El ADN humano más antiguo contradice la teoría de la evolución

La lectura de una parte del genoma de un individuo que vivió hace 400.000 años en la actual España desvela un parentesco inesperado con un grupo humano siberiano desconocido hasta 2010 e inaugura una nueva era en el estudio de la evolución.

ADN

Un humano que vivió hace 400.000 años entre osos y leones en lo que hoy es la península Ibérica ha puesto patas arriba, una vez más, lo que se sabe sobre la evolución humana. El análisis de dos gramos de su fémur, sepultado durante todos esos milenios en la Sima de los Huesos de la sierra de Atapuerca (Burgos), muestra que su ADN está relacionado con los denisovanos, un nuevo grupo de humanos descubierto en 2010 a partir de un par de dientes y un minúsculo hueso del dedo meñique desenterrados en una cueva de Siberia (Rusia).

El hallazgo es una sorpresa monumental. Sería como encontrar fuera de contexto una persona negra con un apellido vasco, según el ejemplo del paleontólogo Ignacio Martínez, coautor de la investigación.

ADN antiguo contradice la teoria de Darwin

El grupo humano de la Sima de los Huesos, clasificado como Homo heidelbergensis, posee rasgos neandertales, así que se esperaba que su ADN estuviera relacionado con esta otra especie humana, extinguida hace unos 30.000 años en sus últimos reductos del sur de la península Ibérica. Sin embargo, el ADN, el más antiguo leído hasta la fecha, muestra un parentesco inequívoco con los denisovanos, cuyos únicos restos se han encontrado a miles de kilómetros de España. Continuar leyendo “El ADN humano más antiguo contradice la teoría de la evolución”

Descubren nueva especie humana : El Hombre Ciervo Rojo

Un grupo de científicos australianos y chinos ha descubierto unos restos humanos que podrían sugerir la existencia de una nueva especie. Los cráneos parciales y otros fragmentos de huesos, hallados en dos cuevas del suroeste de China, pertenecen al menos a cuatro personas y se estima que tienen “sólo” entre 14.300 y 11.500 años de antigüedad.

El Hombre Ciervo Rojo

Lo que sorprendió a los científicos fue la extraordinaria mezcla de rasgos anatómicos primitivos y modernos. Sus fósiles han sido presentados en lapublicación científica PLoS ONE. Bautizados como ‘hombre del ciervo rojo’(red deer, en inglés) por alimentarse de ese animal son los restos de seres humanos “modernos” que menos se parecen al hombre moderno.

Estos individuos se diferencian de los humanos modernos en sus mandíbulas salientes, grandes molares, cejas prominentes, cráneos gruesos, caras planas y narices anchas. “Estos nuevos fósiles podrían ser de una especie previamente desconocida, una que sobrevivió hasta el final de la Edad de Hielo, hace unos 11.000 años”, explica el profesor Darren Curnoe, de la Universidad de Nueva Gales del Sur. Pero, añade, “también podrían representar una migración muy temprana y desconocida hasta ahora de los humanos modernos fuera de África, una población que pudo no haber contribuido genéticamente a la evolución de la gente que vive en la actualidad”.

Fuente : Esencia21

La evolución y los astronautas ancestrales

Los mitos y leyendas quieren decir algo, pero por diversos factores distan de explicar realidades.

Cuando el génesis habla de los hijos de los hombres y de los hijos de dios, si se razona un poco, muestra algo que siempre se pasó por alto, que una estirpe humana era de factura animal, natural-hoy sabemos evolutiva- y otra una modificación realizada por dios, sus ángeles o algo no terrestre y venido desde el cielo: que generó a los hombres modernos.

Les muestro esta investigación, que seguramente direccionará sus mentes a pensar algo semejante o mejor, que me gustaría que en los comentarios me lo relataran.

Análisis complementarios en los genomas de Humanos y chimpancés han indicado que esta bifurcación evolutiva fue compleja, con posibles cruces entre los ancestros de ambas especies, señala el Broad Institute en un comunicado. (Nature).

El Broad Institute es un centro de investigación que aúna los esfuerzos del Massachussetts Institute of Technology (MIT), de la Universidad de Harvard y del Whitehead Institute.

Para intentar comprender mejor la evolución de los humanos a partir de los chimpancés, un equipo de investigadores del Broad Institute, liderados por David Reich, un profesor del Departamento de Genética de la Harvard Medical School, examinó los genomas de ambas especies.

Las diferencias entre las secuencias del ADN del hombre y el mono fueron el resultado de mutaciones genéticas, que a menudo se acumularon en proporciones estables. Por esa razón, a partir de ellas se puede conocer el tiempo que ha pasado desde la diferenciación entre una especie y otra.

Los investigadores del Broad Institute compararon directamente las secuencias completas de los genomas de humanos y chimpancés, así como la información parcial de los genomas de otros primates, como los gorilas, los orangutanes y los macacos. A partir de todos los datos, escudriñaron las variaciones genéticas y la “edad” de los genes en localizaciones concretas dentro del genoma humano completo. Esto les permitió determinar el grado de madurez presente en todos nuestros genes, una que no había sido posible descubrir en estudios previos (observación clave).

Los resultados fueron inesperados en lo que se refiere a cómo nos separamos de nuestros parientes más cercanos: los chimpancés. Indican que la estructura de población existente en la época en que los humanos y los monos se diferenciaron unos de otros era distinta a cualquier población de monos actual. Reich y sus colegas deducen, por tanto, que algo muy extraño sucedió en ese momento. Continuar leyendo “La evolución y los astronautas ancestrales”

Musarañas : Una teoría china sobre la Evolución

La China está completando muchos lugares vacíos de los estamentos de la Evolución. Hace lustros descubrieron marsupiales que se alimentaban de huevos y crías de dinosaurios y que acompañaron en otro sitio del mundo a los cocodrilos galopeadores (de Brasil) en la tarea de exterminio, ya que los dinosaurios vieron disminuir por estos motivos su descendencia hasta desaparecer. (Poco a poco se encontrarán también las especies que al mutar se encargaron de estas tareas de exterminio).

Los Chinos encontraron a esta pequeña musaraña que viene a completar otro capítulo en la historia que termina en nosotros.

Hoy, son de porte pequeño, terrestres y algunas subacuáticas, Son los mamíferos más activos que existen. Cazan su alimento tanto de día como de noche. Muchas de las especies, en especial las europeas comen su propio peso en insectos diariamente, pueden llegar a morir si pasan más de cuatro horas sin comer. Su alimento se basa en invertebrados aunque pueden llegar a cazar y comer pequeños vertebrados tales como ratones de campo lagartijas e incluso (siendo casos excepcionales) de ratas.

Se defienden de sus depredadores mediante unas glándulas odoríferas, que las convierten en un plato poco atractivo, aunque son depredadas por las aves que tienen un sentido del olfato débil, como las lechuzas o las aves rapaces. Algunas especies de musaraña tienen saliva venenosa.

Hoy en día las hay mamíferos propiamente dichos y también marsupiales . Continuar leyendo “Musarañas : Una teoría china sobre la Evolución”

La evolución : De los piés a la cabeza!

No fué el cerebro, ni las manos, ni la columna, ni la pelvis, las que nos hizo humanos, sino los pies, así dejamos de ser cuadrumanos.

Es probable que el antecedente más alejado entre el género Homo fuera el llamado Toumai (7 millones de años) parecido a un chimpancé, pero que caminaba generalmente erguido y su pie comenzaba a tener el metatarso del pulgar algo más extendido, o sea tenía una apariencia menos cuadrimana. Los huesos encontrados son tan pocos que aún no hay seguridad en ello.

El siguiente eslabón, también africano, es el Orrión tugeniensis, datado de hace 6 millones de años, con muy pocos datos certeros.

Ardipithecus ramidis, con 5,8 millones de años, de caminar erguido y de pie casi humano, al igual que el Ardipithecus ramidus, cuyo metatarsiano (huesos datados en 4,4 millones de años) hueso correspondiente al pie encontrado en el yacimiento etíope del valle de Afar demuestra que el ser al cual pertenece probablemente se desplazaba con sus miembros inferiores como un homínido neto.

Australophitecus ananensis (4 millones de años), como su sucesor el A. aferensis (3,5 millones de años), ya poseen los pies muy parecidos a nosotros, aunque por el tipo de pelvis, en especial el primero todavía pasarían mucho tiempo en los árboles.

Australopithecus africanus (de 3 a 2 millones de años), muy similar al anterior, pero del sud de África, de marcha totalmente erguida, pero pasaba todavía mucho tiempo sobre los árboles. Tien los incisivos juntos y los caninos chicos como nosotros. Los pies ya son como los nuestros.

Homo habilis (1,8 millones de años) y Homo antecesor (800.000 de años) en lo referente al bipedismo y sus pies son iguales a nosotros.

Lo que significa que el camino evolutivo que lleva hacia nosotros, se desarrolló rápidamente en lo referente a los pies y más tardíamente en lo referente a las manos, la columna, la pelvis y, por supuesto la complejidad del cerebro.

Esta búsqueda se me ocurrió al ver un documental en la que toda una tribu presentaba una anomalía, era un defecto que aparecía puntualmente en ese lugar por efecto de una intensa consanguinidad.

Los que tenían pie de simio, caminaban con extrema dificultad. Continuar leyendo “La evolución : De los piés a la cabeza!”

La teoría de Darwin, en Jaque

Una de las ideas principales que sustenta toda la teoría de Darwin, es que a lo largo de los años solo han sobrevivido las especies más fuertes. Sin embargo, una reciente publicación de la revista Nature, cuestiona éste principio.

Un grupo de investigadores ingleses de las Universidades de Exeter y Bath, en conjunto con especialistas de la San Diego de los Estados Unidos, demostraron en éste trabajo que la biodiversidad puede evolucionar donde previamente se creía imposible.

El trabajo representa un nuevo enfoque al estudio de la evolución que eventualmente puede conducir a una mejor comprensión de la diversidad de bacterias que causan enfermedades humanas.

Hasta el momento, se cree fielmente que en cualquier hábitat determinado debe surgir una especie más fuerte que con el tiempo dominará para excluir a todas los demás. Este es el conocido principio de la supervivencia del más fuerte. Los ecólogos se refieren a menudo a la idea del “principio de exclusión competitiva” que predice que los entornos complejos son necesarios para apoyar a las poblaciones complejas y diversas.

Robert Beardmore, quien ejerce la profesión de profesor e investigador en la Universidad de Exeter, dice: “Los microbiólogos han puesto a prueba este principio mediante la construcción de ambientes muy simples en laboratorio para ver qué pasa después de que cientos de generaciones de evolución bacteriana, cerca de 3.000 años en términos humanos. Se pensaba que sólo el genoma de las bacterias más aptas permanecería, pero ese no fue el resultado. Los experimentos generaron una gran cantidad de diversidad genética inesperada”.

Esta biodiversidad en un tubo de ensayo fue objeto de controversia cuando se observó por primera vez y fue explicado con afirmaciones de que la falta de tiempo había impedido ver surgir a una bacteria claramente ganadora. La nueva investigación muestra, sin embargo, que en los experimentos no se encontraron anomalías.

El profesor Laurence Hurst, de la Universidad de Bath, dijo: “La clave para el nuevo entendimiento es la comprensión de que la cantidad de energía que los organismos obtienen de su alimento depende de la cantidad de alimentos que tienen. Dadles comida abundante y la usarán ineficientemente. Cuando combinamos esto con la idea de que los organismos con diferentes estrategias de utilización de los alimentos también se ven afectados de diferentes maneras por las mutaciones genéticas, entonces descubrimos un nuevo principio, una en el que tanto ser fuerte como no serlo coexisten de forma indefinida”.

El doctor Ivan Gudelj, también de la Universidad de Exeter, dijo: “Los fuertes usan bien el alimento pero no son resistentes a las mutaciones, mientras que los menos eficientes, los consumidores no aptos o menos fuertes, son mantenidos por su resistencia a la mutación Si hay una baja tasa de mutación la regla de la supervivencia funciona, pero si no es así, mucha de la diversidad puede mantenerse”

En cuanto a los experimentos enigmáticos sobre las bacterias, los investigadores concluyen que su tasa de mutación parece ser lo suficientemente alta para que organismos fuertes y menos en forma puedan manternerse.

Evolución: De donde venimos?

Desprendimiento genético

La teoría más aceptada es que los chimpancés son los más cercanos genéticamente al hombre, pero hace poco se ha establecido una nueva teoría que modifica en mucho este concepto.

