Métodos no invasivos de ingeniería inversa: Control Mental

Uno de los temas que nos han permitido conocer a los humanos terráqueos, gracias a la ingeniería inversa que se pudo reconstruir con otro de los elementos encontrados en las naves siniestradas extraterrestres es la “corona de mando”.

Uno de los utensillos que más han influido en estas labores es una especie de “corona”, con formas que se ajustan al cerebro humanoide y que poseen unos trapecios visibles, parecidos a gemas que poseen los circuitos impresos. Muchas civilizaciones han copiado estas coronas, solo estéticamente, como signos de majestad y dominio. El que poseía este adminículo tenía “coronita”, era el superior y el que comandaba la nave intergaláctica.

Es así que hace casi tres décadas, que en varias partes del mundo se han realizado interfaces cerebrales para ir, poco a poco controlando diferentes tareas, copiando a este adminículo.

Así se han desarrollado los primeros prototipos de interfaces cerebrales que, en tiempo real, analizaban la actividad cerebral y detectaban ciertos estados mentales del usuario que son transformados en órdenes tales como seleccionar una letra de un teclado virtual o mover una silla de ruedas; en los más modernos se pueden ver recuerdos, circunstancias y retratos verídicos de otras personas. (un aparato de este tipo lo posee Stephen Hawking) Todo ello sin que la persona ejecute ningún movimiento; basta que imagine movimientos de diferentes partes del propio cuerpo, o bien que ejecute mentalmente tareas tales como la relajación, la rotación de figuras geométricas o la selección de palabras que comiencen por la misma letra. Pero, aunque estos primeros prototipos de interfaces cerebrales son recientes, los ensayos iniciales y las ideas básicas datan de los años setenta, cuando se comprobó que los monos podían aprender a regular la actividad eléctrica de sus neuronas y que era posible predecir la dirección de la mirada de una persona a partir de la actividad eléctrica global del cerebro (los así llamados potenciales visuales evocados), todo inspirado en las interfases aliens). Continuar leyendo “Métodos no invasivos de ingeniería inversa: Control Mental”