El monstruo alado de Van Meter

En 1903 cientos de ciudadanos de Van Meter dijeron haber visto a un monstruo gigante alado. Más de un siglo después, el misterio sigue sin resolverse.

La historia comienza durante una noche de otoño de 1903 cuando varios hombres respetados de Van Meter reportaron una criatura medio humana, medio animal con enormes alas de murciélago volando a baja altura por el pueblo. Este misterioso animal habría dejado el aire impregnado de un poderoso hedor y asustó a numerosos habitantes moviéndose a velocidades nunca antes vistas. De su cabeza con cuernos destellaba una luz cegadora.

monstruo alado

Los lugareños solo atinaron a dispararle con sus armas, pero los disparos no parecían lastimar o herir a la criatura. La noche siguiente al primer avistamiento el médico del pueblo y la cajera del banco vieron por separado a la criatura. La joven incluso, consiguió obtener un molde de yeso de la huella del supuesto pterodáctilo de tres enormes garras.

Esa misma noche, otro vecino se despertó asustado escuchando un extraño sonido que provenía de afuera, y al asomarse por la ventana vio a la criatura posada en un poste de teléfono, de inmediato tomó su rifle y efectuó infructuosos disparos contra el objetivo. Los disparos desperataron a Sidney Gregg, que había estado durmiendo en su tienda cercana. Gregg dijo que el monstruo saltó como un canguro. Incluso el maestro de la preparatoria local vió el suceso y consideró que se trataba de una especie de monstruo antediluviano.

Los ciudadanos se reunieron en una multitud armada para dar cacería al ser demoníaco. LA última noche que apareció, lo hizo en la mina de carbón abandonada, cerca de una antigua fábrica de ladrillos. Los disparos no fueron suficientes para dar fin con el monstruo que en muy pocos minutos desapareció sin dejar rastros, dejando en el aire su olor catacterístico. Desde aquella noche, la criatura voladora no volvió a aparecer.

El diario “Des Moines Daily News” publicó la historia el 3 de octubre de 1903. Desde ese entonces, la historia se ha transmitido como si se tratara de una leyenda urbana entre la gente, aunque la historia pareciera ser verdadera, nunca más se investigó sobre éste asunto y hasta nuestros días nada se sabe del misterioso monstruo alado de Van Meter.

La misteriosa desaparición de Oliver Thomas.

El 24 de diciembre de 1909 la familia Thomas se preparaba para disfrutar un año más de una entrañable celebración. Durante todo el día los miembros de esta familia de granjeros del pequeño pueblo de Brecon, situado en Gales (Reino Unido), habían estado preparando la gran fiesta que, como cada año, reuniría a la familia y a varios amigos y vecinos. Todo parecía ideal para disfrutar de una noche de alegría en la que el espíritu de la Navidad lo impregnaba todo. Incluso el clima parecía querer unirse a la celebración, pues acababa de nevar y el campo estaba cubierto con una capa de nieve que convertía el paisaje en una postal. Al comenzar la cena todo era perfecto.

La desaparición de Oliver Thomas

El guiso de la señora Thomas impregnaba el ambiente con un olor apetitoso, demostrando una vez más que era una excelente cocinera. Los niños jugaban y esperaban el momento de los regalos y los mayores conversaban animadamente. Nada hacía presagiar que algo acechaba a aquella gente, que el misterio se iba a materializar de forma trágica rompiendo para siempre la familia.

Gritos de socorro

La velada fue avanzando en medio de una conversación agradable. El cabeza de familia, Owen Thomas, era un excelente anfitrión, como había demostrado en anteriores ocasiones, y de su hospitalidad disfrutaban esa noche el comisario del pueblo, el veterinario y el pastor de una localidad vecina, todos acompañados de sus familias. En total eran quince personas. La fiesta avanzaba y la señora Thomas se percató de que se estaba acabando el agua. No había problema, a apenas unos metros de distancia de la casa tenían un pozo y solo había que ir con un cubo a sacar un poco de agua. Como los mayores estaban en medio de una agradable charla, decidió pedir a su hijo Oliver que saliese un momento a buscar agua al pozo. Una decisión que la pobre mujer lamentaría toda su vida. Oliver tenía once años, había ido en multitud de ocasiones a por agua al pozo y no le importaba demasiado dejar durante unos instantes el cálido ambiente que proporcionaba el hogar encendido. Afuera hacía frío, pero había acabado de nevar y se veían ya las primeras estrellas. El niño se calzó unas pesadas botas y, protegido con una bufanda que amorosamente le había colocado su madre, salió resuelto con un balde en la mano. Solo habían pasado unos instantes –después dirían los que se quedaron en la casa que apenas fueron diez segundos– cuando todos se estremecieron al oír un alarido del pequeño. Fue un grito penetrante, más que nada de sorpresa, que inmediatamente después fue seguido por llamadas de auxilio. Continuar leyendo “La misteriosa desaparición de Oliver Thomas.”

Animales prehistóricos en la actualidad

Hemos visto que en diferentes locaciones, la gente del lugar suele denunciar la existencia de animales por demás raros. Muchos de ellos monstruosos entes de difícil clasificación, otros indudablemente de otros mundos y algunos pocos de otras eras de la historia planetaria.

No solo en el lago Ness, en el de Bariloche o en el ex – Congo Belga se han referido cosas algo por el estilo. Las pocas personas que viven en estos lugares han descripto las características propias de pterosaurios: que vuelan, tienen dientes en sus enormes picos, una gran protuberancia sobre la cabeza y mínimo plumaje tornasol.

Ya en el siglo XXI, quedan pocos lugares con sitios inexplorados, pero ninguno como los interiores de la Isla de Nueva Guinea (Papúa), a solo 200 Kilómetros de las costas de Australia.

Es un terreno muy peligroso para el ser humano: con bacterias y virus muy enfermantes, aparte de parásitos siempre alertas a infectar al humano.

Es la zona de la Tierra con mayor biodiversidad, mucha de la cual es aún menos conocida que la fauna y flora abisal.

El clima es caluroso y húmedo, muy similar al de hace 100 millones de años, prácticamente sin representantes humanos y grandes carniceros de cualquier especie.

Un lugar ideal para que medren los animales con más libertad de movimientos de esos pretéritos años.

Hablamos ya de las disfunciones espacio –temporales, en los artículos de visualización monstruosa o de hechos descomunales como los grandes oleajes incomprensibles, etc., hoy nos referiremos a estas otras especies, de la familia pterodáctila, desaparecidos de la faz de la Tierra hace millones de años.

En un ambiente como el descripto y su gran movilidad, les permitió escapar de sus “burbujas espacio- temporales” e invadir todo el interior de la gran isla.

Escaparon de volver a su tiempo y les posibilitó medrar es los únicos parajes con hábitat bastante semejante al de su propia época.

Por lo tanto parece que estos han podido radiarse en especies de hábitos preferentemente nocturnos con electro- luminiscencia –impensado en este tipo de animales; como el plumaje de la transición entre dinos y aves primitivas, recién descubiertos en la última década del siglo XX, en diversos lugares de China-, de seis o hasta diez metros de envergadura alar, de pesos variables, entre 80 a 230 kilos, carroñero – carnicero. Pueden elevar en vuelo cargas de hasta 60 Kilos o algo más (humanos pequeños, niños, mamíferos, reptiles etc., o son capaces de desenterrar muertos humanos recientes, por los que parecen tener debilidad sibarítica debido a la evolución genética, notable implicancia en lo referido a gustos- los humanos seríamos deseados por nuestras carne por los dinosaurios carnívoros, de estar todos ellos con vida!-).

Las expediciones, muy rudimentarias hasta ahora, por las crisis económicas, por lo poco conocido del lugar y las dificultades enunciadas no han podido aún determinar nada fehaciente al respecto, pese a cargar con instrumental adelantado.

Las distorsiones espacio- temporales ocasionadas por naves alienígenas en diferentes eras de la Tierra parece que han logrado un tiempo extra a la evolución de los pterodáctilos, especies por casi todos creída ya perdidas.

Expediciones en busca de Pterodáctilos – Fotos y testimonios.

Nunca es tarde para dejar de asombrarse de lo que ocurre a nuestro alrededor. Es por ese motivo, seguramente, que con frecuencia se organizan expediciones a lo largo y ancho del planeta en busca de explicaciones a los fenómenos que en ocaciones no podemos explicar con facilidad y en algunos casos, no podemos explicar nunca. En ésta oportunidad, un recorrido por las islas vírgenes Africanas cercanas a Nueva Guinéa y namibia… Antes de eso: Una breve muestra de fotos de precedentes americanos…

Pterodáctilos durante la guerra de secesión norteamericana.

Estas fotos fueron realizadas durante la guerra de secesión norteamericana. En ellas se ve a un grupo de soldados junto a un gran animal abatido. La criatura tiene grandes alas y una típica cabeza de pterosaurio con pico y protuberancia en la cabeza que se prolonga hacia la parte posterior.

Pterodáctilos en la actualidad

pterosaurio en la actualidad

Apariciones de Pterodáctilos en las islas de Nueva Guinea.

Las expediciones llevadas a cabo a las Islas de Nueva Guinea, dieron como resultado una gran recopilación de historias y testimonios sobre éste misterio. La aparición de bestias voladoras cuya envergadura alar rondaría entre los seis y diez metros. Una criatura sin plumas y con uns alas negras y coriáceas. Cuando se les mostró a los nativos algunas fotos de aves extinguidas y contemporáneas, ellos, reconocieron en las imágenes de pterodáctilos a su bestia desconocida.

