tecnología del futuro



Israel creará una red de taxis voladores

Publicado por en Avances tecnológicos, curiosidades, noticias, tecnología del futuro, videos
[2] Comentarios

La Alcaldía de Tel Aviv se encuentra negociando la adquisición de un revolucionario sistema de taxis con sus creadores, la compañía estadounidense SkyTran, que desarrolló la tecnología en cooperación con la NASA. Incluso contrató a una consultora para analizar los pros y contras de tal decisión, destinada a resolver los problemas de tráfico en la ciudad más poblada de Israel.

Estos vehículos funcionan con levitación magnética y se moverán por un monorriel colocado a unos 6 metros por encima del nivel de las calles. El proyecto inicial prevé que cada capsula se cargará con electricidad, pero los diseñadores afirman que luego el monorriel estará equipado con paneles solares. De esa forma, el taxi SkyTran será el transporte público más ecológico del mundo.

Las paradas de abordaje se colocarán a distancias promedio de 400 metros y, al acercarse a cada estación, el taxi que quiera parar pasará al andén secundario para no frenar a los demás vehículos, según informó Rusia Today. (más…)

La verdad sobre el platillo volador estrellado en Canadá

Publicado por en Experimentos, Historias, ovnis, Secretos, tecnología del futuro, UFO, videos
1 Comentario

El Archivo Nacional de los EE.UU. liberó ésta semana los planos del llamado Proyecto 1794, también conocido como Proyecto “Y”, Silver Bug o WS-606A. O Avrocar, como aparece mencionado en muchos libros sobre ovnis publicados en la década del setenta.

Los Planos Secretos del Proyecto 1794

Los planos de una tecnología, para esa época, futurista, pasan a engordar la gran galería de piezas de museo sobre platillos voladores estrellados: Estos artefactos, diseñados en Canadá, iban a dar la vuelta al mundo a velocidades de vértigo, pero acabaron por desaparecer, antes de alcanzar su mayor auge, principalmente porque su tecnología fue un fracaso.

Planos del Avrocar Planos del Avrocar

El proyecto 1794, impulsado por la Fuerza Aérea de los EE.UU., se eventuraba a construir un platillo volador supersónico, por lo que contrató a la empresa canadiense Avro, para desarrollar el prototipo que requería una inversión total de 3.168.0000 dólares.

En plena Guerra Fría, la USAF estuvo tan envuelta como los medios de difusión, Hollywood y el público en el sueño de los platillos voladores. Las ilusiones militares de ahondar en el tema se han expresado tanto en proyectos de estudio oficial (como los proyectos Sign, Magnet, Grudge y Blue Book) como en su deseo de ganar de mano a otras potencias en el desarrollo de tales artefactos, ya que a las noticias de naves aéreas insólitas en los cielos del mundo le seguía la idea de que la Unión Soviética, por ejemplo, ya podría haber desarrollado esa tecnología.

El memorándum recientemente desclasificado, fechado en 1956, revela planos desarrollados por los técnicos de la empresa canadiense y las desmesuradas ilusiones que cultivaban. “El actual diseño poseerá un rendimiento muy superior al estimado cuando comenzaron las negociaciones del contrato”, asegura el autor del documento. Y decimos “ilusiones”, y no “engaño”, ya que cuesta imaginar que una importante empresa canadiense haya pretendido engañar nada menos que a la Fuerza Aérea norteamericana. (¿O sí?). (más…)

El material “asesino” que se encuentra en tu celular

Publicado por en artículos, noticias, tecnología del futuro
Sin Comentarios

Mientras el primer mundo consume con avidez cualquier información que tenga que ver con la llegada del próximo iPhone, la noticia de un accidente en un yacimiento en Indonesia que causó la muerte a seis mineros no parece importar mucho. Pero resulta que las dos noticias están relacionadas de una forma siniestra.

Bloomberg Bussinessweek ha publicado un reportaje en el que se investiga a fondo la cadena de extracción y suministro mundial de estaño, un metal que se utiliza en la soldadura de diversos componentes de aparatos como teléfonos inteligentes, tabletas y ordenadores.

Gran cantidad de este material procede de minas peligrosas y a menudo ilegales en la isla indonesia de Bangka. Mientras en los lugares más pudientes del planeta los compradores hacemos la vista gorda y solo nos preocupamos por si nuestra compañía de teléfono subvenciona parte del precio de nuestro caro móvil, en ese remoto lugar el ecosistema está siendo alterado de una manera brutal: el campo está siendo destruido y la pesca -la principal forma de ganarse el dinero de los habitantes de Bangka- se está viendo seriamente afectada por culpa de las embarcaciones con dragas que literalmente acuchillan el fondo marino en busca de estaño.

La media docena de muertos a los que hacíamos referencia al principio fallecieron esta pasada primavera por culpa de un desprendimiento de tierra en una mina que había sido mal construida.

Irónicamente, las grandes empresas de tecnología compran estaño a las compañías mineras de Indonesia porque en teoría ofrecen más seguridad para sus trabajadores que las excavaciones africanas. En ese continente, los ‘minerales de conflicto’ son el motivo de guerras entre diferentes facciones.

¿Esperanza para el futuro?

A pesar del negro presente en el que nos encontramos, con mineros que se juegan la vida por un salario ínfimo y en unas condiciones insalubres, en Estados Unidos se ha aprobado una medida que puede hacer que la esclavitud provocada por los ‘minerales de conflicto’ acabe. La Securities Exchange Commision, un órgano encargado de supervisar diferentes aspectos de la industria norteamericana, va a obligar a partir de 2013 a que todas las empresas estadounidenses hagan públicos los acuerdos que han firmado con otros países sobre la extracción de minerales.

Con esta norma los ciudadanos de naciones del tercer mundo sabrán el dinero que están recibiendo por las explotación de sus materias primas, y si coincide con el precio de mercado. Así, se espera que se acaben los negocios oscuros y los tratos injustos con estos países, y que los estadounidenses puedan conocer cómo se las gastan sus multinacionales a la hora de comprar materia prima.

También es una medida que busca pacificar determinados países, como la República del Congo, en donde supuestamente los grandes compradores minerales financian a grupos rebeldes para poder controlar las explotaciones mineras y conseguir un buen precio en minerales como el oro, la casiterita y la wolframita.

Pero hasta que llegue el día en el que las compañías paguen un precio justo por las materias primas, los trabajadores cobren un salario digno y no se produzcan más muertes por culpa de los minerales, tendremos que vivir con la vergüenza de que nuestros flamantes aparatos contienen materiales manchados de sangre.

Por Nestor Parrondo / Yahoo! Finanzas España