El LHC vuelve a ponerse en marcha con ambiciosos objetivos

Detector ATLAS en el LHC Cern

Los físicos confían en que ayude a resolver el misterio de la naturaleza de la materia oscura

colisionador de hadrones

Ayer domingo cinco de marzo de 2015, en las primeras horas de la mañana, un haz de protones recorrió el anillo de 27 kilómetros del LHC en un sentido. Dos horas después, otro haz hizo el camino en sentido inverso. Todo un éxito que implica que el sistema, recién restaurado y mejorado tras dos años de reparaciones, está de nuevo en plena forma y listo para ayudar a los físicos de partículas a solventar un nuevo misterio. Después de que la enorme máquina gestionada por el CERN entrase en la historia por el descubrimiento del Higgs, los físicos esperan ahora encontrar respuesta a uno de los grandes enigmas del universo: la naturaleza de la materia oscura.

En nota de prensa, Fréderick Bordry, director del CERN para tecnología y aceleradores afirma que “tras dos años de trabajo, el LHC se encuentra en plena forma”. Y además añade “el paso más importante aún falta por darse, una vez que incrementemos la energía de los haces hasta alcanzar nuevos niveles récord”.

El gran colisionador de hadrones dirige a los haces de partículas en un sentido u otro, guiándolos a través de potentes electroimanes superconductores. Para alcanzar dicho rendimiento y eliminar toda resistencia eléctrica, los imanes superconductores deben refrigerarse con helio líquido a -271ºC, una temperatura más fría que la que se da en el espacio. Continuar leyendo “El LHC vuelve a ponerse en marcha con ambiciosos objetivos”

Revelan avances en la búsqueda de la “partícula de Dios”

Aunque advierten que es “demasiado pronto para sacar conclusiones”, los científicos señalan que la investigación está “muy avanzada”


Los científicos del Centro Europeo Investigación Nuclear (CERN) que buscan el bosón de Higgs afirmaron hoy que es “demasiado pronto para sacar conclusiones” sobre la existencia o no de la llamada “partícula de Dios”.

“Es demasiado pronto para sacar conclusiones. Se necesitan más datos y estudios, pero creo que los meses venideros serán apasionantes”, dijo Fabiola Gianotti, portavoz de Atlas, uno de los dos experimentos del Gran Colisionador de Hadrones (LHC). Continuar leyendo “Revelan avances en la búsqueda de la “partícula de Dios””

La teoría del campo unificado

A mediados del siglo XIX, se conocían cuatro fenómenos visibles a través del vacío. A saber:

  1. gravitación
  2. luz
  3. atracción y repulsión eléctrica y
  4. la atracción y repulsión magnéticas.

Estos fenómenos podían ser estudiados y observados de manera independiente, ya que no poseían ninguna conexión entre sí. Sin embargo, entre 1864 y 1873 el físico teórico escocés J. Clerk Maxwell analizó matemáticamente los fenómenos eléctricos y magnéticos. En ciertas relaciones básicas las “ecuaciones de Maxwell” describían tanto los fenómenos eléctricos como los magnéticos y demostraban una dependencia entre ellos.

De hecho, no existía ningún efecto eléctrico que no fuese acompañado de un determinado efecto magnético, y recíprocamente no existían sucesos magnéticos sin mediar de alguna manera los eléctricos. Se comenzó a hablar entonces de un “campo electromagnético”, que se extendía a través del vacío y que, por contacto, influía sobre los cuerpos de acuerdo con la intensidad del campo en ese punto del espacio.

Maxwell demostró también que haciendo oscilar de manera regular a este campo se originaba una radiación que se alejaba de la fuente de oscilación a la velocidad de la luz en todas direcciones. La luz propiamente dicha era una de esas “radiaciones electromagnéticas” y Maxwell predijo la existencia de formas de luz con longitudes de onda mucho más pequeñas y mucho más grandes que la de la luz ordinaria. Esas otras formas de luz fueron descubiertas a lo largo de los veinte años siguientes, y hoy día se habla de todo un “espectro electromagnético”.

De éste modo, de los cuatro fenómenos obserbables mencionados al principio de éste artículo, tres de ellos se podían fundir en un único campo – (electricidad, magnetismo y luz) – Sin embargo, las explicaciones teóricas existentes aún dejaban afuera el efecto de la gravedad.

Los descubrimientos de Maxwell redujeron los axiomas a solo dos campos independientes, El campo electromagnético y el campo gravitatorio.

Es un sentimiento maravilloso el descubrir las características unificadoras de un complejo de fenómenos diversos que parecen totalmente desconectados en la expreciencia directa de los sentidos.

Albert Einstein, 1901

Los físicos, sin embargo, soñaban con la unificación de éstos fenómenos ya que sería mucho mejor que hubiese un solo campo y fue así como surgió la idea de una “teoría del campo unificado”. Uno de los impulsores de ésta nueva gran teoría sería nada menos que Albert Einstein, quien por ese momento era asesor científico de la Marina.

Partiendo de su teoría de la relatividad general, para describir la gravedad, y de la teoría de Maxwell para el electromagnetismo, Einstein buscó una teoría unificada más amplia, que integrase ambas fuerzas. Cuando Einstein hacía esto, aún se sabía muy poco de las fuerzas débil y fuerte, fuerzas consideradas hoy tan fundamentales como la gravedad y el electromagnetismo.

A partir de allí, una serie de descubrimientos lograrían relacionar algunas de las fuerzas electromagnéticas y gravitatorias, aunque las ecuaciones obtenidas no permitieron la generalización para todas las fuerzas fundamentales.

Después de 1935 se descubrieron dos nuevos tipos de campo que sólo afectan a las partículas subatómicas y, además, sólo a distancias inferiores a un diámetro de un núcleo atómico. Son la “interacción nuclear fuerte” y la “interacción nuclear débil”.

Se cree que uno de los experimentos relacionados con interacción de éstas fuerzas, en la búsqueda por la Teoría de un campo unificado, fueron las pruebas realizadas al buque D. E. 173, en el llamado Experimento Filadelfia.

Las Fuerzas Fundamentales en la actualidad

En la actualidad, los científicos intentan demostrar que todas estas fuerzas fundamentales, aparentemente diferentes, son manifestaciones, en circunstancias distintas, de un modo único de interacción. El término “teoría del campo unificado” engloba a las nuevas teorías en las que dos o más fuerzas fundamentales aparecen como si fueran básicamente idénticas.

La teoría de la gran unificación intenta unir en un único marco teórico las interacciones nuclear fuerte y nuclear débil, y la fuerza electromagnética. Esta teoría de campo unificado se halla todavía en proceso de ser comprobada. La teoría del todo es otra teoría de campo unificado que pretende proporcionar una descripción unificada de todas las fuerzas fundamentales.

La contribución del LHC

El trabajo de Higgs se entrelazaba con uno de los conceptos más importantes de la física: la simetría. El problema en la década de los 60 era que las teorías básicas de las partículas eran demasiado simétricas. Los físicos tenían que encontrar algo que pudiera romper esta simetría y permitir que las partículas adquirieran peso.

La supersimetría se refiere a la “gran danza” de partículas en el universo. Conocemos una docena de partículas subatómicas, con nombres exóticos como quark, leptón y neutrino. Cada partícula tiene una pareja supersimétrica; el problema es que sólo podemos ver a una de cada par: las “otras significantes” se mantienen invisibles. Si el LHC confirma la supersimetría, contribuirá a que los científicos avancen hacia el objetivo final de formular una teoría unificada de las fuerzas fundamentales de la naturaleza, en particular la gravedad, que actualmente queda fuera del ámbito de las fuerzas conocidas al nivel cuántico de las partículas subatómicas