Puede contagiarse el Alzheimer?

Hasta hace poco tiempo la respuesta que daría cualquier científico a ésta pregunta sería un rotundo NO. Sin embargo, ahora, y tras la publicación de dos estudios, la respuesta no es tan directa. Sería algo así como “no exactamente, pero”

Alzheimer

Los casos que se explican en los artículos son complejos. En ambos, se realizaron autopsias a pacientes que presentaban síntomas de Alzheimer, a pesar de ser demasiado jóvenes para tener una enfermedad de este tipo. Lo que tenían en común es que todos ellos habían recibido un transplante de dura mater, la membrana que recubre el cerebro y la médula espinal.

Este tipo de intervenciones son comunes cuando hay que realizar cirugía cerebral. Lo que se hace es coger tejido de un cadáver, e implantarlo en la persona operada. Pues bien, el resultado es que los transplantados desarrollaban Alzheimer.

Y si no tenemos mucho cuidado a la hora de explicarnos, parecería que el Alzheimer es contagioso. Pero no es así. En todo caso, sería transmisible o inducible. Porque eso es lo que ocurre, que los cadáveres que se emplearon para el transplante mostraban placas de una proteína denominada proteína β-amiloide. Este tipo de placas son comunes en las personas con Alzheimer, y una de las razones de la demencia que esta enfermedad produce.

Lo que ocurre en el cerebro cuando aparecen estas placas, es que unas se facilitan a las otras. Crecen por agregación, por decirlo de una manera gráfica – e incorrecta por lo simplista, pero espero que se me acepte el símil – “se juntan formando pegotes”.

A este tipo de procesos se les conoce como “inducidos”. No es que una persona que tenga Alzheimer “se lo pegue” a otra. Si se realiza una intervención quirúrgica y se implanta tejido dañado, ese daño provoca aún mayores daños.

Otro factor que también resulta importante comentar es que todos los pacientes padecían la Enfermedad de Creutzfeldt–Jakob, un tipo de encefalopatía similar al mal de las vacas locas. Esto es, se trataba ya de personas enfermas, con daños en la estructura de su cerebro.

De acuerdo, así que no se transmite, pero sí se puede inducir. Entonces hay motivos para preocuparse, ¿no? En realidad no tantos como podría parecer. Hoy en día ya no se realizan transplantes de dura mater de donantes muertos, si no que se producen de manera artificial en el laboratorio. Ningún peligro por ese lado.

Pero sí hace falta confirmar esta vía – el número de casos, y la manera de realizar el estudio permite sospechar una inducción, pero no confirmarla. Porque la proteína β-amiloide no sólo se produce en cerebros enfermos, y tiene la curiosa característica – o manía, depende de cómo queramos verlo – de quedarse adherida al material quirúrgico. Y los métodos tradicionales de esterilización de bisturíes y demás instrumental no consiguen acabar con ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *