El observatorio de Arecibo detecta una misteriosa emision cósmica de radio

Una breve pero intensa ráfaga de ondas de radio detectada por el Observatorio de Arecibo (Puerto Rico) ha levantado gran expectación en el estudio de señales cósmicas. Hasta hace poco, estas señales sólo alguna vez se habían detectado por un telescopio en Australia, hecho que alimentó las dudas sobre su origen.

observatorio de Arecibo

Menos de una docena de estas ráfagas de señal, que duran sólo unas pocas milésimas de segundo, han sido reportadas. Llamadas
“estallidos de radio rápidos”, estas señales son enigmas cósmicos que parecen provenir del universo muy lejano. Pero desde su primer descubrimiento en 2007, los científicos no sólo han preguntado qué tipo de objeto cósmico podría producir un pulso de radio de corta duración tan tremendamente intensa, sino que han estado en desacuerdo sobre si los estallidos son incluso de origen celestial.

“Hay más teorías que estallidos”, dice el astrónomo de la Universidad dde West Virginia Duncan Lorimer , uno de los autores del artículo que describe la ráfaga, publicado en arXiv el 10 de abril.

El 2 de noviembre de 2012, una explosión de ondas de radio fue captada por el Observatorio de Arecibo, el radiotelescopio más grande de un solo plato del mundo. Con 305 metros de diámetro recoge las ondas de radio del cosmos, que luego son transformados en datos para el estudio de los científicos.

Los datos recogidos a las 6.35 UTC revelaron un señal como la descrita de 3 milisegundos. A diferencia de las explosiones de radio emitidas por algunos púlsares, la ráfaga no vuelve a ocurrir. Se encendió brevemente y luego desapareció. Llamada FRB 121 102, la explosión fue muy similar a seis eventos anteriores que constituyen toda la muestra de explosiones de radio ultra rápidas, muestra que hasta noviembre de 2012 sólo había sido captada por un telescopio, en Australia.
MUY LEJANAS

Pero su fugacidad es sólo parte de lo que hace que estas señales tan raro. Su peculiaridad principal radica en lo lejos de donde parecen provenir.

Normalmente, las ondas de radio viajan a la velocidad de la luz. Esto significa que todas las diferentes longitudes de onda y frecuencias de ondas de radio emitidas por el mismo objeto – por ejemplo, un pulsar – deben llegar a la Tierra en un gran lote, informa National Geographic..

Pero si algo está lo suficientemente lejos, eso cambia. Ondas de frecuencia más largas y bajas que viajan a través del cosmos tienen una ruta más difícil para llegar a la Tierra. Las nubes de partículas ionizadas interestelares – electrones, principalmente – las bloquean y redirigen, haciendo que sigan un camino más sinuoso . Como resultado, las ondas más largas llegan justo un poco más tarde que sus semejantes más cortas; a veces la diferencia es sólo una fracción de un segundo.

Ese retraso en la hora de llegada se conoce como ” dispersión “, y permite a los astrónomos estimar la distancia de la que proceden. Cuanto más larga sea la demora, más basura intergaláctica se interpone en el camino. Y desde que los científicos creen saber la cantidad de basura que hay, pueden utilizar la medida de dispersión para aproximarse a una distancia , o al menos identificar si un objeto vive dentro o fuera de la Vía Láctea.

Si los astrónomos están interpretando correctamente las medidas de dispersión de las explosiones “entonces provienen de miles y miles de millones de años luz de distancia, en ningún caso cerca de nuestro vecindario cósmico. Y nadie sabe lo que son”. “Las fuentes de las ráfagas son, sin duda, exóticas para los estándares normales”, dice el astrónomo de la Universidad de Cornell Jim Cordes.

Los pulsos ultrarrápidos toman su nombre de Lorimer, que descubrió y describió la primera explosión en 2007. Esa señal misteriosa, que se estima habría viajado alrededor de 3.000 millones de años luz antes de chocar con la Tierra, sorprendió a los astrónomos. Muchos de ellos se preguntaban si se trataba de un artefacto producido por el observatorio que lo detectó, el telescopio de 64 metros del Observatorio Parkes en Australia.

En los años después del descubrimiento, el escepticismo creció. Una nueva clase de explosiones de radio terrestres detectadas por el telescopio de Parkes en 2010 arrojó más dudas sobre la explosión Lorimer original. Esas señales terrestres, llamadas perytons, abrieron la puerta a la posibilidad de que incluso si es real, la explosión original en realidad viene de mucho más cerca de casa.

Otra explosión detectada en Parkes, publicada en 2012, no hizo mucho para aliviar las dudas.

Pero ese verano, una tercera ráfaga Lorimer fue descrita en la asamblea general de la Unión Astronómica Internacional en Pekín; como se vio después, esta explosión sería un miembro de un cuarteto que los astrónomos podrían anunciar el próximo año en la revista Science. A finales de julio de 2013, el total registrado se situó en seis.

Hasta que otro observatorio viera algo similar, los escépticos podrían cuestionar fácilmente si las señales eran un producto del telescopio y su ubicación. Pero ahora, la detección de Arecibo
FRB-121-102 sugiere que las señales no son una ‘creación’ de Parkes, y además que no son terrestres en origen.

Debido a que las señales son tan breves e intensas, tienen que venir de una fuente bastante denso, dice el astrónomo de Scott Ransom del Observatorio Nacional de Radioastronomía. “Eso significa que un objeto compacto – es decir , una estrella de neutrones o un agujero negro – es la probable culpable de alguna manera “, dice .

Otra teoría sugiere que las llamaradas gigantes en erupción desde estrellas de neutrones altamente magnéticos , conocidos como magnetares , causan los estallidos . Otros sugieren que las explosiones son el resultado de la colisión de estrellas de neutrones o agujeros negros , la evaporación de agujeros negros primordiales grandes estrellas magnéticas, o espasmos de muerte cuando estrellas de neutrones masivas colapsan en agujeros negros. Ese último objeto , propuesto en 2013, es conocido como un blitzar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *