Anabelle, la historia real de la muñeca maldita

Anabelle pertenece a la marca de muñecas Raggedy Ann, fue creada en 1915; es una muñeca de trapo, con un cabello de lana color rojo, muy característico, y tiene los ojos y nariz como pintados. Su popularidad fue muy grande en esos tiempos hasta la década de los setentas, incluso llegó a ser dibujo animado, y fue protagonista de varias campañas infantiles, como de vacunación.

anabelle la muñeca maldita

La historia de Anabelle, comienza en 1970, cuando una mujer le regaló a su hija Donna (20), quien en ese entonces era estudiante de medicina, una de estas muñecas Raggedy Ann. A Donna le gustó este regalo, y decidió poner la muñeca sobre su cama.

Sin embargo, los hechos extraños continuaron en los días siguientes. Dona se dio cuenta que de vez en cuando, la muñeca parecía desaparecer de un lugar para luego aparecer en otro. Además, la muñeca parecía cambiar de postura sin que nadie la moviera (a veces aparecía de pie, otras arrodillada, en cualquier lugar de la vivienda). Tanto Donna, como su amiga, Angie, con quien compartía el departamento, se dieron cuenta de estos hechos extraños, pero no le tomaron tanta importancia. Continuar leyendo “Anabelle, la historia real de la muñeca maldita”

Reportero es atacado por un fantasma

Los dueños de una casa en Hanover, Pennsylvania, afirman que su hogar está poseído por fantasmas y un demonio. Durante el reportaje llevado a cabo en el lugar por un grupo de investigadores, uno de los fotógrafos fue herido mientras se entrevistaba a la propietaria.

fantasma ataca a reportero

De acuerdo a la noticia publicada en el sitio de Fox News, DeAnna Simpson, la dueña de la casa, ha vivido allí por más de siete años, logrando registrar en ese transcurso de tiempo varias fotos y grabaciones de voces extrañas. Asimismo, está segura que uno de los fantasmas es en realidad un demonio de 2 metros de altura, al cual sostiene haber capturado en foto.

Cuando el reportero gráfico Nick Petrillo ingresó a la casa intentando hacerse con alguna evidencia de lo dicho por los propietarios, sintió que su mano ardía, al mirar notó un rasguño en su muñeca. Simpson asegura que el fotógrafo fue lastimado como señal de advertencia para que ella no cuente la historia.

Pusimos todo en esta casa y no queremos mudarnos, pero si tenemos que hacerlo tendría que ser a un precio que podamos recuperar todo lo que invertimos, afirma Simpson.

Son más de cinco (entidades). Algunas están aquí para protegerme, pero la mayoría son malas, fuerzas oscuras, inhumanas, dice Simpson, que además ha invitado al lugar a sacerdotes, mediums e investigadores paranormales.

El caso sobre esta casa embrujada fue presentado en la TV estadounidense el sábado pasado en el programa The Dead Files que se emite por Travel Channel.

A continuación parte del reportaje en donde se puede observar el momento cuando el fotógrafo sufre la herida… ¿producto de una entidad fantasmal?

“La mujer del angelito” Una leyenda urbana de Córdoba

Los cocheros que hacían el recorrido entre Alta Córdoba y el Centro contaban con singular espanto terribles versiones que les sucedía a la vuelta al bajar por la avenida Roque Sáenz Peña. Decían que una mujer enlutada a la cual no se le veía la cara marchaba por los rieles en pos del tranvía llevando en sus brazos un pequeño ataúd sobre el cual había un candelero con velas de sebo. Adquirió tanta popularidad esta aparición que en las noches invernales se interrumpió por completo el trafico de peatones y los pocos vehículos que se animaban a pasar por la zona lo hacían acompañados por otro, nunca solos”.

imagen de epoca

Así, el 1º de enero de 1926, en una larga evocación sobre la Córdoba de finales del siglo XIX, La Voz del Interior recordaba a la todavía fresca “Mujer del angelito”. La bajada de Alta Córdoba, como se la conocía en tiempos de la aparición paso a ser señalada como la “Bajada del angelito muerto”. El barrio hacia poco que se había incorporado a una ciudad que, ya saturada en los alrededores de la plaza San Martín, se atrevía a subir a los altos. La estación de trenes del Ferrocarril Belgrano fue un punto de atracción.

La evocación del diario sostiene que el fantasma desapareció al instalarse en el barrio el R13 de Infantería, aquel cuerpo de artilleros que peleo en la intentona revolucionaria radical del 4 de febrero de 1905.
Pero para Azor Grimaut, en su libro Duendes en Córdoba, aun hasta 1915 se hablaba de la “Mujer del angelito”. Entonces, los niños pequeños fallecidos eran tenidos como angelitos y sus velorios eran toda una tradición festiva, celebratoria. Para ellos, los féretros se pintaban de blanco y ese era el color del cajoncito que transportaba la mujer.

Cuenta Azor Grimaut: “El viaducto ferroviario, de noche parecía un enorme bostezo interminable. A los dos lados de la bajada se levantaban como murallones los cortes de las dos grandes barrancas de greda y arena colorada. El transito de vehículos, especialmente pasadas las 11 de la noche, no era nutrido, aunque de tarde en tarde la sensación de que intentaba iniciarse, cuando el tranvía a caballo, mas popularmente conocido como “la carreta”, trabajosamente , por el agotamiento de las bestias, iniciaba su ascenso en dirección al norte. Mayorales y cocheros difundieron la versión (de la Mujer del angelito), que no dejo de preocupar hondamente a los supersticiosos, de que, regresar, siempre en el ultimo viaje cuando nadie -aparte de ellos- ocupaba el vehículo, se aparecía, corriendo por el terreno existente entre los rieles, delante de los caballos, una mujer de traje oscuro -quizás negro-, llevando en brazos un cajón fúnebre de angelito…”

El fantasma, según la versión, se deslizaba de acuerdo a la velocidad del tranvía y finalmente a corta distancia del viaducto antes citado desaparecía como desvaneciendose.