La historia de Billy Fingers: Más allá de la muerte

Cuando tenía solo dieciséis años, Annie Kagan fichó por un productor de Columbia Records. Después de 10 años sonando sus canciones en los clubes de la ciudad de Nueva York, Annie regresó a la universidad y se convirtió en quiropráctico en Manhattan.

Billy Fingers

A raíz de un encuentro casual con un maestro espiritual de Oriente, comenzó una práctica de meditación intensa que finalmente la llevó a abandonar su carrera como médico y su vida agitada de la ciudad en busca de serenidad. Se mudó a una pequeña casa en la bahía en Long Island y volvió a escribir canciones, colaborando con el ganador de los premios Grammy y Emmy Brian Keane. Cuando su hermano Billy murió inesperadamente y empezó a comunicarse con el desde el más allá, su futuro dio un giro sorprendente.

Annie registró sus conversaciones con Billy desde el otro lado y los publicó en su libro debut “La segunda vida de Billy Fingers”. http://www.afterlifeofbillyfingers.com

Una noche, mi hermano Billy me despertó tres semanas después de su muerte, describiendo lo que le estaba pasando en la otra vida. Pensé que tal vez me había vuelto loca.  ¿Cómo es posible que mi hermano que tuvo una vida de “chico malo”, que tuvo una muerte trágica, que tuvo problemas con las drogas casi toda su vida, que vivió lo que la mayoría de la gente llamaría un fracaso de vida, ¿cómo iba a estar compartiendo secretos sobre el misterio más grande de la vida desde otra dimensión ? Pero a medida que pasaba el tiempo, mi escepticismo volvió a preguntarse como Billy me enseñó todo sobre la muerte. Esto fue lo que recibí de el y lo que les voy a relatar:

1. La primera cosa que sucede es la dicha. Tan pronto como mueres, saldrás fuera de tu cuerpo hacia una “cámara de curación”. Las “luces” de ese lugar borrarán todo el daño que sufriste durante toda tu vida. Física, mental y emocional. Así, en menos de un nanosegundo, todo tu dolor se habrá ido.

2. Todavía sabes quién eres. A pesar de que no volverás a tener tu aspecto físico más,te sentirás como una persona. En realidad,te sentirás persona más que cuando estabas vivo. Hay tanta influencia de cosas externas mientras estás en la Tierra, que no puedes ser tu mismo.

3. La luz tiene personalidad. En el más allá la luz tiene cualidades como la sabiduría, la bondad, la compasión y la inteligencia. Esta luz hace visible lo que es invisible en la Tierra, la naturaleza divina de todas las cosas.

4. Equivocarse forma parte de la vida. Cometer errores mientras estás vivo forma parte del “acuerdo de la Tierra”. Si fuésemos perfectos, no tendría ningún sentido estar aquí ahora mismo.

5. Tu vida en la Tierra no es un castigo. Claro, hay dolor en la vida, pero no porque hayas hecho nada para merecerlo. El dolor es parte de la experiencia humana, tan natural como la respiración o la vista o la sangre se mueve a través de tus venas.

6. Después de morir no te espera ningún “juicio celestial”. Cuando repases tu vida, verás los caminos que seleccionaste y los que no. Podrás ver que podrías haber hecho mejor, pero sin sentirte crítico al respecto. Y a pesar de que podría no tener sentido ahora, después de tu muerte entenderás que tenías una gran vida, incluso con las partes duras.

7. Eres feliz. No estás preocupado. No hay pretensiones.

8. El amor no es el mismo como el de esta vida. En el otro lado no eres querido por lo que haces, cómo te ves, lo famoso que eres, o cuánto dinero tienes. El amor es verdaderamente incondicional. La mayor polémica de todo es que en el más allá no hay compasión perfecta y no importa cómo hayas vivido queriendo a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *