Cientificos avalan la reencarnación

Nos adentramos en investigaciones que estimulan la curiosidad humana y abren nuevas posibilidades.

Reencarnación

Múltiples investigadores han investigado a fondo los casos de niños que recuerdan su anterior existencia. En muchos casos, los detalles dados por un niño han sido verificados para corresponder (a veces con una precisión sorprendente) a una persona fallecida. En otros casos, los detalles han sido más difíciles de verificar, por la no precisión en detalles particulares, como la ciudad o pais donde vivieron supuestamente.

Casos Reales de Niños Reencarnados

Incluso en los casos más convincentes, algunos podrian quedar con dudas. ¿Podrían los padres haber influido en sus hijos con cierto tipo de preguntas? ¿Podrían los niños haber escuchado información y repetido sin el conocimiento de sus padres? ¿Podría una imaginación hiperactiva o deseo de atención alimentado tal inquietud en lxs niñxs? Estas posibilidades podrian explicar cómo los “recuerdos” coinciden con personas reales o acontecimientos?

La Psicología

Hay varios psicólogos que han investigado o están aun en proceso de hacerlo, tales como Dr. Erlendur Haraldsson, profesor emérito de la Universidad de Islandia en Reykjavik, estudió a 30 niños en el Líbano que habían hablado persistentemente de recuerdos de vidas pasadas, comparando estos niños a un grupo de prueba de otros 30. Dr. Haraldsson se preguntó si los niños que se asocian tan fuertemente con ser otra persona (su encarnación de vidas pasadas) son psicológicamente similares a las personas con múltiples personalidades.

Erlendur Haraldsson

Dr. Erlendur Haraldsson

Probó a los niños para ver si eran más propensos que el resto a tener tendencias disociativas, por ejemplo. Dr. Haraldsson explicó en su ponencia “Los niños que hablan de experiencias de vidas pasadas: ¿Existe una explicación psicológica?”, el 2003: “El concepto de disociación se ha utilizado para describir una variedad de procesos psicológicos que van desde los que son perfectamente normales, tales como la division en atención y el soñar despierto, a la aparición de múltiples personalidades en la misma persona con poca o ninguna conciencia de uno al otro “, lo que a todas luces resulta poco práctico, dado el enorme espectro de conductas que se presentan, y se simplifican innecesariamente en un solo concepto.

Él encontró que los niños con recuerdos de vidas pasadas “obtuvieron puntuaciones más altas para soñar despierto, llamar la atención, y la disociación”, pero no por el aislamiento social y la sugestión, que son característicos de la personalidad múltiple y el trastorno disociativo. Sin embargo, se encontró con que “el nivel de disociación era mucho menor que en los casos de personalidad múltiple y no es clínicamente relevante”

En el mismo documento, se refirió a su estudio de campo en Sri Lanka. Él encontró que los niños allí que hablaron de las vidas pasadas solian soñar más que sus compañeros, pero no había indicios de que fueran más propensos a fabricar experiencias imaginarias. Tampoco se encontraron a ser más sugestionables.
En uno de sus estudios en Sri Lanka, se encontró que estos niños tienen un vocabulario más amplio, para obtener las puntuaciones más altas en un breve test de inteligencia, y para tener un mejor rendimiento escolar que sus compañeros.

Haraldsson citó al Dr. Ian Stevenson, conocido por su estudio sistemático, a partir de la década de 1960, de los miles de casos en que los niños han reportado recuerdos de vidas pasadas. Stevenson siguió con muchos de los niños y encontró que casi la totalidad creció a tomar sus lugares apropiados en la sociedad y no tenían diferencias psicológicas notorias de sus compañeros. Sólo uno de los niños que Stevenson siguió, llegó con esquizofrenia a la vida adulta.

¿Cual es La verdad?

Psicólogos como Haraldsson y Stevenson han hecho esfuerzos para detectar cualquier influencia ambiental en la presente vida, que pueden poner en entredicho los supuestos recuerdos que investigan.