Una de las explicaciones en relación a los avistamientos de “supuestos” pterodáctilos en la actualidad es que se trataría de alguna especie de murciélago poco común. Pero la teoría más aceptada, entre los que investigan una serie de apariciones de aves extrañas en las regiones africanas de Nueva Guinéa, sería la del quiróptero llamado cabeza de martillo, cuyo aspecto es el que más se adapta a la de las apariciones

Sin embargo, los detractores de éstas respuestas, explican que los murciélagos no tienen largas colas como la que describen los lugareños de Namibia y Nueva Guinéa. Que afirman haber visto éstas aves de mostruoso tamaño surcando el cielo.

cigueña picozapatoLa cigueña de cabeza de ballena, también conocida como picozapato, es otro posible candidato para explicar esa bestia voladora, al menos en Africa. Su gran envergadura, algo por encima de los dos metros y medio, y especialmente la forma de su cabeza, que le confiere un aspecto bastante extraño, hacen de éste animal un buen candidato para responder el misterio, si no se tiene en cuenta que los testigos siempre destacan la ausencia de plumas y las alas membranosas de aspecto coriáceo. Algo muy alejado al aspecto de un ave.

EL Kongamato africano.

Kongamato

En la zona pantanosa de Jiundu, e el noroeste de Zambia, la bestia con aspecto de gran lagarto y con alas de piel se llama Kongamato (dibujo superior), y hay numerosas historias sobre sus apariciones. Exploradores de la mitad del siglo XX como Frank H. Melland o James Stany recogieron varias de ellas. Este último exploró personalmente la zona y registró testimonios como el de un pescador que aseguró haberse encontrado con el animal que habría llegado a inmovilizar su piragua. Cuando Stany le preguntó porque no estaba seguro de que no había sido, por ejemplo, un hipopótamo, el nativo le contestó: Porque se alejó de las aguas volando”

Tambien en el monte Kenia han sido vistas criaturas con características similares a las de un Pterodáctilo, aunque en éste caso con la particularidad de tener una larga cola, lo cual recuerda más al rhamphorhynchus y a su posible pariente vivo, el Ropen de Nueva Guinéa.

Noticias relacionadas:

Existen los pterodactilos en la actualidad?

pterodactilosDesde epocas remotas nos llegan leyendas de monstruosas aves surcando el cielo. Gigantescas criaturas aladas de gran envergadura han sido objeto de muchas historias y numerosas investigaciones científicas. Aunque muchos especialistas rechazan la hipótesis de que puedan existir aves de semejante envergadura en nuestros días, existen una infinidad de datos históricos e investigaciones que parecen demostrar lo contrario.

EL Diablo de Jersey

Los sucesos comenzaron en enero de 1909, cuando por lo menos en 30 pueblos se informó de la presencia del diablo de Jersey. Una de las primeras observaciones ocurrió el domingo 17 de enero en Bristol (Pennsylvania), cerca de la frontera con Nueva Jersey. A las dos de la madrugada John McOwen oyó unos ruidos extraños y saltó de la cama. Relató lo siguiente: “Miré por la ventana y me sorprendió ver una gran criatura en los diques del canal. Se parecía a un águila… y fue dando saltos por el sendero de remolque”. (Leer Más)

Algunos testigos mencionaron que tenía la piel de un caimán, y algunos creían que media más o menos 1,8 metros de altura. La última vez que fue visto fue el viernes 22 de enero, después de lo cual el diablo de Jersey desapareció tan de repente como había llegado. Se propusieron varias explicaciones jocosas, por ejemplo, que se trataba de un “eslabón perdido”; también se explicó como un caso de histeria colectiva.

aves gigantes - pterodactilosA comienzos de los años sesenta, una pareja que circulaba de noche en automóvil por el bosque de Trinity, en California, vio algo que identificaron primero como una avioneta en apuros, pero luego se dieron cuenta que debía tratarse de un pájaro. Volaba a la altura de las copas de los árboles y parecía tener una envergadura de unos 4 metros. La pareja no pudo distinguir ningún detalle, puesto que sólo vieron la silueta del “pájaro” cuando cruzó la carretera por delante suyo, hacia una cueva situada en un estrecho desfiladero. Decidieron que se parecía a un pterodáctilo. (Leer Más)

A principios de 1976 comenzaron a registrarse informaciones procedentes de Texas acerca de criaturas parecidas a pájaros misteriosos o a reptiles voladores prehistóricos. La primera observación se produjo el 1ro. de enero, en Harlingen, siendo sus protagonistas Jackie Davis (14 años) y Tracey Lawson (11 años). Vieron un “pájaro” de 1,5 metros de alto, con unas “espaldas” de 90 centímetros de anchura. Era de color negro, con grandes ojos de color rojo oscuro; la cabeza era calva, y la cara semejaba la de un gorila, con un pico de 15 centímetros de longitud. Al día siguiente sus padres fueron a investigar y encontraron cinco huellas (cada una con tres dedos) de 20 centímetros de anchura y 4 de profundidad. Ni un hombre de 77 kg de peso hubiera podido dejar huellas tan profundas en aquel duro terreno.

Más información en : Proyecto OPVEl Diablo De Jersey – Expedientes X