Las causas de la infertilidad

Muchas parejas tardan en ver cumplido su deseo de ser padres. Las causas de la infertilidad pueden ser múltiples: desde una infección a ciertos hábitos de vida perjudiciales, pero muchas tienen solución.

El estilo de vida, un factor importante

El deseo no satisfecho de tener un hijo es un problema que afecta a los dos miembros de la pareja. Pero no siempre hay detrás una enfermedad. El estilo de vida tiene una gran influencia sobre la fertilidad, sobre todo el estrés, el consumo excesivo de alcohol y de café y el tabaco. Los aspectos psíquicos también pueden afectar negativamente. Además, puden influir un peso muy bajo o un gran sobrepeso, así como tomar determinados medicamentos. Por eso, quien planifica un embarazo debe revisar sus hábitos de vida.
Investigar las causas

Antes de iniciar un tratamiento de reproducción asistida, hay que investigar las causas por las que no es posible concebir un hijo. El ginecólogo estudia el ciclo menstrual de la mujer: mediante una ecografía observa el folículo ovárico en desarrollo. Además, solicita un análisis de sangre para comprobar la presencia de determinadas hormonas, sobre todo la hormona LH u hormona luteinizante, que estimula las células ováricas y desencadena la ovulación. Si el ciclo es irregular, el médico aconsejará un análisis de orina para determinar de un modo más exacto los días fértiles.

El hombre también debe someterse a un examen médico. El andrólogo (por lo general, un urólogo) elabora un seminograma o espermiograma. Consiste en un análisis del semen en el que se valora, sobre todo, la cantidad, la movilidad y la forma de los espermatozoides. Se considera un valor aceptable una cifra de al menos 20 millones de esperamotozoides por mililitro de esperma, de los cuales la mitad deben tener buena movilidad.

Si el análisis del semen no es positivo, se volverá a realizar al cabo de un tiempo. El seminograma refleja las características del esperma en un momento concreto. Algunas circunstancias, como una infección grave, pueden mermar de forma pasajera la capacidad de reproducción. De ahí que deba repetirse. Continuar leyendo “Las causas de la infertilidad”