El increible caso de Edward Mordrake

Edward Mordrake era un inglés que tenía un rostro extra en la nuca. De acuerdo a las historias que se cuentan de él, el rostro no podía hablar ni comer, pero podía reír y llorar. Edward suplicó a los médicos que le extrajeran este gemelo demoniaco porque, supuestamente, le susurraba cosas horribles en la noche,[…]