Estrellas que vienen del otro Universo

Compilado por Manlio E. Wydler (*)

La Cosmología Estándar sigue en entredicho, porque esas viejas estrellas que se dataron en más edad que la ocurrencia del Big-Bang, deberá modificar la noción de ese evento….no sería una explosión, sino un pasaje tranquilo y no explosivo de una sopa de anti- preones con la información perenne de ubicaciones de condensaciones y con algunas estrellas muy particulares formadas durante las transferencias de fases del pasaje del Universo Retrayente al Universo Inflacionario.

multiversos

Hace poco relaté sobre una de estas viejas estrellas, la llamada Matusalén, con un tiempo re-corregido que de todos modos excede la ocurrencia del Big-Bang. Según un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia y que se publica en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, la luz ultravioleta de las estrellas que formaban las antiquísimas galaxias enanas más lejanas ayudó a arrancar electrones al hidrógeno interestelar en un proceso de vital importancia llamado reionización.

La época de la reionización comenzó alrededor de doscientos millones de años después del Big Bang, cuando el Universo era aún muy joven, y los científicos creen que hicieron falta cerca de 800 millones de años más para que todo el Universo se reionizara por completo. Continuar leyendo “Estrellas que vienen del otro Universo”

Un telescopio capta el primer “eco” del Big Bang

Científicos de EEUU detectan ondas gravitacionales que serían la primera evidencia directa de la inflación, el momento de la historia del universo en que en cuestión de segundos pasó de ser un punto diminuto a convertirse en una inmensidad

Bicep

Científicos de EEUU dicen haber “fotografiado” el primer eco del Big Bang, aquella descomunal explosión que dio lugar al universo hace 13.800 millones de años. En la práctica esa imagen es más bien un gráfico ininteligible para el común de los mortales. Pero escondido en ese gráfico hecho de líneas fluctuantes los científicos han detectado unas ondulaciones que no pueden corresponder a otra cosa que a ondas gravitacionales primordiales, es decir, las primeras ondas expansivas del Big Bang.

La presencia de esas ondas son la “primera evidencia directa de la inflación”, ese momento decisivo en la historia del universo en el que este aumentó explosivamente su tamaño en fracciones de segundo. También serían las “primeras imágenes de las ondas gravitacionales”, según un comunicado de prensa del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian (CFA).

De acuerdo con la teoría de la Relatividad de Einstein, aquel cataclismo debió generar ondas gravitacionales, una especie de ondas expansivas cuyos efectos, aunque débiles, aún podrían observarse ahora, 13.800 millones de años después. Los investigadores del experimento BICEP 2, un telescopio de microondas situado en pleno Polo Sur, dicen haber fotografiado esas ondas por primera vez. Estas ondas son “los primeros temblores del Big Bang”, según el CFA. Continuar leyendo “Un telescopio capta el primer “eco” del Big Bang”

Como se une el pensamiento a los descubrimientos

Hace una década concluí con una idea de Cosmogonía, que mostraba ciclos de nacimiento, evolución, regresión y vuelta a empezar. Esto infinitamente entre singularidades, una de ellas, un monstruoso agujero negro, como límite del caos. Además, los agujeros negros locales como fuente de conexión entre universos, donde finalizarían emanando materia-energía en formas diversas y viceverza.

Para no repetir, en Asusta2 o en el Periódico Domine Cultural, puede leerse sobre mi versión de los multiversos y así llegar a introducirnos al tema cuya referencia hago al principio en el título.

La foto que ven aquí arriba es una representación artística del agujero negro más grande medido con precisión hasta la fecha. Es el corazón de la galaxia vecina conocida como M 87 y tiene la masa de 6600 millones de soles. A pesar de su impresionante tamaño, es la mejor oportunidad que la humanidad ha tenido hasta la fecha de “ver” uno de estos extraños fenómenos.

El tamaño de este agujero negro es casi imposible de comprender. Incluso entre los agujeros negros super gigantes, este supera a todos con un tamaño 2000 veces mayor al que se encuentra en el centro de la Vía Láctea. Los investigadores creen que los agujeros negros super gigantes se vuelven más grandes cada vez que dos galaxias se unen, haciendo que agujeros negros de ambas choquen y se combinen. En este caso el agujero M 87 podría ser el resultado de cientos de uniones, una tras otra que eventualmente fueron creando a este gigante. Los movimientos de torbellino de la galaxia M 87 sugieren que una unión ocurrió hace relativamente poco. No debemos olvidar que los agujeros negros no dejan de crecer a medida que pasa el tiempo, pues al aumentar su volumen, aumentan su atracción y más estrellas caen bajo la misma, lo que hace que toda la galaxia finalmente pueda caer dentro de él. Sólo necesita tiempo y estrellas cercanas para mantener su actividad.

La monstruosidad de estos tamaños podría hacer de todas las estrellas de la galaxia terminasen siendo literalmente vecinas.

Este super agujero es tan enorme, que la nueva generación de telescopios podría ser capaz de ver su silueta al mirarla contra el brillo de la galaxia M 87, dando inicio a una nueva era de observaciones en la cuenta de los agujeros negros.

En mi Cosmogonía, la aceleración en la inflación tiene el límite en que la materia alcanza la velocidad de la luz,( al que nombré como Wydler II) lo que conformaría un esferoide con características de agujero negro, ocasionado por la materia con masa infinita por la velocidad. (El límite Wydler I se daría al caer la temperatura a menos de 0,8 grados Kelvin en el universo actual, donde los fotones se transforman en electrones, no irradiantes de luz, se produciría por esos tiempos un oscurecimiento de lo que por aquí existe.)

Para estos momentos, la materia en expansión, a su vez, mucha estaría ya configurando agujeros negros, portales a otros universos en donde lo “tragado” emergería.

O sea, una parte del espacio-tiempo se fugaría por los agujeros negros a universos paralelos y otra parte, convertida en takiones fugaría hacia un Bing- Crunch, portal a un nuevo Big- Bang, generador de otro espacio-tiempo: universo, con , además aportes de portales ( agujeros negros de otros universos, emergentes en el considerado, como vimos más arriba). Lo expresado sería la última consecuencia de la Teoría del CAOS, de Renée Thom, para los casos de la Cosmogonía en el límite.

Agujeros negros de otro(s) universo(s), entregarían material al nuestro, conformando “verdaderas semillas” de formación de las galaxias, expresándose de este modo la memoria sempiterna de conformación universal al infinito.

por Manlio E. Wydler

¿Y si?

Los asteroides, los planetas rocosos, en fin, hasta nosotros mismos estamos conformados por mucho o poco de todos los elementos de la tabla periódica, los que sabemos se formaron en estrellas de la primera o segunda generación desde el Big- Bang.

Si la inflación, luego del Big-Bang, sucedió a mayor velocidad de la luz, ¿como la gravedad encontró a estos materiales tan lejos, para formar los discos de escombros y gases para constituir los sistemas estelares-planetarios que hoy conocemos y en uno vivimos?

No es una pregunta fútil, porque cuando estalla una nova, o mejor una supernova, los materiales se lanzan en todas direcciones a unos 11.000 kilómetros por segundo. Estos materiales, difícilmente tendrían tiempo para estar disponibles “en el lugar” necesario.

Hace mucho, al escribir mi Cosmogonía, hablaba de dos límites en el Universo en expansión. El que se operaba al disminuir a menos de 1 ° K, la temperatura del espacio, momento en que los fotones se convierten en electrones y se “apagan” las luces estelares –no por la temperatura de los entes emisores, sino por el efecto Rosen-Einstein del entorno espacial- (límite Wydler II) y el postrer confín es cuando el material que se expande alcanza la velocidad de la luz, lugar del cambio de estado; siendo el inicio del Universo retractivo (Wydler I).

Esto delimitaría ciclos de expansión y retracción, entre los Big- Bangs y Big – Crunchs. Pero podría, tal vez, de alguna manera esto suceder en forma más contínua y las primeras oleadas del Big- Bang, alcanzasen a los remanentes postreros del anterior Big- Bang, antes de que llegaran al límite, no solo Wydler I, sino al Wydler II y así encontrar los materiales necesarios para formar la tercera generación de sistemas estelares –planetarios con todos los elementos conocidos. ¡Vaya consideración que nos soluciona otro problema!

Pero esto sería posible porque sabemos que la inflación se operó con “velocidades” diferenciales”, porque habría más masa de la que contabilizamos (no me gusta hablar de las masas “negras”, menos de las “energías oscuras”; todo pasa por “otro andarivel”) y como hemos visto, no darían los tiempos para contar con los elementos necesarios para la actual complejidad universal.

Que se nos presentaría una aparente no equivalencia entre los ciclos expansivos y retractivos de este sistema “retumbante”, bueno…, más adelante trataré esta anomalía.

¿Un universo gemelo antes del Big Bang?

Por Ingeniero Manlio E. Wydler*

¿Qué sucedía antes del Big Bang?

Como he adelantado en mi Cosmogonía, los Universos se suceden infinitivamente cuando la materia traspasa dos tipos de singularidades distintas .

La primera sucede cuando del final de un Universo retractivo (Big. Crunch) se pasa a emerger en un Universo expansivo (Big- Bang).

Dentro de este universo en expansión tenemos la aparición de ondas (frecuencias) , el Universo se ilumina, luego al seguir enfriándose se logra el límite Wydler I, donde a 0.5 ° K, los fotones devienen en electrones y “se apaga la luz de las estrellas”, no por no emitirla, sino por su inmediato enfriamiento y transformación en electrones.

La materia seguirá expandiéndose hasta lograr los 300.000Kmts./seg. Y aquí llegamos al límite Wydler II, donde se sale de este espacio-tiempo y se ingresa a otro Universo contrayente. (Segunda singularidad).

La única fuerza que siempre permanece es la gravedad, que no solo comanda todos los ciclos, sino que también interactúa entre los Universos contiguos (sería esta interacción la “materia y energía oscuras” tan ávidamente buscadas hoy en día, para comprender la aceleración de la expansión).

Como vemos, en cada singularidad, se crea un nuevo espacio–tiempo. Las ecuaciones se igualan (La segunda ley de la termodinámica, no tiene oposición, etc.).

Hasta aquí es donde mis pensamientos han sido inducidos, desde el libro akáshico y por muchos años. Continuar leyendo “¿Un universo gemelo antes del Big Bang?”

Universos Paralelos

Los científicos están convencidos de que existen universos paralelos – de hecho, en realidad puede que existan infinitos de ellos y nosotros estamos viviendo en uno de ellos. En éstos Universos existe el espacio y el tiempo extrañas formas exóticas de materia. Algunos de ellos incluso pueden llegar a contener una copia de nosotros mismos, aunque ligeramente diferente.

Sorprendentemente, los científicos creen que estos universos paralelos existen a menos de un milímetro de distancia de nosotros. De hecho, nuestra gravedad es sólo una señal débil que se escapa de un universo distinto al nuestro. En otro universo, los argentinos podríamos haber ganado la guerra de Malvinas.

Igual pero distinto

Durante años, los universos paralelos fueron exclusividad de cientos de películas de ciencia ficción y libros de fantasía. Un escritor de Ciencia Ficción habría escrito varios años atrás que en un universo paralelo Elvis Presley podría estar vivo o en otro el Imperio Romano todavía podría existir. En ese momento los científicos tildaron de pseudo-científica dicha apreciación, sin embargo ahora parece que la especulación no era lo suficientemente absurda. Los Universos paralelos existen realmente y son mucho más extraños de lo que cualquier escritor de ciencia ficción pudo haber imaginado.

Las 11 Dimensiones

Todo comenzó cuando la teoría de las supercuerdas, el hiperespacio y físicos de la materia oscura se dieron cuenta de que las tres dimensiones que describen el Universo no eran suficientes. En realidad se necesitan al menos 11 dimensiones para describir los fenómenos del Universo. (Hasta ahora).

Finalmente llegaron a la conclusión de que nuestro universo es sólo una burbuja de entre un número infinito de burbujas membranosas que se bambolean como ondas a través de la undécima dimensión. Cada universo puede existir como una burbuja con sus propias leyes físicas.

Paranoia de lo desconocido

En éste contexto, podríamos preguntarnos que puede llegar a suceder cuando dos de éstas burbujas se tocan. Burt Ovrut de la Universidad de Pennsylvania y Paul Steinhardt, de Princeton, creen que éste fenómeno ya ha sucedido y el resultado fue que al golpearse muy fuerte se dió origen a un nuevo Universo, precisamente, el nuestro. Esta idea ha conmocionado a la comunidad científica, ya que si ésto es cierto, la aceptada teoría del Big Bang dejaría de ser la teoría que explica el principio de “Todo” lo conocido. Es muy posible que el Big Bang no sea realmente el principio de todo, después de todo. Para ésta teoría nueva, el tiempo y el espacio existien desde siempre y un Big Bang puede ocurrir en cualquier momento, todo el tiempo.

Por supuesto, esta extraordinaria historia sobre el origen de nuestro universo tiene una incidencia alarmante. Si una colisión empezó nuestro universo, podría ocurrir de nuevo?. Todo es posible en este cosmos extra-dimensional. Tal vez por ahí en el espacio no hay otro universo dirigiéndose directamente hacia nosotros – que sólo puede ser una cuestión de tiempo antes de que choquen.