La Magia Negra

Segun la wikipedia y algunas otras fuentes que he consultado, la magia negra es el uso negativo de energías, utilizadas desde épocas milenarias por personas “malévolas” (maléficas/os), para dañar a otros o privarlos de algo en particular. Hasta incluso hay quienes creen que es posible influenciar a otras personas para hacer algo incorrecto o negativo. Por ahí leí que es el lado maligno del ciclo celestial o de las energías negativas. Por lo que sería lo contrario a la magia blanca cuyos conjuros y hechizos están principalmente destinados al bien de todos los involucrados.

Magia Negra

Con el aumento de los celos, de la frustración, de la avaricia, del egoísmo, de la negatividad y de la inhabilidad para aceptar la felicidad y el crecimiento ajeno, el uso de la magia negra se ha convertido en la manera más común de venganza y obtención enfermiza de satisfacción a costa del sufrimiento de otros. Pero descubrí que no todo lo que tiene que ver con magia negra está mal visto… Parece ser que en los temas de amor está permitido algo de brujería de éste tenor.

La magia negra aplicada al Amor

Pues en efecto, existen varios tipos de magia negra. Seguidores y creyentes de éste culto, aseguran que el uso de éste tipo de conjuros aplicados al Amor, no poseen efectos negativos – El conjuro más común de la magia negra en el Amor es el llamado Amarre de Amor. Dicen que éste conjuro es muy poderoso, porque una vez realizado, sus efectos durarán para toda la vida. O en pocos casos, es verdaderamente difícil romperlo. Los brujos conciben al Amor no como un sentimiento sinó como una energía independiente, que existe por si sola y que posee tres aspectos o caras: Los sentimientos, el poder y la inteligencia. A ellos le atribuyen la existencia de todas las cosas y por supuesto, dicen ser capaces de producir un conjuro o Hechizo de amor efectivo, manejándo ésta energía y orientándola hacia algunas personas o en algunos casos alejándolas de ellas.

Conversando con alguien un poco más escéptico de éste tema, me comentó que para que las brujerías tengan efecto, ambas personas deben creer en ello, de lo contrario es imposible que algo pueda ocurrir. Pues en el caso más justo, el hechizado podría recurrir a un contra-hechizo para contrarestar el efecto del primero y así hasta el infinito… Esta persona me indicó también que existían casos muy bien documentados que demostraban científicamente que éste tipo de supersticiones se debían principalmente a la sugestión y las creencias espirituales y religiosas de aquellos que suelen practicarlo. Será verdad?. Como bien versa el dicho popular, las brujas no existen… Pero que las hay, las hay! – Lo mismo se aplicaría para las brujerías, la magia blanca o negra, y para todas las ciencias oscuras y supersticiones que desde siempre nos hemos cuestionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *