La enigmática casa de la tía Toña

Muchos creen que es una leyenda, pero lo cierto es que la casa conocida como de la tía Toña existe en realidad. Se encuentra en el bosque de Chapultepec en México. En vuestro tejado está el creeros las historias que versan sobre ella. Cuenta la leyenda que la tía Toña mató a numerosos niños sin hogar que había cobijado durante semanas en su casa. Desde entonces las almas de los niños permanecen atrapadas en la casa y no son pocos los que dicen haber visto a la anciana en ella.

La casa de la tía Toña

tiene lugar en un inmueble ubicado en la tercera sección del Bosque de Chapultepec, el parque urbano más grande de América Latina, más precisamente en cercanías del panteón Dolores, en la Avenida Constituyentes. La casa, que se encuentra deshabitada, es visitada permanentemente por curiosos que quieren saber si hay algo de verdad en la leyenda de la tía Toña. Continuar leyendo “La enigmática casa de la tía Toña”

Creepypastas : La Entrada de La Mente

En 1983, un equipo de científicos profundamente devotos conducieron un experimento radical en una instalación no revelada. Los científicos habían teorizado que un humano sin acceso a ningún sentido o forma de percibir estímulos sería capaz de percibir la presencia de Dios. Ellos creían que los cinco sentidos nos nublaban nuestra consciencia de la eternidad, y sin ellos, un humano podría establecer contacto con Dios a través del pensamiento.

Acceso a la mente

Un hombre anciano que clamaba “no tener nada más por lo cual vivir” fue el único sujeto de prueba que se ofreció como voluntario. Para quitarle todos sus sentidos, los científicos realizaron una compleja operación en la cual cada conexión de los nervios sensoriales al cerebro fue cortada quirúrgicamente. A pesar de que el sujeto a prueba conservó la función muscular completamente, no podía oír, ver, oler, saborear o sentir. Sin ninguna manera con la cual comunicarse, o incluso sentir el mundo exterior, el estaba sólo con sus pensamientos.

Los científicos lo monitorearon mientras el hablaba sobre su estado mental en desordenadas y arrastradas frases que apenas podían oírse ya que el no podía oírse a sí mismo tampoco. Luego de cuatro días, el hombre afirmó estar escuchando voces silenciosas e incomprensibles en su cabeza. Suponiendo que se trataba de un inicio de psicosis, los científicos le prestaron poca atención a las inquietudes del hombre. Continuar leyendo “Creepypastas : La Entrada de La Mente”

La ciudad fantasma de San Zhi, Taiwán.

En los años 70 en esta isla china empezaron la construcción de una ciudad que tenía que albergar un complejo vacacional de estilo futurista para turistas acaudalados. Sin embargo, pronto se hizo evidente que el lugar estaba maldito.

San Zhi Ciudad fantasma y abandonada

Decenas de trabajadores murieron en la zona en extrañas circunstancias. La apoteosis final del lujoso proyecto fue un tifón, que arrasó la zona, provocando graves pérdidas. El complejo se ha convertido en una ciudad fantasma muy popular entre los turistas. Los residentes cercanos aseguran que la ciudad está poblada por espíritus malignos.

En los años 70, un grupo promotor de Taiwan comenzó la construcción de un complejo vacacional en la isla china, entre las localidades de Damshui y Baishawan, conocido como San Zhi. Durante su construcción un tifón arrasó la zona, provocando graves pérdidas. Los promotores no pudieron hacer frente a este imprevisto y se declararon en bancarrota, abandonando el complejo, que nunca se llegó a poner en funcionamiento.

Desde entonces, esta especie de pueblo abandonado alimenta las leyendas y de paso se ha convertido en una atracción turística que atrae a cientos de curiosos.

¿Abandona? o habitada por otros seres

Algunos aseguran que la ciudad está habitada por extraños seres, aunque en este caso no se trata de extraterrestres, sino de temibles fantasmas. Continuar leyendo “La ciudad fantasma de San Zhi, Taiwán.”

Poveglia, la isla maldita

Poveglia es un isla situada en los lagos de Venecia, cerca de Lido. Esta isla, supuestamente maldita, fue el escenario de uno de los episodios más espantosos que la humanidad ha conocido.

poveglia isla venecia

Durante el siglo XV la peste asoló Europa y Venecia no fue una excepción, de hecho, la humedad, el aislamiento geográfico y el ir y venir de los mercaderes hicieron que la peste se cebara de forma especial con su población.

La situación se hizo insostenible, ante la imposibilidad de enterrar tantos cuerpos, por lo que se empezaron a apilar en las calles, provocando que el olor a muerte invadiera el aire veneciano. Además, eran nuevos focos de infección que afectaban a aquellos ciudadanos que no estaban enfermos.

Las autoridades de Venecia, ante este panorama, decidieron trasladar los cadáveres a la aislada isla de Poveglia.
Pero pese a que los cadáveres habían sido retirados, el impacto de la peste seguía haciendo estragos entre los venecianos, y ante esta situación, se tomó una terrible decisión: Todo aquel que mostrase el más mínimo síntoma de infección seria trasladado y abandonado en la isla.

Cuando la epidemia cesó, la isla se olvidó, permaneciendo maldita y sin que nadie la volviera a visitar hasta 1922, cuando se inauguró un psiquiátrico en la isla.

Continuar leyendo “Poveglia, la isla maldita”

El laberinto de la muerte del Dr. Holmes

“Nací con el maligno como mi patrón a un lado de la cama cuando vine al mundo y ha estado conmigo desde entonces…”. H. H. Holmes

El 1° de mayo de 1893 se inauguró en Chicago la Exposición Universal, que debía reflejar el gigantesco progreso de la humanidad en las industrias y en las ciencias. Era la edad de la seguridad. Y del optimismo. Por esos días, abrió sus puertas en la ciudad de los vientos un fastuoso hotel. La obra fue proyectada por un tal Campbell y realizada bajo la dirección de un tal doctor Holmes. Ambos tenían un rasgo común: no existían. Habían sido creados por un tal Herman Webster Mudgett, quien recurrió a ese arbitrio para estafar a albañiles y proveedores de materiales de construcción y equipamiento del suntuoso establecimiento.

Si el aspecto exterior del edificio era por lo menos extraño, su interior era inquietante: toda su estructura estaba horadada por pasadizos secretos, trampas, espejos que permitían ver cuanto acontecía en las habitaciones, y hasta cañerías de gas colocadas debajo del parquet, que se accionaban desde el subsuelo y hacían posible que los huéspedes pasasen involuntariamente del sueño diario al sueño eterno.

Si los clientes hubiesen tenido oportunidad de echar un vistazo a los sótanos, seguramente se habrían marchado sin detenerse a recoger sus equipajes. Porque hubiesen descubierto un horno crematorio, una tinaja con ácido sulfúrico, una mesa de disección anatómica, con decenas de bisturíes, sierras y otras herramientas relativamente afines con la industria hotelera. Si nadie se preocupaba por las desapariciones, menos intriga despertaban las cartas falsificadas que enviaba a los familiares de sus huéspedes para que sus familiares o socios les girasen más fondos, porque lo estaban pasando bomba.

Con, probablemente, unas doscientas muertes sobre la conciencia, este Barba Azul sádico y obseso sexual puede considerarse, en la lista de premios de los grandes criminales, como una especie de “recordman” en todas las categorías. Su mansión del suburbio de Englewood en Chicago -el Holmes Castle- es aún hoy la casa de matar más sofisticada de toda la historia de la criminología.

El Dr. Holmes, cuyo verdadero nombre era Herman Webster Mudgett, nació en 1860 en Gilmanton, en una honrada y muy puritana familia de New Hampshire. Muy pronto manifestó hacia las mujeres -y sobre todo hacia las mujeres de fortuna- el interés poco corriente que iba a hacer de él un auténtico donjuán del crimen. A los dieciocho años, se casó con una rica joven llamada Clara Louering. Para pagar sus estudios de medicina, la arruinó, y después, una vez obtenidos con lustre sus diplomas en la Universidad de Michigan, la abandonó para irse a vivir con una guapa viuda que se complació en subvenir a sus necesidades gracias a las rentas de su respetable casa de huéspedes. Siendo ya médico, dejó sin pena a aquella segunda conquista, ejerció durante un año en el estado de Nueva York y fue después a establecerse en Chicago. Continuar leyendo “El laberinto de la muerte del Dr. Holmes”

Los fantasmas del preventorio de Murcia

Entre los frondosos bosques de Murcia, se encuentra un gigantesco edificio abandonado de interminables y oscuros pasillos… un pasado como preventorio antituberculoso y orfanato… leyendas, rumores, extraños ruidos en medio de la noche. Todos los ingredientes necesarios para que el Sanatorio de Sierra Espuña sea uno de los lugares más visitados por los amantes de lo desconocido en España.

A principios del siglo pasado las enfermedades derivadas de las vías respiratorias asolaban todo el territorio español, la falta de higiene y conocimientos sobre dichas enfermedades las propagaban aceleradamente y, entre todas ellas, sin duda la más preocupante fue la tuberculosis. Las autoridades sanitarias de la época construyeron cientos de centros diseminados por las montañas alejadas del país para intentar aislar y tratar a los miles de enfermos que padecían estas dolencias. Bajo estas premisas, y por una acuciante necesidad, con mucho esfuerzo tanto económico como laboral, se fundó el Patronato Benéfico-Social del Sanatorio Antituberculoso de Sierra Espuña, en Murcia.

La construcción comienza a finales del año 1913, durante los meses estivales, vecinos y voluntarios van levantando lentamente el edificio y durante el resto del año se intentan recaudar los fondos necesarios para continuar con la obra. En 1917 se termina la primera planta del preventorio. Durante los años de la República, las obras pasan por su peor momento por las directas confrontaciones del Patronato con las autoridades republicanas y no es hasta 1931, cuando las obras se ceden al estado, que a estas se les dará su último espaldarazo, concluyéndose en su totalidad en el año 1934.

El edificio constaba de sótano, planta baja, primera y segunda planta, aunque más tarde se edificaron a parte la casa del conserje, cocheras, cuadras, depósito de cadáveres, velatorios y un acueducto para recoger el agua.

El refectorio funcionó como sanatorio hasta el año 1962 y también se usó como hospital que daba servicio a los pueblos de los aledaños. El avance la medicina y el descubrimiento en el año 1949 de la estreptomicina, hicieron que las enfermedades que allí se trataban disminuyeran considerablemente y poco a poco, las casi 200 camas del sanatorio se vieron vacías. El 10 de Mayo de 1962, los últimos enfermos son trasladados al Hospital de Albacete y el Sanatorio antituberculoso de Murcia, en sierra Espuña, cierra oficialmente sus puertas. Continuar leyendo “Los fantasmas del preventorio de Murcia”

Historias Macabras : Las caras de la Peregrina

Estos acontecimientos ocurrieron en un pueblo del aljarafe sevillano llamado Bormujos, hace unos 50 años aproximadamente. Yo era un vecino de este pueblo, del que me tuve que ir por los sucesos por los cuales me quedé trastornado, ya que lo que voy a contar le sucedió a un familiar mio.

Yo vivía en la Urbanización de los Caballeros con mi familia, y me tuve que trasladar a Cáceres por miedo a que me sucediera a mi. Mi padre, unos días antes de fallecer de un derrame cerebral, me confeso la historia que os voy a contar.

En la Hacienda la Peregrina ocurrieron unos sucesos muy extraños. Mi abuelo tenia unas tierras al lado de la Peregrina. Una tarde llamó su atención unas manchas blancas en la fachada del campanario. Se acercó y descubrió que se trataba de un rostro que curiosamente se parecía al pescadero del pueblo. Al principio no le dio importancia, pero a la mañana siguiente se enteró de que había muerto alguien al escuchar varios toques de campanas. En el desayuno le contó su mujer el macabro hecho. Unos niños que jugaban cerca de la Peregrina encontraron el cuerpo sin vida, colgado boca abajo de un hombre decapitado. Se trataba del pescadero. Continuar leyendo “Historias Macabras : Las caras de la Peregrina”

Historias misteriosas: La carretera del infierno…

En 1929, entre las localidades de Bremen y Bremerhaven en Alemania, fue inaugurada una nueva carretera. En el transcurso de un año, más de cien automovilistas se habían accidentado de manera misteriosa en ella. Los accidentes se sucedían, unos tras otros, como por casualidad, en el kilómetro 239. Sorpresivamente, éste era un tramo del camino totalmente recto. Al ser interrogados por la policía, los sobrevivientes declaraban que al acercarse a ese lugar una extraña sensación les había invadido y que una fuerza misteriosa se había posesionado de sus vehículos arrojándolos fuera de la carretera, sin poder impedirlo.