El Curioso Alfabeto Hawaiano con sólo 12 letras

El alfabeto de la lengua polinesia Olelo Hawaii, oficial (junto al inglés), solo tiene doce letras. Teniendo en cuenta que cinco de ellas son las vocales que conocemos, eso quiere decir que todas las palabras se crean combinando solo siete consonantes.

3CC

En sus inicios, este alfabeto tenía diecisiete letras (cinco vocales y doce consonantes), pero más adelante se decidió que algunas de esas letras eran redundantes, y se redujo a las doce letras actuales para facilitar el aprendizaje de su lectura y escritura y para acercarse al ideal de «un símbolo, un sonido». Las consonantes que cayeron con esta «criba» fueron la B, la R, la D, la T y la V.

Doce pueden parecer pocas, pero lo cierto es que no necesitan más. Esa limitación hace que las palabras que solo contienen H, K, L, M, N, P o W nos parezcan, a la vista, tremendamente hawaianas. Continuar leyendo “El Curioso Alfabeto Hawaiano con sólo 12 letras”

La Piedra de Rosetta

La Piedra Rosetta es una piedra de color oscuro, que fue encontrada en 1799 cerca de Rashid (Egipto) durante la ocupación francesa.

El hallazgo fue confiado en custodia al Instituto de Egipto francés, un organismo fundado en agosto de 1798 a instancias del propio Napoleón y estaba formado por los miembros científicos de la expedición. La labor de estos eruditos era efectuar un detallado inventario de la civilización egipcia, fauna y flora de la zona. La piedra daría la clave a los científicos para interpretar la escritura jeroglífica egipcia.

El tamaño original del bloque debía ser cercano a los dos metros de altura, teniendo en cuenta que en la parte superior seguramente se hallaba una representación de un disco alado. La valiosa piedra de 760 kilogramos despertó un gran interés, ya que arrojaría importantes datos de la antigua civilización.

Esta piedra está dividida en tres franjas horizontales, en cada franja, está grabado el mismo texto de diferentes formas. Así, en la parte superior el texto estaba escrito en jeroglífico, en la intermedia en egipcio demótico y en la inferior en griego.

Escritura demótica egipcia
Escritura demotica egipcia

Escritura jeroglífica egipcia
Escritura jeroglifica egipcia

Escritura griega
Escritura griega

Trabajo de los litógrafos

Los litógrafos efectuaron copias de las inscripciones que contenía la piedra, entintando su superficie para que los caracteres se marcasen en un papel aplicado sobre ella. La losa de basalto negro contenía tres tipos de escritura: jeroglíficos egipcios, demótico y griego. Se concluyó que todos ellos correspondían al mismo texto en distintas versiones. Continuar leyendo “La Piedra de Rosetta”

Un elefante que habla coreano

Y en sintonía con el artículo anterior, presentamos a otro integrante del Reino Animal que al parecer, también se ha obstinado en decirnos algo a las personas: Se trata de Koshnik, un elefante coreano que puede pronunciar perfectamente palabras como “sí”, “hola” o “siéntate” en la lengua de su país natal, Corea del Sur.

La explicación científica para este notable caso, relatada en un artículo publicado por la revista Current Biology, está vinculada con la biografía particular de Koshnik y su necesidad de comunicarse con humanos, ya que vivió desde su nacimiento en un zoológico, solo rodeado por cuidadores y eventualmente personas del público.

Los investigadores aseguran que este elefante debe realizar un prodigio de la imitación para lograr estas palabras, ya que a pesar de la inmensa diferencia de tamaño y de tracto vocal, es capaz de reproducir el habla de sus entrenadores en tono y timbre.

Para lograr este efecto, Koshnik ha inventado su propia técnica: introduce su trompa dentro de su tracto vocal, lo que le permite redondear su labio superior (naturalmente unido a la nariz, formando así la trompa) y de este modo emitir las vocales con gran precisión. En definitiva, una extraordinaria demostración de cómo la habilidad, vinculada a la necesidad de comunicación, puede llevar a un individuo a superar, con la dosis necesaria de atrevimiento, las limitaciones más básicas de su especie.

De la A a la Z…

Porque nos cuesta escribir.

Muchas veces me he preguntado porque si hablamos en una forma debemos escribir en forma diferente. Todavía resuena en mis recuerdos las voces de las maestras del primario, tratando vanamente que nosotros hablásemos de “tu”, “tienes” y cosas por el estilo. Todavía se pueden ver en la televisión películas argentinas de la década del cuarenta en donde los actores se esforzaban en este casi “castizo” hablar, lejos de la forma usual de comunicarse del pueblo.

En cada País que habla el idioma, aparecen estos “contratiempos”; ¡no tenemos autonomía para darnos las reglas más acordes!

Cuantos sinsabores ahorraríamos si escribiéramos como hablamos. El pueblo simplificó el idioma hablado, desconociendo lo superfluo del mismo. Este mundo necesita de la precisión y de la rapidez. ¡Cuanto más rápido se viaja con poco equipaje! Siempre, desde que tengo memoria, fue un orgullo iberoamericano el poseer un idioma con la mayor cantidad de vocablos. Durante muchos años me pareció irreal tener tantos vocablos, muchos desactualizados y carentes de significado en nuestras vidas, cuando tenemos tantos otros que para darles distinción hemos tenido que agregarles haches, eses, ces o zetas, etc. , para darles algún tono distintivo en sus afanes descriptivos, o acentuarlos en formas diferentes y a su vez lo poco que fueron usadas los vocales i , o y mucho más la u y ni hablar de ciertas consonantes que llenan poquísimas páginas en las enciclopedias y diccionarios. No es fácil encontrar hoy personas que realmente les interese saber de que raíz proviene una palabra (que palabra latina o griega-generalmente- que le dieron origen, y norman para que deba escribirse con s, o c, o z, o v, o b, o con g o j. La mayoría de la población estaría más que satisfecha de no tener tantas dudas ante estas no tan importantes cuestiones. Molestos tal vez estarán los especialistas, -a los que no prohibimos su trabajo y gusto-, pero que deseamos no se inmiscuyan más en la pedagogía y la enseñanza, ya que el mundo moderno es muy complejo para hacerlo aún más solo por purismos y “tradiciones”-.

Si ya en los primeros años se pudiera escribir sin errores, ni recordar innecesarias excepciones, podríamos ocupar el tiempo en estudios más acordes a las necesidades de la vida y del conocimiento actual.

Hace casi ciento cincuenta años, Sarmiento –ex -presidente argentino-, eminentemente práctico, intentó algo sobre el tema. Ya el idioma de todos los días- por sus cartas, en especial “amorosas”- muestran al idioma muy similar al por nosotros empleado, así que bien pudo pensar en independizarse de España también en la forma de escribir el idioma y acercarlo al tratamiento local.

Simplificar la escritura es fácil y práctico, un sonido, una letra, al estilo en que lo hablamos, sin dudas y sin vueltas. Ya el idioma castellano es líder en esto: ¿que nos falta para animarnos a llegar al extremo? No es justo que, porque nosotros- los que estudiamos algo-y ya pasamos esta tortura, obliguemos a nuestros hijos o nietos al trabajo de aprender cosas que están más llenas de dificultades que de ventajas. Para ser francos, a muchos ni el “corrector” de la computadora nos salva del papelón – lo digo por experiencia-. Sería más correcto que hiciéramos nosotros el esfuerzo de escribir sin estas malditas excepciones. Nos dará trabajo al principio, pero será menor al que obligamos a los “enanos” a hacer, estudiar con reglas y anomalías más que innecesarias. (Por ejemplo esa doble n en la última palabra).

En un país con cada vez más cantidad de analfabetos, o casi, simplificar la escritura es ya más que una necesidad. Corrigiendo el verdadero anacronismo de nuestro idioma (para ser justos todavía peor en otros), lograríamos tempranamente que los chicos escribieran bien, cosa que les daría ánimo para estudiar cosas de más valor – luego de asegurar esta escritura -, más tempranamente.

Hasta los mismos profesionales encuentran dificultades en la materia, muchos más ocupados en sus específicos saberes que en el “bien” escribir.

Creo que “legalizar” en la escritura lo empleado en nuestro hablar diario no sería descabellado, sería ser sinceros, vacíos de toda hipocresía ( porqué con ese y no con c; pocos lo saben).

No hablamos distinguiendo la B larga de la V corta, porque no elegimos alguna de las dos y suprimimos a la otra. (de hecho en el Latín la B larga era poco o nada empleada)

No pronunciamos la Z, en el hablar de todos los días ya que la reemplazamos por la S, hagamos otro tanto en la escritura.

La LL, la reemplazamos por la Y, con el sonido de yema, así que calle no es casi calie, sino caye. (la elle es un mal invento bastante moderno).

La G y la J no se distinguen en algunos casos al hablar, usemos la J como ja, je, ji, jo, y ju y con el sonido de gue usemos la G siempre, pero sin la u salvo que la palabra la tenga con ese sonido y nos olvidamos de la diéresis en vergüenza. (Se puede decir Jerónimo y Gerónimo, las dos formas bien dichas y escritas según documentos no tan vetustos.)

La K la C y la Q no se diferencia en nuestro hablar, bueno, la C y la S a veces tienen el mismo sonido, así que usemos la S cuando el sonido es de esta letra y la K cuando la c suena así, así tendríamos: kasa, keso, kiero, etc. y despedimos a la Q y a la C, salvo esta última en el caso del sonido CH, donde ambas (C y H) sobreviven, en tanto que la H, la suprimimos en todos los otros casos por perfecta inútil. (Después de todo, no hay idioma más latino que el italiano, que más práctico hace mucho que la suprimió en estos casos).

La W se reemplaza por vu o bu según elijamos una v u otra de las bes (o ves). (Vualter, Vuidler-en el caso de mi apellido. 🙂

La X, en las pocas palabras que existen la reemplazamos por KS ¡Ekselente!

La Y se reemplaza por la i: Paraguai, Uruguai, i por la conjunción y.

Otro tanto hacemos con la Ñ, la reemplazamos por el cotidiano y parecido “ni” (de sonido harto similar), Ponemos monio en lugar de un moño.

La R, cuando es rr, se escribe doble, este delante de la palabra o después de s o n y simple con una r sola si así suena en la conversación. En vez de Israel: Isrrael.

Las palabras se acentúan con acento escrito, siempre en donde al hablar las acentuamos, así no deberemos recordar más ninguna regla: una palabra, un acento y en el lugar que normalmente resaltamos al hablar. (Sería: Relój, Esfínter, Ánfora ) y en las monosílabas, si se quiere se acentúan o no.

Como se vería algo escrito así: (Kuánto más kómodo és eskríbir dé ésta manéra , lás fáltas dé ortogrrafía desaparésen pór árte dé májia yá ké lás esepsiónes í dúdas nó eksísten más.)

Aves sorprendentes: El Loro Gris Africano.

Loro_gris_africanoEl loro gris africano es un ave que mide 36 cm de longitud, pesa unos 400 g y es de color gris con la cola roja.

Rescientes investigaciones han demostrado que éstos loros tienen una asombrosa capacidad lingüística que hasta ahora parecían estar reservadas a la especie humana. K’kisi, un pequeño loro perteneciente a ésta especie, maneja un vocabulario de 950 palabras e inventa sus propios términos y frases si los que conoce no sirven para expresar una nueva idea o situación. Este extraordinario animal es capáz de utilizar palabras en un contextocoherente y de usar los tiempos presente, futuro y pasado. Además, ha comenzado a leer y ha mostrado signos deun sorprendente sentido del humor. Elcientífico Rupert Sheldrake ha estudiado anonadado, sus desarrolladas facultades telepáticas.

Manuscrito Voynich

El manuscrito Voynich es un misterioso libro ilustrado de contenidos desconocidos, escrito hace unos 500 años por un autor anónimo en un alfabeto no identificado y un idioma incomprensible, el denominado voynichés.
A lo largo de su existencia constatada, el manuscrito ha sido objeto de intensos estudios por numerosos criptógrafos profesionales y aficionados, incluyendo destacados especialistas estadounidenses y británicos en descifrados de la Segunda Guerra Mundial. Ninguno consiguió descifrar una sola palabra. Esta sucesión de fracasos ha convertido al manuscrito en el Santo Grial de la criptografía histórica; pero ha alimentado también la teoría de que el libro no es más que un elaborado engaño, una secuencia de símbolos al azar sin sentido alguno. Fuente [Wikipedia]

¿Indigos? – Bebé de 17 meses aprende a leer

Una linda nena llamada Elizabeth Barrett, de tan solo 17 meses de edad, puede leer palabras y frases cortas. La primer palabra que leyó a los 13 meses fue en un supermercado. “CORN” (maiz), cuenta su mama que no habia ningun dibujo que la orientara.

Los papas de Elizabeth son patologistas de lenguaje y le enseñaron a la nena a comunicarse con lenguaje de señas desde que nacio. Ademas dicen que ellos siempre le leian y la niña veia un programa llamado “Tiempo de señas” que es para enseñarles a los niños a utilizar el lenguaje de señas. Los papas dicen que ellos trataron de desarrollar su comunicacion, pero nunca se sentaron con ella a enseñarle a leer.

La familia, oriunda de Texas (EEUU), acudió a su noticiero local (NBC) solo para atraer la atencion de especialistas para saber como tratar el caso de Elizabeth, sin embargo causo tanto interes que los llevaron a la cadena nacional.

En la entrevista con Ann Curry la niña lee palabras e incluso frases escritas en hojas de papel. La niña, como buena bebe de esa edad, se puso muy inquieta cuando se acabaron las palabras -que era en lo que se entretenia- asi que la conductora decidio escribir una nueva palabra para que ella la leyera. Cuando se la mostro el Papa empezo a decir “pero eso esta en letra pegada” y la niña lo interrumpio leyendo la palabra “Ba-by“, ahora sus papis saben que la peque puede leer letra pegada; y que aunque aun no hable bien, ya puede leer.

Como podemos ver los niños son niños, pero no tontos. Hay muchas personas que menosprecian las habilidades de los peques y cada vez podemos ver como los niños son cada vez mas listos. Lo unico que necesitan es atencion de sus padres y no que los adormezcan con sedantes, como tristemente esta pasando.

La historia completa de Elizabeth aqui.