inutilidad. Pero esta explicación plantea más preguntas que respuestas, sobre todo en los casos en los que las piedras parecen materializarse de la nada. Este misterioso fenómeno en la actualidad continúa sin explicación, y parece ser que ni los científicos ni los parapsicólogos serán capaces de encontrar respuestas a tantas preguntas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *