Extrañas e Increibles coincidencias históricas

Existen extrañas y misteriosas coincidencias que desafían lo común y llegan incluso a parecer sobrenaturales. Nueva lista de coincidencias históricas que te sorprenderán.

Joseph Figlock

Joseph Figlock

La historia de Joseph Figlock es tanto heroica como coincidente. En 1938, mientras barría las calles de Detroit, vio como un bebé de dos años, sin vigilancia de su madre, jugueteaba en la ventana, cayendo al vacío. Rápidamente Joseph se lanzó a salvar a la criatura, cogiéndolo antes de impactar contra el suelo. Dos años después, Figlock barría de nuevo un barrio de Detroit, cuando de nuevo un bebé de dos años de edad cayó por la ventana, y de nuevo terminando con el barrendero salvando la vida del accidentado bebé.

Los atentados y la moneda

coincidencias con las monedas

Existe una inquietante coincidencia que tiene que ver con la moneda de cada país donde ha sucedido un grave atentado. Si nos dirigimos al atentado contra las Torres Gemelas, vemos como el símbolo del dólar entrelaza una letra S y dos palos, como si fuera un 11 y una S. Si nos vamos a los atentados de Madrid de marzo de 2004, podemos rotar unos grados el símbolo de nuestra moneda, el euro, para ver como forma una M y un 11. En tierras inglesas también pasa lo mismo: los atentados del metro de junio de 2005 en Londres tienen mucho que ver con la libra. Si cogemos su logotipo y lo damos completamente la vuelta, veremos como se forma una J y un 7.

Mark Twain

Coincidencia de Mark Twain

El famoso literato americano conocido por obras como “El Príncipe y el Mendigo” o “Huckleberry Finn” nació en 1835, mismo momento en que el cometa Halley fue avistado desde la tierra. Durante toda su vida, Twain tuvo una premonición en la que alegaba que “nací con el cometa Halley y me iré con el”. En efecto el escritor falleció de muerte natural el 21 de abril de 1910, el mismo día en el que el cuerpo celeste pasaba de nuevo cerca del planeta azul.

¿Se repetirá la historia de 1966?

Atletico madrid

Si viajamos atrás en el tiempo hasta los lejanos 1966, Austria ganó el festival de Eurovisión con la cancion “Merci, Cheri” de Udo Jürgens. En suelo patrio, nuestro representante, Raphael nos dejó en un respetable séptimo puesto. Si nos vamos al ámbito deportivo, el Atlético de Madrid ganó la liga, el Betis bajó a segunda división, el Deportivo de La Coruña subió a primera y el Real Madrid ganó la sexta copa de la Champions League. De momento, se han cumplido las cuatro primeras coincidencias, ¿se cumplirá la quinta?

La numerología del 11S

Numerologia del 11 S

El atentado contra el World Trade Center supuso un antes y un después en la conciencia de los americanos, pero también produjo la llegada de diversas teorías conspiratorias. Aún así cualquier usuario puede darse cuenta de que el número 11 se repite en infinidad de momentos relacionados contra el ataque terrorista:

Nueva York tiene 11 letras
Afganistán tiene 11 letras
George W. Bush tiene 11 letras
El atentado surge el 11 de septiembre. 1+1+9= 11
El 11 de septiembre es el día 254 del calendario. 2+ 5+ 4= 11
Nueva York es el estado número 11
El primer avión secuestrado era el numero 11
El vuelo 11 llevaba 92 pasajeros

Joseph Aigner; El monje capuchino

El monje capuchino

Este austriaco era famoso en el siglo XIX por pintar retratos a la alta sociedad de la época. Aun así intentó suicidarse en dos ocasiones: una a los 18 años de edad, ahorcándose de manera infructuosa, ya que un monje capuchino apareció para evitar que hiciera tamaña atrocidad. Tiempo después, a los 22 años, intenta de nuevo colgarse, y de nuevo aparece el monje encapuchado que le salva la vida. Pasan los años y un juez le sentencia a la horca por sus actividades políticas “dudosas” pero el monje interviene y evita que la ejecución se lleve a cabo. Cuando Aigner cuenta con 68 años, consigue su propósito de morir disparándose en la boca con una pistola. El monje capuchino ofició su funeral. Aigner nunca llegó a saber el nombre de su salvador.

Henry Ziegland

El extraño caso de Henry Ziegland

En 1883, Henry Ziegland cortó con su novia, quien terminó suicidándose de la pena. El hermano de esta, completamente enfurecido, buscó con éxito a Henry, a quién disparó a bocajarro. Creyendo que había muerto, el hermano se suicidó descerrajándose un tiro en la cabeza. Henry en realidad seguía vivo: la bala sólo le había rozado la cara, y se había quedado incrustada en la corteza de un robusto árbol. Un año después, Ziegland decidió deshacerse del árbol, pero al ser tan duro de talar, decidió dinamitarlo. De la explosión la bala salió disparada hacia la cabeza Henry, impactando y quitándole la vida en el acto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *