Bola de fuego que cayó del cielo atemoriza a mayas de Yucatán

La caída de una bola de fuego incandescente que iluminó los cielos del sur de Yucatán causó temor a una comunidad maya ubicada en una de las zonas más marginadas de la localidad.

meteorito-yucatan-290913-3

En el poblado de Ichmul, comisaría del municipio de Chikindzonot, los lugareños estaban a punto de disfrutar de una pequeña función de circo en el centro de la comunidad, cuando súbitamente vieron un objeto envuelto en llamas que caía a gran velocidad del cielo.

La vista era tan luminosa que nadie de los que estaban fuera dejaron de observar el resplandor que se fragmentó cuando éste estaba a punto de tocar tierra, similar al estallido de un juego pirotécnico.

La caída del objeto sucedió a las 8:30 de la noche del domingo, rompiendo con la monotonía de este pequeño poblado.

En ese momento el estallido provocó que la corriente eléctrica se suspendiera, aumentando el temor debido a que en la zona de caída se observaban resplandores azules intermitentes.

Mientras las mujeres se persignaban, el comisario municipal, Floro Koyoc Pech, señaló que al caer el objeto, un fuerte estruendo se escuchó en toda la población, e inmediatamente observaron cómo dentro del monte salía un haz de luz que duró hasta cerca de las 2:00 de la madrugada.

“Cuando esa cosa cayó se escuchó un fuerte ruido, parecido a una máquina de soldar, que permaneció hasta las tres de mañana; algunos subimos al techo de la iglesia para ver qué era, y sólo vimos una gran iluminación dentro del monte que hasta pensamos que se estaba quemando”.

“La gente se asustó mucho porque no sabía qué era y temían que el fuego llegara hasta la población; más tarde, se empezaron a desesperar porque la luz se apagaba y crecía otra vez”, expresaron los jóvenes, quienes relataron cómo los perros no dejaban de ladrar.

Los muchachos aseguraron que la extraña iluminación de dicho objeto se logró observar hasta las poblaciones vecinas, como Saban, Quintana Roo; San Francisco, Peto y el municipio de Chikindzonot.

Hallan objeto no identificado en el monte

A temprana hora del lunes, algunos pobladores se internaron en el monte para tratar de hallar el objeto que provocó el apagón, y grande fue su sorpresa al toparse con piezas extrañas incrustadas en la tierra, dejando en ella varios hoyancos de diferentes tamaños.

Al caer, el extraño objeto se impactó contra dos cables de alta tensión de la CFE, que provocó que éstos se rompieran, pese a ser de un material resistente; incluso, parte del cable quedó fundido y dividido en varios pedazos.

Tras este extraño acontecimiento, aún con cierto temor, los lugareños osaron recoger los fragmentos del objeto y resguardarlo en la comisaría municipal, esperando que alguna autoridad pudiera examinarlos y determinar su origen.

En un arranque de curiosidad, los encargados de la comisaría trataron de unir las piezas para darle sentido a dichos objetos, logrando formar figuras humanoides, cuyas imágenes han causado asombro y revuelo entre propios y extraños. Sin embargo, ninguna autoridad ha intentado explicar si los restos son producto de un asteroide o chatarra espacial.
Posible basura cósmica

El investigador del Instituto Tecnológico de Mérida Eddie Salazar Gamboa aseguró que el meteorito son fragmentos o residuos de meteoritos atraídos por la gravedad de la Tierra y advirtió que el contacto directo con éstos podría ser peligroso para el ser humano.

En entrevista, el académico dijo que este tipo de meteoros por lo general caen en los polos, o bien en aguas marinas y en algunos casos en tierra, como se registró en la mencionada localidad y que ha causado conmoción a sus habitantes.

El investigador explicó que por lo general son pedazos de rocas cósmicas con un hueco en el centro, que se produce como consecuencia de la fricción y la incandescencia que se genera. Estos fragmentos, dijo, contribuyen a fertilizar la tierra donde se depositan después de su caída.

Salazar Gamboa dijo que esos hechos no deben causar alarma entre la población, ya que está demostrado que todos los días caen un promedio de diez o más toneladas de esos fragmentos en nuestro planeta.

