Por que los robots “mueren” al entrar en Fukushima

Hace mas de 4 años, el 11 de Marzo de 2011, una central nuclear montada a orillas de un mar propenso a los terremotos y tsunamis, falló y sus reactores se fundieron, generando radiactividad sin control. Hace ya un tiempo, se introdujeron Robots dentro de la central para ver si se podía hacer algo con los reactores. El robot no pudo resistir mas de 3 horas, y ni siquiera pudo llegar al primer reactor.

Los Altos Niveles de Radiación en Fukushima

La radiación es una emisión de energía que genera o emite un cuerpo, que puede viajar por algún medio o simplemente por el vacío, hasta ser absorbida por otro cuerpo.

Nosotros vivimos en un intervalo de escalas de tiempo, espacio y energía muy tranquilo. Estas escalas están entre las atómicas y las cósmicas, en ellas las cosas se desarrollan sin grandes excesos.

A nivel atómico las cosas son completamente distintas: Los electrones se mueven alrededor de los núcleos atómicos a velocidades enormes.

La naturaleza tiene unas escalas muy amplias. La escala que nos interesa en este caso es la de energías.
El ser humano es equivalente a un foco de 100 watts. Consumimos unas 2.000 kilocalorias cada 24 horas y eso equivale a poco menos de 100 watts . Nuestros coches tienen potencias de entre 50 y 100 kw, y las turbinas de un superpetrolero unos 42.000 kw.

Éstas son las potencias (energía por segundo) que manejamos los seres humanos.

Los átomos manejan otras escalas de energía. La fisión de un kilo de plutonio genera 20 millones de kwh, la energía que gastan un millón de hogares en un día. Esa cantidad de plutonio es una bola de 5 cm de diámetro.

Nuestras energías y las de las máquinas que utilizamos son despreciables frente a las energías que existen en el interior de los núcleos de los átomos, que adicionalmente son muy pequeños.

Ni siquiera el mejor robot diseñado por el ser humano es capaz de soportar las energías que están produciendo las reacciones nucleares que se mantienen activas en los reactores dañados de Fukushima.

La gran idea de los Reactores nucleares, para generar energia

La idea surge hace bastante tiempo cuando en la fisica se descubrio el potencial de los atomos. Cuando los físicos contaron a los ciudadanos la cantidad de energía que había en los núcleos atómicos, dos grupos de estos ciudadanos quedaron encantados: Los militares y los ingenieros industriales. Por fin íbamos a poder cumplir con la misión esencial de los seres vivos, íbamos a disponer de cantidades casi ilimitadas de energía concentradas de manera que un pequeño grupo de humanos la pudiese manejar.

Alrededor de 1945 se planteó también la posibilidad de utilizar esas inmensas cantidades de energía para fines “pacíficos”: Médicos y de suministro energético a los hogares.

La idea era que se podía frenar una parte de la energía producida por los átomos individuales de uranio o de plutonio absorbiéndola y disipándola como calor y controlar la energía liberada por las reacciones nucleares.

En Resumen de lo anterior. La radiación es energia que viaja hasta ser absorbida. Nosotros podemos generar energia tanto uniendo como dividiendo atomos (fusion y fision ) PERO los reactores nucleares que funcionan al rededor del mundo estan basados en el principio de fision(division). El acelerador de particulas utiliza el principio de fusion (union).

Así generamos la energía: Usamos barras de uranio le disparamos neutrones que dividen los nucleos y liberan mas neutrones y dichos neutrones liberados, dividen otros nucleos de uranio y se genera una reaccion en cadena .. El nucleo del reactor esta sumergido en agua, que se encarga de capturar el calor y convertirse en vapor que hace girar una turbina que alimenta un generador que produce una corriente electrica.

Que sucede en En Fukushima?

Destrucción en parte del edificio , fallos en los sistemas de refrigeración, triple fusión del núcleo y liberación de radiación al exterior. Esto afecta considerablemente a los robots. Muchos de los robots que se envian dentro de la central nuclear suelen quedar atrapados, debido a la destruccion del edificio. Incluso antes de enviar un robot, practican en lugares a escalas iguales al sitio afectado, pero no es certeza de que el robot pueda sortear todos los obstaculos. Despues los robots se ven afectados por la exposicion a la radiacion, se van deteriorando todos los circuitos e incluso afecta a las transmisiones de radio.

