Animales sorprendentes: La Araña Camello.

Araña_Camello

La imagen anterior muestra una especie de arácnido vulgarmente conocida como “arañas camello”. Su nombre real es Solifugo, y pertenece a una especie de arácnidos que se alimentan principalmente de escorpiones, otras arañas y reptiles. No son venenosas, debido a su gran tamaño, pueden defenderse sin necesidad de inyectar a su presa ningún veneno.

El hábitat natural del solifugo se encuentra en Europa, aunque no son muy frecuentes y su máximo tamaño apenas llega a ser de 3 cm. de longitud. En tanto en las regiones desérticas y tropicales del África, donde las condiciones son más favorables para el desarrollo de éste tipo de artrópodo, existen ejemplares que pueden superar los 20 cm. de longitud.

Descubrimientos en el fondo del mar

Científicos australianos, en conjunto con colegas de Japón y de Francia, investigan las aguas heladas de la Antártica. En el transcurso de la semana pasada ha trascendido el hallazgo de misteriosas criaturas, incluidas arañas de mar “gigantes” y enormes gusanos en las turbias profundidades.

Los expertos australianos, que participan en un programa internacional para obtener un censo sobre la vida marina en el océano, han logrado recolectar, en el extremo sur del mundo, especimenes a una profundidad inferior a los 2000 metros, muchos de ellos, tañl vez nunca antes vistos.

Algunos de los animales, incluso tienen un tamaño inusualmente grande, un fenómeno que los científicos llaman gigantismo y cuyas causas específicas no acaban de comprender. “El gigantismo es muy común en aguas antárticas”, dijo el director de la División Antártica Australiana, Martin Riddle, en una declaración. “Se han recogido enormes gusanos, crustáceos gigantes y las arañas de mar el tamaño de un plato de comida” enfatizó.”

Las muestras obtenidas serán enviadas a distintas universidades y museos de todo el mundo con el objeto de identificarlas, a través de la toma de muestras de tejidos y estudios de ADN y catalogarlas en el caso de que sen especies nuevas, desconocidas hasta el momento. En relación a ésta apreciación; Graham Hosie, El jefe del proyecto citado, mencionaba. “

“No todas las criaturas que encontramos podrían ser identificadas y es muy probable que se registren nuevas especies como resultado de éstos viajes.

La expedición es parte de un ambicioso esfuerzo internacional para mapear las formas de vida en el océano Antártico, también conocido como el Océano Austral, y para estudiar el impacto de las fuerzas tales como el cambio climático en el medio ambiente submarino.

“Por momentos, cada centímetro del fondo marino está cubierto por distintos tipos de vida” dijo Riddle. “En otros lugares, podemos ver las profundas cicatrices que van dejando a su paso grandes bloques de hielo que se mueven en las profundidades submarinas”