En 1975, El Diario de la Asociación Médica Americana, escribió de Stevenson: “En lo que se refiere a la reencarnación se ha recogido con esmero y sin emocionalidad [predispuesta] una serie detallada de casos de la India, los casos en los que la evidencia es difícil de explicar por cualquier otro motivo. … Ha dejado constancia de una gran cantidad de datos que no puede ser ignorado “.

En 1994, Haraldsson publicó un artículo titulado “Los estudios de replicación de casos compatibles con la reencarnación por tres investigadores independientes”, en la Revista de la Sociedad Americana para la Investigación Psíquica, destacando los estudios que han replicado la obra de Stevenson.

Resumió que: “Hasta la fecha Jürgen Keil ha estudiado 60 casos en Birmania, Tailandia y Turquía; Erlendur Haraldsson 25 casos en Sri Lanka; y Antonia Mills 38 casos en el norte de la India. … En el 80 por ciento de los 123 casos, las declaraciones del niño corresponden a la vida física de una persona fallecida en la práctica totalidad de los casos.

De los 99 casos resueltos, la persona que el niño dijo ser era desconocido para la familia del pequeño en el 51 por ciento, conocida en un 33 por ciento, y relacionada en el 16 por ciento. De la muestra combinada de 123 casos, solo uno de los casos [examinada por Mills] parecía estar en el límite entre un engaño consciente perpetrado o autoengaño “, aunque dicha conclusión (la de Mills), de ser cierta, NO es determinante, pues la diferencia de algunos recuerdos puede atribuirse a la experiencia traumática post mortem, como sucede en el caso de personas que sufren un caso traumático en la vida presente y luego una especie de olvido o bloqueo psicológico, impide a esta persona a acceder a los recuerdos de dicho suceso, al menos concientemente.

Un caso de reencarnación en Turquía.

El documento incluye algunos ejemplos de casos en los que se verificaron los detalles de los recuerdos. Uno de esos casos fue el de Engin Sungur, nacido en diciembre de 1980 en el Hospital Antakya, Hatay, Turquía.
Cuando Sungur era un muchacho joven, hizo un viaje con su familia lejos de su pueblo natal de Tavla. Mientras viaja, señaló en un pueblo llamado pasando Hancagiz y dijo que solía vivir allí. Dijo que su nombre era Naif Cicek. Dijo que había ido a Ankara antes de morir.

turquia

Había hecho una Cicek Naif que había muerto en ese pueblo nació un año antes Sungur, pero la familia de Sungur no encontraría eso por algún tiempo todavía. La familia de Sungur no cumplió de inmediato con sus solicitudes para visitar el pueblo de su vida pasada.

En una fecha posterior, cuando la hija de Cicek estaba en la aldea de Sungur de Tavla, antes de que la familia Sungur y de Cicek tenía ningún contacto, Sungur se acercó a ella y le dijo: “Yo soy tu padre”.

Finalmente, la madre de Sungur lo llevó a Hancagiz conocer a la familia de Cicek. El niño identifica correctamente varios miembros de la familia, incluida la viuda de Cicek. Indicó una lámpara de aceite en la casa de Cicek y dijo que había hecho él mismo. Dijo que su hijo una vez lo había golpeado con su propio camión, mientras que el lo trasladaba.

Todas las declaraciones que Sungur hizo eran correctas, todos ellos coinciden los detalles de la vida de Cicek. Algunas otras declaraciones que hizo no se pudieron verificar, pero no hizo ninguna declaración incorrecta.

Dr. Jim Tucker, el sucesor de Stevenson en los estudios de reencarnación en la Universidad de Virginia, relató casos similares en los que los detalles de los recuerdos de vidas pasadas de un niño pudo ser verificada, en su libro “Regreso a la Vida: Los casos extraordinarios de niños que recuerdan vidas pasadas . “Pero, señaló, como para los casos que no pueden ser verificados,” Por lo menos, que plantean la cuestión de lo que posiblemente podría llevar niños pequeños a creer que recuerdan los acontecimientos algunos de estos niños “.
No sólo se han llevado a cabo estas investigaciones sinó tambien muchas otras, de las cuales sacaremos a relucir más adelante los casos más impactantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *