Curiosidades del Sistema Solar y nuestra Galaxia

El cometa Rosetta en comparación con la ciudad de Los Ángeles

El Universo es tán grande o será que nosotros somos muy pequeños?. Una pregunta que solemos realizarnos cuando durante una noche cualquiera, alzamos nuestra vista al cielo y contemplamos la magestuosidad de las estrellas invadiendo toda la extensión del firmamento. Debajo, queremos compartir algunas imágenes que comparan las dimensiones de los planetas de nuestro Sistema Solar y de algunas de las galaxias conocidas por nuestros científicos.

 El cometa Rosetta en comparación con la ciudad de Los Ángeles

El cometa Rosetta en comparación con la ciudad de Los Ángeles Continuar leyendo “Curiosidades del Sistema Solar y nuestra Galaxia”

La CNN reconoce la existencia de Nibiru

La CNN reconoce que el Sol es parte de un sistema binario, cuyo hermano es una Estrella Marrón que contiene al mítico Planeta X o Nibiru.

Pese a las innumerables presiones, la aparente verdad finalmente ha llegado hasta la propia CNN. Sin importar la censura, y aunque sea durante unos breves 32 segundos, la CNN, ha conseguido captar la atención de los más escépticos, incluso de aquellos que no deseaban que esta información saliera a la luz. Continuar leyendo “La CNN reconoce la existencia de Nibiru”

Cuantas estrellas hay nuestra galaxia?

La Vía Láctea es una galaxia espiral en la que se encuentra nuestro Sistema Solar, el que alberga nuestro Planeta tierra. Segun los estudios más recientes posee una masa de 1012 masas solares y es una espiral barrada; con un diámetro medio de unos 100.000 años luz, se calcula que contiene entre 200 mil millones y 400 mil millones de estrellas.

La distancia desde el Sol hasta el centro de la galaxia es de alrededor de 27.700 años luz (8.500 pc, es decir, el 55 por ciento del radio total galáctico). La Vía Láctea forma parte de un conjunto de unas cuarenta galaxias llamado Grupo Local, y es la segunda más grande y brillante tras la Galaxia de Andrómeda (aunque puede ser la más masiva, al mostrar un estudio reciente que nuestra galaxia es un 50% más masiva de lo que se creía anteriormente.)

El nombre Vía Láctea proviene de la mitología griega y en latín significa camino de leche. Ésa es, en efecto, la apariencia de la banda de luz que rodea el firmamento, y así lo afirma la mitología griega, explicando que se trata de leche derramada del pecho de la diosa Hera. Sin embargo, ya en la Antigua Grecia un astrónomo sugirió que aquel haz blanco en el cielo era en realidad un conglomerado de muchísimas estrellas. Se trata de Demócrito (460 a. C. – 370 a. C.), quien sostuvo que dichas estrellas eran demasiado tenues individualmente para ser reconocidas a simple vista. Su idea, no obstante, no halló respaldo, y tan sólo hacia el año 1609 de la era común, el astrónomo Galileo Galilei haría uso del telescopio para observar el cielo y constatar que Demócrito estaba en lo cierto, ya que adonde quiera que mirase, aquél se encontraba lleno de estrellas.

Por si ésto fuera poco hay mas de 100.000 millones de Galaxias similres a la Via Lactea en todo el Universo.

Fuente: Actividades Paranormales

La importancia del número OCHO

Parece que la relación de nuestro Sol con el planeta Tierra adopta muchos aspectos, se ha descubierto otra:

Existe un portal que comunica a la Tierra con el Sol llamado “Evento de Flujo de Transferencia” o FTE por sus siglas en ingles (Flux Trasferent Event). Hace algunos años se pensaba que no existía, sin embargo, las pruebas muestran todo lo contrario. Este portal conecta a la Tierra con el Sol situada a unos 150 millones de kilómetros, formando un tubo del tamaño de la Tierra del lado donde es de día.

Toneladas de partículas de alta energía podrían fluir a través de este portal antes de que se cierre nuevamente. Desde hace tiempo se sospechaba que la Tierra y el Sol deberían de estar conectados de alguna manera. La magnetósfera de la Tierra, (la esfera magnética que rodea a nuestro planeta) está llena de partículas del Sol que llegan a través del viento solar y penetran en las defensas magnéticas de la Tierra.

Antes se solía pensar que esta conexión era permanente y que el viento solar podría estar “goteando” a nuestro planeta en forma constante. Sin embargo no es así. Las conexiones no son constantes y normalmente son breves pero con una conectividad muy dinámica.

El campo magnético de la Tierra se une con el campo magnético del Sol cada 8 minutos aproximadamente, formando un portal con forma de cilindro tan grande como la Tierra, por el cual pueden fluir las partículas. Las cuatro sondas Clúster de la ESA y cinco sondas Themis de la NASA han volado alrededor de estos cilindros, detectando y midiendo las partículas.

El físico espacial David Sibeck piensa que existen dos tipos de FTE’s, activos y pasivos. Los FTE’s activos permiten un flujo dinámico y fácil de las partículas a través de él, y los FTE’s pasivos ofrecen una mayor resistencia ya que su estructura interna no permite el paso fácil de las partículas y los campos. Sin embargo queda una pregunta sin responder. ¿Por qué se forman estos portales cada 8 minutos? Esto es todavía un misterio (NASA).

Aunque al parecer no está relacionado, es curioso que la luz del Sol tarda 8,18 minutos en llegar a la Tierra. Pensando un poco por fuera del pensamiento científico e incursionando en la sincronía simbólica, tal vez los portales magnéticos reflejan un ritmo cósmico -de inhalación o pulsación: una puerta que se abre y se cierra cada 8 minutos; también, una armonía matemática: el 8 como número que rige la relación entre nuestro planeta y su fuente de energía.

La forma del número 8 remite a dos cosas: a un par de serpientes enroscadas, como en el caduceo de Hermes de la mitología, y también a las órbitas de los cuerpos celestes (astronomía).

Es posible seguir razonando y pensar que cada 8 minutos recibimos un paquete de alta energía del Sol, el cual podría re-configurar nuestro propio campo electromagnético y quizá hasta nuestras células. Como si cada 8 minutos hubiera una ola luminosa en el mar del aire y nosotros, como un surfer que aguarda el momento preciso sobre su tabla, podemos deslizarnos por esa ola hacia la playa.

El trabajo de Paul LaViolette demuestra que el centro de la galaxia emite olas de rayos cósmicos y rayos gamma a diferentes intensidades según un comportamiento cíclico. Estos rayos penetran la heliósfera y hacen que el sol a su vez emita rayos cósmicos que penetran la magnetósfera de la Tierra. Cada tanto el centro de nuestra galaxia emite una “superola” de partículas de alta energía, la cual podría ser responable de los grandes cambios climáticos en la historia de nuestro planeta. LaViolette calcula que en los próximos 100 años una de estas superolas debería de estar llegando a nuestro sistema solar. Alrededor de 8 minutos después estaría entrando en nuestra atmósfera transformando la faz del planeta (Pijama Surf).

Desde el punto de vista akáshico, sería este un efecto de pulsión magnética del tipo que se emplea en el cañón de Gauss y el tiempo de pulsión magnética tiene relación entre las producciones magnéticas entre el Sol (restadas del de otros actores del sistema que posean estos portales: planetas con portales) y la de la Tierra, en forma similar en lo magnético de lo que acontece en lo eléctrico en la descarga electrónica que efectúa un condensador.

Habrá que esperar el redondeo de este tema en futuros descubrimientos y si tienen más de una utilidad-que podamos aprovechar-.