La Biología de estas especies nos comunica lo siguiente:

El grupo de los grandes monos antropoides apareció en el Oligoceno, período durante el cual vivían en África los géneros Propliopithecus y Oligopithecus. A partir del primero se diferenció un género que hizo su aparición en Europa durante el Mioceno medio, hace unos 12 millones de años: Pliopithecus, que suele considerarse como un hilobátido, es decir, perteneciente a un linaje que se separó hace unos 15 millones de años del tronco de los grandes antropoides y que dio lugar a los actuales gibones. Antes de esta separación, pero también en el Mioceno inferior, apareció en África de género Dryopithecus, representante de un grupo –los driopitecinos- que reúne formas estrechamente emparentadas con los póngidos y orangutanes y con los homínidos actuales. A lo largo del Mioceno, este género fue invadiendo Eurasia, donde se diversificó en múltiples especies, subgéneros e incluso géneros. .

A partir de Dryopithecus, el registro fósil es más fragmentario. Sabemos que el linaje de los orangutanes, iniciado según parece con Sivapithecus, se diferenció del tronco común hace unos 12 millones de años. También sabemos que los gorilas se diferenciaron del tronco general de nuestros antepasados hace unos 8 a 10 millones de años. Pero no sabemos con certeza si el linaje de los chimpancés se separó del nuestro hace 5 ó 6 millones de años, entre otras cosas porque no se han encontrado los fósiles que permitan afirmarlo. Entretanto, el fósil más antiguo en nuestro propio linaje es Ardipithecus ramidus, que apareció hace unos 4,5 millones de años. A partir de este último se diferenciaron los australopitecos, en particular Australopithecus afarensis, A. anamensis y A. africanus, que han sido sucesivamente invocados como nuestros ancestros más directos. Continuar leyendo “Evolución: De donde venimos?”

Creación de las nuevas especies

En este artículo enfocaremos nuestra visión en dos lugares bastantes distintos: Uno sobre la tierra y otro en el agua.

Las aves de las islas Galápagos (América) y los peces del Lago Victoria y los cercanos (en África.)

En la ilustración se notan algunos de los cambios que una sola especie, produce gradualmente con los años, adaptándose al entorno donde nace. Esto es muy notable en animales complejos y de generaciones de rápida sucesión, anuales al menos.

Esta observación genial, en el lugar apropiado, (las islas Galápagos se encuentran en el Océano Pacífico, a 1000 kilómetros de las costas de la República del Ecuador) fue el elemento principal que inspiró en Charles Darwin su extraordinaria teoría. (Variaciones en los pinzones de Darwin, aves del tipo de los gorriones comunes).

No es dable observar esta particularidad en especies que poseen grandes lugares físicos para su desarrollo y con hábitat similares, además con menores tasas de reproducción.

Por ejemplo, también es extraordinaria la evolución que en un hábitat acotado, como en un lago, donde también puede hacerse la evolución. Una sola especie de pez, al ir ocupando un nicho diferente del hábitat, va en sucesivas generaciones, acumulando tantas diferencias que en algunos años pueden dar variedades de la especie y en algunos siglos, reales especies diferentes, que en ciertas condiciones han permitido la existencia viable de modificaciones genéticas de tal grado que interrumpen la inter-fertilidad.

En los Lagos Malawi, Tanganica y Victoria, existen unos peces cíclidos, de agua dulce, tropicales y de hermosos colores. El antepasado común en los tres lagos, era un habitante del fondo, que para poder colonizar todos los lagos ha creado diferencias en el tamaño de sus cuerpos, de su forma de incubación, del mayor tamaño de sus huevos, el menor cantidad de puestas, etc.,

Estrategias que les han permitido estar presentes en todos los nichos posibles.

Se repite el hecho en los tres lagos, pero es menos notable esta evolución en el Lago Victoria de más cercana creación. Lo que demuestra lo rápido que el medio externo influye en la mayor reproducción del acerbo alélico, natural heredado o fruto de diversas modificaciones y mutaciones, pero de cualquier forma, un cierto tiempo parece ser estrictamente necesario.

Existe un pez “espinoso”, que habita el mar originalmente, pero que ha colonizado las aguas dulces, transformándose en otra especie, con pérdida de placas óseas, aumentado su tamaño y cambiando sus hábitos alimenticios. Se lo ha estudiado tanto que se ha identificado un alelo en los genes, como responsable de estos cambios.

Como vemos, la creación de nuevas especies, en ciertas condiciones, pueden operarse bastante rápidamente, demostrando la plasticidad de lo viviente para acomodarse a un mundo cambiante y pletórico de violentos encontronazos.

Fruto de esta capacidad radiativa ha dado el mundo que nos rodea ¡y a nosotros mismos!