Y a pesar de lo mucho que la television habla sobre los avances en robotica, no se ven claramente reflejados fuera de un laboratorio la mayoría de este tipo de robots apenas ha variado su configuración base en los últimos veinte o treinta años. Aún utilizan pequeñas orugas tipo tanque para desplazarse, del mismo modo que lo hacía Johnny Número 5 de la película Cortocircuito (1986); o los que habitualmente utilizan las unidades de desactivación de explosivos.

No ha habido muchos avances que puedan aplicarse con eficacia en entornos reales.

La radiacion tambien hace que la recepción del robot a las ordenes que da el controlador, sean mas debiles e incluso llegue a perderse la señal. En este momento basicamente estan diseñando a los robots para que “improvisen”, porque eso es lo que necesitan para atenuar el problema generado en fukushima. Otro problema que tienen los robots es que no pueden llevar baterias ni combustible. Estan conectados a un cable que les proporciona energia, algo asi como un “cable umbilical”, cosa que puede llegar a entorpecer la marcha.

En resumen. Los Robots pueden “morir” por una falla en los circuitos debito al exceso de radiación, antes un robot no podia soportar ni 2 horas en un entorno asi, ahora se estima que pueden llegar a trabajar hasta 8 horas aunque nunca llegan al limite esperado. Tambien suele pasar que no “mueren” sino que se ven atrapados a los controladores no les queda otra solucion que abandonar los ahi adentro cortando el cable que les envia la corriente.

Apareció una “zona muerta” en el Índico

Las llamadas “zonas muertas” son áreas marinas extensas que no tienen oxígeno y que apoyan los procesos microbianos que eliminan grandes cantidades de nitrógeno, un nutriente clave para la vida de los océanos.

La nueva “zona muerta” hallada en el océano Índico podría tener un impacto en el equilibrio futuro de los nutrientes marinos, indica hoy un estudio divulgado en la revista científica Nature Geocience.

Se tiene constancia de la existencia de esas áreas en las costas occidentales de Norteamérica y Sudamérica, en las de Namibia y en las del Mar de Arabia en el océano Índico.

El nuevo estudio muestra que la Bahía de Bengala (o Golfo de Bengala), ubicada al noreste del Océano Índico, también alberga una “zona muerta” de 60.0000 kilómetros cuadrados, con una profundidad de entre 100 y 400 metros.

La investigación fue realizada por expertos de la Universidad del Sur de Dinamarca, el Instituto Max Planck para la Microbiología Marina, en Bremen, y el Instituto Nacional de Oceanografía de India.

La científica Laura Bristow, responsable del estudio, explicó en declaraciones a Nature que “la Bahía de Bengala ha sido desde hace tiempo un enigma porque las técnicas habituales (de estudio) sugieren que no hay oxígeno en las aguas, pero, pese a esto, no ha habido indicios de que haya pérdidas de nitrógeno como en otras “zonas muertas” de los océanos”.

Empleando nuevas tecnologías, este grupo de expertos demostró que existe algo de oxígeno en aguas de la Bahía de Bengala pero en concentraciones mucho menores que las que pueden ser detectadas por las técnicas estándar y 10.000 veces menores que las halladas en las aguas de la superficie, que están saturadas de aire.

Según la revista, los científicos también descubrieron que la Bahía de Bengala alberga comunidades de microbios que pueden eliminar nitrógeno así como otras “zonas muertas” e incluso hallaron alguna prueba de que se erradica nitrógeno pero a una tasa muy lenta.

Bristow apuntó que en la Bahía de Bengala “los microbios están dispuestos a eliminar mucho más nitrógeno de lo que hacen, pero las cantidades de oxígeno evitan que lo hagan”.

Por su parte, Wajih Naqvi, co-autor del estudio, afirmó que si desaparecieran “las últimas cantidades de oxígeno, la Bahía de Bengala podría convertirse en un actor global principal en la eliminación de nitrógeno de los océanos”, lo que podría afectar al equilibrio marino y a sus tasas de productividad.

A nivel global, se prevé que el calentamiento de la atmósfera derivado del cambio climático lleve a una expansión de “zonas muertas” en los océanos.

Los avances de la ciencia en el 2016

Realidad virtual

El año veinte dieciseis cierra con innovadoras tecnologías y nuevos descubrimientos científicos. Desde la época de la Revolución Industrial y hasta nuestros días, el crecimiento en ciencia y tecnología ha mantenido un ritmo de crecimiento constante. Nadie se imaginaba, hace apenas un par de siglos, los beneficios y las comodidades que hoy nos regarían las nuevas tecnologías. El conocimiento que el hombre ha generado a lo largo de éstos 200 últimos años.

El sueño de la Realidad Virtual

Realidad virtual

Mientras que la mayoría de las experiencias de VR de alta calidad requieren computadoras potentes y caras, por fin se puso al alcance de todos un visor que transporta a las personas a otras realidades. El dispositivo lo patentó Sony y funciona junto con el PlayStation 4. Así que viajar entre dimensiones será tan fácil como prender la consola. Si el visor se populariza es probable que en los próximos años se venda por separado y a precios cada vez más accesibles para todas las personas.

Ondas gravitatorias dentro agujeros negros

El Observatorio de Ondas Gravitacionales del Interferómetro Láser (LIGO) detectó ondas gravitatorias de un par de agujeros negros que colisionaron hace 1.300 millones de años.

Es la primera vez que hemos sido capaces de sentir estas ondulaciones a través del espacio-tiempo, lo que dará a los científicos una nueva forma de estudiar el cosmos.

Se descubrió un virus que lucha contra el cáncer.

Los científicos saben desde hace mucho tiempo que los virus pueden provocar que el sistema inmunológico ataque el cáncer, pero modificar los virus sin afectar nuestra resistencia a ellos ha tomado tiempo.

Descubrieron un virus que lucha contra el cáncer

A finales de 2015, IMLYGIC se convirtió en el primer fármaco contra el cáncer viral aprobado por la FDA. El virus herpes modificado se inyecta en un tumor, donde puede encender una respuesta inmune al cáncer.

El Sistema Solar podría contener un noveno Planeta

Nuestro sistema solar puede tener un noveno planeta

Los científicos encontraron evidencia de que un planeta gigante, del tamaño de Neptuno, podría habitar en el borde de nuestro sistema solar; aproximadamente 10 o 20 veces más lejos que Plutón.

Aunque la existencia del planeta todavía se está confirmando, la evidencia sugiere que está allí. Si las especulaciones son correctas, a nuestro sistema solar se le sumará un integrante más.

Una vacuna contra el dengue

Cada año, 400 millones de personas contraen el dengue, una enfermedad transmitida por mosquitos causantes de fiebres altas, dolores de cabeza severos, vómitos y a veces la muerte.

Este año, la Organización Mundial de la Salud recomendó la primera vacuna para prevenir el dengue y las inoculaciones han comenzado en zonas calientes como Brasil y Filipinas.

Un vecino potencialmente habitable

Se descubrió que existe un planeta rocoso –muy parecido a la Tierra– en otro sistema solar el cual podría ser habitable para el humano.

Aunque no sabemos si exactamente sea una versión intergaláctica de nuestro hogar, el descubrimiento habilita los sueños de mudarse la raza humana a otro lugar del universo.

El primer viaje por el mundo en un avión solar

El Avion Solar

Los pilotos Bertrand Piccard y André Borschberg desembarcaron el Solar Impulse 2 en Abu Dhabi, marcando el final de un vuelo épico de 26 mil millas de energía solar alrededor del mundo.

El viaje se realizó para que las aerolineas comerciales descubran formas alternativas de trabajar sin dañar al medio ambiente.

La capa de ozono se regenera

En el año 2000 se registró un enorme agujero en la capa de ozono, la protección que tiene la Tierra contra la radiación UV. Este año se volvió a medir y se descubrió que la capa se regeneró 2.4 millones de kilómetros cuadrados.

La leche del diablo de Tasmania es un antibiótico alternativo

A medida que el tiempo pasa las bacterias se vuelven más resistentes a los antibióticos. Por suerte se acaba de descubrir que la leche del diablo de Tasmania podrían combatir contra las enfermedades bacterianas.

Los pandas ya no están en peligro de extinción

Quizá no sea un descubrimiento científico pero es una buena noticia. En septiembre la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza trasladó a los osos panda de su lista de “amenazados” a simplemente “vulnerables”.

Y los pandas no son los únicos, pues las mariposas monarcas también dejaron de estar en peligro.