Sin embargo, exhortó a la población a no tener contacto con esos objetos debido a que éstos pueden contener material radiactivo y a la larga pueden generar cierto tipo de cáncer.

La Nueva y Misteriosa Pieza Maya

A mediados de 2012, el Gobierno de Mexico difunde una serie de piezas ancestrales pertenecientes a la cultura Maya, muchas de ellas, parecen sugerir objetos discoidales, seres con escafandras y de aspecto levemente humanoide asi como escenas del espacio.

Lo cierto es que entre aquellas piezas, una de ellas fue estudiada por Klauss Dona y Nassim Haramein llegando a sorprendentes conclusiones, la pieza en cuestión es la siguiente

Misterioso Disco Maya descubierto en 2012

Una de las distintas interpretaciones de la misteriosa pieza Maya:

dibujo disco maya interpretacion
El Sol, varios planetas, protuberancias solares y un extraño triangulo negro que inunda la parte central del sol.

Lo curioso de este “grabado espacial” es que solo se puede señir a lo que parece, y entre otras cuestiones, hay una misteriosa mancha negra con forma triangular que aparentemente produce el sol como se ha podido fotografiar por la NASA:

Misteriosa mancha en el Sol

Esa extraña formación aparece representada en la pieza maya y si observamos detenidamente, veremos que al interior del sol parece acceder una nave desde una mancha solar situada en uno de los dos ecuadores hiperdimensionales. Para los que no saben lo que es, les dejo un video que explica todo muy bien:

Constructores destruyen pirámide maya en Belice

Una compañía constructora prácticamente destruyó una de las pirámides mayas más grandes de Belice con retroexcavadoras y topadoras para extraer piedras destinadas a un proyecto de construcción de caminos, dijeron las autoridades el lunes.

Destruyen una piramide Maya

La destrucción de la pirámide Nohmul y la plataforma de su templo, erigidas hace unos 2.300 años, fue detectada la semana pasada, informó el doctor Jaime Awe, director del Instituto de Arqueología de Belice, quien dijo haberse disgustado profundamente al enterarse de la noticia. Sólo una pequeña porción del centro de la pirámide quedó en pie.

El centro ceremonial es el más importante del norte de Belice y está cerca de la frontera con México.

“Es un enorme sentimiento de incredulidad por la ignorancia y la insensibilidad… estaban utilizando esto para llenar caminos”, indicó Awe. “Es como ser golpeado en el estómago, es horrendo”.

Las fotografías de la porción restante mostraban lo que parecía ser una clásica cámara de arcos mayas que colgaba de una sección de la que se habían extraído piedras.

El complejo Nohmul se encuentra en un cañaveral privado y no tiene los márgenes de roca que frecuentemente se observan en sitios reconstruidos o pirámides mejor preservados.

Awe dijo que no era posible que los constructores confundieran la pirámide, que tiene unos 30 metros de alto (100 pies), con una colina natural porque las ruinas son bien conocidas y el paisaje de la zona es llano.

“Estas personas sabían que era una estructura antigua. Simplemente es una insolencia”, agregó.

Fotos del lugar muestran retroexcavadoras retirando los extremos inclinados de la pirámide, dejando un aislado centro de adoquines de piedra caliza en el centro con lo que parece ser una estrecha cámara maya colgando sobre una sección excavada.

“Sólo darse cuenta de que los antiguos mayas adquirieron todo este material de construcción para levantar estas estructuras usando nada más que herramientas de piedra y excavando en la cantera, y que cargaban este material utilizando una faja apoyada en la cabeza”, dijo Awe. “Y pensar que hoy en día contamos con equipos modernos, que se puede ir a excavar en una cantera en cualquier lugar, pero que esta empresa despreció completamente y destruyó completamente el edificio. ¿Por qué estas personas simplemente no se van y excavan en otra parte sin significado cultural? Estoy atónito”.

La policía informó que está investigando y que es posible levantar cargos penales. La ley beliceña estipula que cualquier vestigio prehispánico está protegido por el Estado.