El Supercluster Laniakea; Nuestro lugar en el Universo

Las galaxias no están distribuidas al azar en todo el Universo, sino que forman parte de una especie de juego cósmico de muñecas rusas. Se encuentran en grupos, como el nuestro, el Grupo Local, que contiene docenas de galaxias, unas veinte, y en cúmulos masivos, donde hay cientos de galaxias, todas interconectadas en una red de filamentos en el que las galaxias se ensartan como perlas.

el supercluster laniakea

Cuando estos filamentos se entrecruzan, aparecen estructuras colosales, llamadas «supercúmulos». Estas estructuras están interconectadas, pero sus límites no siempre están bien definidos.

Ahora, un equipo internacional de astrónomos dirigido por R. Brent Tully, de la Universidad de Hawái en Manoa, ha establecido los contornos del inmenso supercúmulo de galaxias que contienen a la nuestra, la Vía Láctea. Han nombrado al supercúmulo «Laniakea», que significa «cielo inmenso» en hawaiano, en honor a los navegantes polinesios que utilizaban sus conocimientos sobre el cielo para viajar a través de la inmensidad del Océano Pacífico. La investigación aparece publicada en la revista Nature, que le ha dedicado su portada. Continuar leyendo “El Supercluster Laniakea; Nuestro lugar en el Universo”

Un misterio que lleva décadas intrigando a la NASA y la ESA

La ardua tarea de enviar una nave al espacio supone analizar miles y miles de datos y parámetros, utilizando superordenadores para realizar innumerables cálculos con el objetivo de conseguir una precisión exacta. El Universo es una inmensa mesa de billar en la que las bolas se encuentran a distancias enormes moviéndose además a velocidades vertiginosas. En todo este proceso, el más mínimo error puede dar al traste con muchos años de trabajo.

Infografia-de-la-asistencia-gravitatoria-de-la-Mariner-10

Sin embargo enviar una misión espacial desde la Tierra hasta un planeta del sistema solar no es tan fácil como podríamos pensar. Para alcanzar cuerpos planetarios lejanos necesitamos una carga de combustible demasiado alta y los ingenieros espaciales deben aprovechar las carambolas cósmicas que la gravedad les ofrece.

Sin estas maniobras de asistencia gravitatoria las misiones espaciales a muchos planetas hubieran sido virtualmente imposibles. ¿En qué consisten? Bueno, en este caso, explicarlas es mucho más sencillo que realizarlas puesto que a grandes rasgos tan solo se trata de aprovechar la gravedad de satélites o planetas bien para disminuir la velocidad de una nave espacial o bien para relanzarla hacia su destino.

Se llevan utilizando desde la década de los ’70 cuando los técnicos de la NASA utilizaron por primera vez la gravedad de Venus, curiosamente no para empujar sino para frenar la sonda Mariner 10 en su camino hacia Mercurio.

El ejemplo más alucinante de estas maniobras es sin duda alguna la misión interplanetaria de las Voyager 1 y 2, lanzadas en el año 1977 y que aprovecharon un poco frecuente alineamiento planetario que permitió utilizar el tirón gravitatorio de, no uno, sino dos planetas (primero Júpiter y después Saturno) para conseguir su impresionante viaje hacia las profundidades del Sistema Solar.

La sonda Galileo por su parte, supuso ya la perfección en el manejo de estas maniobras de asistencia gravitatoria puesto que se aprovechó del empuje de varias lunas y planetas para llegar a Júpiter. Incluso llegó a orbitar la Tierra utilizando nuestra propia gravedad para adquirir velocidad antes de emprender su vuelo hacia el gigante gaseoso. Continuar leyendo “Un misterio que lleva décadas intrigando a la NASA y la ESA”

Descubren un planeta que vino de otra galaxia

Astrónomos europeos informaron haber hallado por primera vez un planeta en otra galaxia fuera de la Vía Láctea -a la que pertenece la Tierra-, en un informe divulgado en Estados Unidos.

El exoplaneta es ligeramente más grande que Júpiter, que es el mayor del Sistema Solar, y orbita alrededor de una estrella que está a 2.000 años luz de la Tierra.

Se cree que ambos, la estrella y el planeta, son parte de la corriente Helmi, un grupo de estrellas que permanece luego de que su mini-galaxia fuera absorbida por la Vía Láctea unos 9.000 millones de años atrás, señaló el estudio publicado en Science Express.

Los astrónomos pudieron localizar el planeta, bautizado HIP 13044 b, al concentrarse en una “pequeña perturbación en la estrella causada por el tirón gravitacional de un compañero orbital”, señala el estudio.

Para ello usaron un telescopio propiedad del laboratorio europeo en La Silla, en Chile, a una altura de 2.400 m y a 600 km al norte de Santiago. El planeta está bastante cerca de la estrella que orbita y sobrevivió una fase en la que su anfitriona pasó por un crecimiento masivo después de haber agotado su provisión de hidrógeno en el núcleo, una etapa que dentro de la evolución de las estrellas se denomina “fase de gigante roja”.

“El descubrimiento es particularmente intrigando si se considera el distante futuro de nuestro propio sistema planetario, cuando el Sol también se convierta en una gigante roja dentro de unos 5.000 millones de años”, dijo Johny Setiawan, el principal investigador del proyecto del instituto Max Planck de Astronomía.

El exoplaneta (planeta que está fuera del Sistema Solar) completa un órbita cada 16 días, probablemente sea bastante caliente porque está muy cerca de la estrella y tal vez esté en el final de su vida, dijeron los astrónomos.

Glosario

La Silla Paranal Observatory: La Silla Facilities:

La Silla, en la parte sur del desierto de Atacama, a 600 km al norte de Santiago de Chile y tiene una altura de 2400 metros es el hogar de la original de ESO sitio de observación.

Aquí ESO opera tres telescopios principales: el telescopio de 3,6 m, el New Technology Telescope (NTT), y el telescopio Max-Planck de ESO de 2,2 metros. Están equipadas con lo último de los instrumentos del arte ya sea construido por completo por la ESO o por consorcios externos, con una contribución sustancial de la ESO.

Observatorio La Silla está organizando regularmente Visitante Los instrumentos que se unen a un telescopio, por la duración de una carrera de observación y luego se retira del telescopio.

La Silla también alberga telescopios nacional, tales como el telescopio de 1,2 m de Suiza y el telescopio de 1,5 m danés.

Planeta extrasolar:

Se denomina planeta extrasolar o exoplaneta a un planeta que orbita una estrella diferente al Sol y que, por tanto, no pertenece al Sistema Solar. Los planetas extrasolares se convirtieron en objeto de investigación científica en el siglo XIX. Muchos astrónomos suponían que existían, pero no había forma de saber qué tan comunes eran o cómo podrían ser similares a los planetas de nuestro sistema solar. Continuar leyendo “Descubren un planeta que vino de otra galaxia”

El canibalismo estelar

Muy cerca de la Cruz del Sur, que nos marca la dirección del Polo Sur, hay un punto de luz débil, en la constelación del Centauro.

Claudio Tolomeo en su catálogo de estrellas la nombró hace 2 mil años. Recordemos que el veía a todos los cuerpos celestes a “ojo desnudo”.Sin embargo su dimensión es mucho mayor que una estrella y en el 1830 el astrónomo inglés John William Herschel, con su telescopio descubrió por primera vez su verdadera naturaleza, siendo el primer cúmulo globular reconocido. Pese a ello, aun hoy persiste su nombre de estrella.

Con el Hubble y el Gémini (del sur de Chile), se ha descubierto que este cúmulo está constituido por unas diez millones de estrellas, de una uniformidad algo similar en antigüedad y un movimiento estelar en conjunto que las diferencia del resto de la vecindad.

Por descomposición de su luz, se sabe de una notable metalicidad, que denota su vejez. En realidad, se notan dos metalicidades, que presuponen que fueron originadas durante al menos dos brotaciones estelares distintas.

Como sabemos, se llama metalicidad de las estrellas a los elementos traza, distintos al Hidrógeno sean o no metales.

Al ver en detalle la velocidad de rotación de las estrellas de este cúmulo estelar se notó una aceleración cerca de su centro. Denota esto que posee un agujero negro medianamente grande (no es estelar), lo que se explica por su origen de galaxia pequeña.

En fin, esta constelación que sirve, entre otros para múltiples usos de cartografía estelar, de navegación, etc. muestra que lejanos son en realidad sus componentes, solo una virtual “unidad” ( pensemos que el trío estelar Centauro son las estrellas más próximas a nosotros, en tanto este cúmulo está a 17.000 años luz.)

Omega del Centauro es una pequeña galaxia fagocitada por la Vía Láctea, como en “poco tiempo” lo será la Nube de Magallanes.

