La verdad sobre el platillo volador estrellado en Canadá

El Archivo Nacional de los EE.UU. liberó ésta semana los planos del llamado Proyecto 1794, también conocido como Proyecto “Y”, Silver Bug o WS-606A. O Avrocar, como aparece mencionado en muchos libros sobre ovnis publicados en la década del setenta.

Los Planos Secretos del Proyecto 1794

Los planos de una tecnología, para esa época, futurista, pasan a engordar la gran galería de piezas de museo sobre platillos voladores estrellados: Estos artefactos, diseñados en Canadá, iban a dar la vuelta al mundo a velocidades de vértigo, pero acabaron por desaparecer, antes de alcanzar su mayor auge, principalmente porque su tecnología fue un fracaso.

Planos del Avrocar Planos del Avrocar

El proyecto 1794, impulsado por la Fuerza Aérea de los EE.UU., se eventuraba a construir un platillo volador supersónico, por lo que contrató a la empresa canadiense Avro, para desarrollar el prototipo que requería una inversión total de 3.168.0000 dólares.

En plena Guerra Fría, la USAF estuvo tan envuelta como los medios de difusión, Hollywood y el público en el sueño de los platillos voladores. Las ilusiones militares de ahondar en el tema se han expresado tanto en proyectos de estudio oficial (como los proyectos Sign, Magnet, Grudge y Blue Book) como en su deseo de ganar de mano a otras potencias en el desarrollo de tales artefactos, ya que a las noticias de naves aéreas insólitas en los cielos del mundo le seguía la idea de que la Unión Soviética, por ejemplo, ya podría haber desarrollado esa tecnología.

El memorándum recientemente desclasificado, fechado en 1956, revela planos desarrollados por los técnicos de la empresa canadiense y las desmesuradas ilusiones que cultivaban. “El actual diseño poseerá un rendimiento muy superior al estimado cuando comenzaron las negociaciones del contrato”, asegura el autor del documento. Y decimos “ilusiones”, y no “engaño”, ya que cuesta imaginar que una importante empresa canadiense haya pretendido engañar nada menos que a la Fuerza Aérea norteamericana. (¿O sí?). Continuar leyendo “La verdad sobre el platillo volador estrellado en Canadá”