El canibalismo estelar es norma entre galaxias vecinas, (la más grande incluye a la más chica) donde la gravedad se impone más allá de la inflación de nuestro Universo.

El primer vuelo tripulado a Marte

vuelo tripulado al planeta marteLa agencia EFE informó que La NASA estadounidense ha propuesto a su homónima rusa, Roscosmos, emprender una expedición tripulada conjunta a Marte aprovechando la experiencia acumulada en la Estación Espacial Internacional (EEI).

El vuelo a Marte debe estar a cargo de una tripulación internacional, con empleo de los logros científicos alcanzados en el marco del proyecto de la EEI”, declaró el representante de la NASA en Rusia, Mark Bowman, citado por la agencia oficial RIA-Nóvosti.

Bowman indicó que tal expedición conjunta estaría dirigida por la NASA y Roscosmos, pero contaría además con una más activa participación de la Agencia Espacial Europea (ESA) y de otros países que colaboran en el proyecto multilateral de la EEI.

“Estoy convencido de que la tripulación debe estar integrada por representantes de muchos países”, dijo Bowman, quien insistió en que un viaje a Marte, que la NASA cree imposible antes de 2035, requiere unir los esfuerzos de numerosos estados para coronarse con éxito. Al tiempo, el representante de la NASA subrayó que, antes de emprender un periplo al Planeta Rojo, es preciso completar el proyecto de la EEI y efectuar nuevos vuelos tripulados a la Luna, para acumular más experiencia y material científico y técnico.

Hasta ahora, Rusia planeaba efectuar por su cuenta vuelos a Marte, con el objetivo de enviar naves automáticas en 2015 y tripuladas varios años más tarde, aunque la crisis mundial parece aplazar estos proyectos. Sin embargo, directivos de Roscosmos admiten últimamente que un país no puede afrontar a solas el ambicioso proyecto de un vuelo interplanetario, que requiere aunar experiencia, tecnologías y finanzas de muchos estados.

Rusia, que posee la mejor experiencia de vuelos tripulados de larga duración, ya realiza junto con la ESA simulacros de viajes a Marte para poner a prueba la compatibilidad psicológica y tolerancia de los expedicionarios en condiciones de tan largo aislamiento.

Hace una semana, Roscosmos y la ESA firmaron un acuerdo para emplear los centros europeos de seguimiento para dirigir la nave automática “Fobos-Grunt”, que Rusia lanzará hacia Marte en octubre para instalar una estación automática en su satélite Fobos y traer a la Tierra pruebas de su terreno.

Por su parte, Bowman recordó que la NASA ha aprobado su programa “Exploration”, que prevé completar para 2015 los vuelos de sus transbordadores hacia la EEI, lanzar ese mismo año una nueva nave tripulada Orion y efectuar en 2020 otro periplo a la Luna, con participación de otros países y organismos en esos proyectos.

En otra prueba de su disposición de juntar esfuerzos en la conquista del cosmos, dirigentes de la NASA declararon hace poco que recibirían de buena gana y estudiarían con toda seriedad una eventual propuesta rusa de emprender juntos un desembarco de astronautas en la Luna. EFE

Rayos Cósmicos

Por más de una década, los detectores del observatorio japonés Akeno estuvieron recibiendo rayos cósmicos que no deberían existir. Los rayos cósmicos son cualquier tipo de partícula que viaja por el universo casi a la velocidad de la luz. “Son las energías más altas conocidas en la naturaleza”, dice el doctor en Física de la Universidad de Oxford, Alberto Etchegoyen. Según la teoría de la relatividad de Einstein, cualquier rayo cósmico que llegue a la Tierra desde fuera de nuestra galaxia habrá sufrido tantas colisiones que no superará un máximo determinado de energía. Es el llamado límite Greisen-Zatsepin-Kuzmin. El problema es que algunos de los rayos que se detectaron en el observatorio japonés superaban ampliamente esa carga. ¿Estaba Einstein equivocado?, se preguntan algunos científicos. “También existe la posibilidad de que los rayos provengan de nuestra galaxia, pero no se conoce ninguna fuente que pueda producirlos”, afirma Etchegoyen, quien dirige el detector de rayos cósmicos con mayor superficie del planeta, el observatorio Pierre Auger Sur en la provincia de Mendoza. Financiado por varios países el observatorio fue construido especialmente para arrojar luz sobre los resultados de Akeno. “En caso de que éstos sean correctos, no hay ninguna teoría que pueda explicarlo”.