Creepypastas : La Entrada de La Mente

En 1983, un equipo de científicos profundamente devotos conducieron un experimento radical en una instalación no revelada. Los científicos habían teorizado que un humano sin acceso a ningún sentido o forma de percibir estímulos sería capaz de percibir la presencia de Dios. Ellos creían que los cinco sentidos nos nublaban nuestra consciencia de la eternidad, y sin ellos, un humano podría establecer contacto con Dios a través del pensamiento.

Acceso a la mente

Un hombre anciano que clamaba “no tener nada más por lo cual vivir” fue el único sujeto de prueba que se ofreció como voluntario. Para quitarle todos sus sentidos, los científicos realizaron una compleja operación en la cual cada conexión de los nervios sensoriales al cerebro fue cortada quirúrgicamente. A pesar de que el sujeto a prueba conservó la función muscular completamente, no podía oír, ver, oler, saborear o sentir. Sin ninguna manera con la cual comunicarse, o incluso sentir el mundo exterior, el estaba sólo con sus pensamientos.

Los científicos lo monitorearon mientras el hablaba sobre su estado mental en desordenadas y arrastradas frases que apenas podían oírse ya que el no podía oírse a sí mismo tampoco. Luego de cuatro días, el hombre afirmó estar escuchando voces silenciosas e incomprensibles en su cabeza. Suponiendo que se trataba de un inicio de psicosis, los científicos le prestaron poca atención a las inquietudes del hombre. Continuar leyendo “Creepypastas : La Entrada de La Mente”

Creepypasta: Jeff The Killer

Un creepypasta es una historia o relato ficticio que suele estar relacionada con alguna serie, caricatura o pelicula famosa, son hechas para generar terror o miedo en las personas que lo leen y creen que la historia es cierta, dan la sensación de que quieres creer lo que esta pasando alli. Hoy es el turno de Jeff The Killer y su historia, es ésta:

En el titular de un conocido periódico se podía leer: Asesino desconocido siniestro aún se encuentra prófugo.

Jeff de Killer

Después de semanas de asesinatos inexplicables, el desconocido asesino todavía ronda por éste lugar. Después de las pocas pruebas que se han encontrado, una joven afirma que sobrevivió a uno de los ataques del asesino y con valentía cuenta su historia.

“Tuve un mal sueño y me desperté en medio de la noche”, dice la joven: “Vi que por alguna razón la ventana estaba abierta, aunque recuerdo que la cerré antes de irme a la cama.

Me levanté y la cerré una vez más. Después, simplemente me metí debajo de las sábanas, y traté de volver a dormir. Fue entonces cuando tuve una sensación extraña, como si alguien me estuviera observando. Miré hacia arriba, y casi salto de la cama. Ahí, en el pequeño rayo de luz que iluminaba de entre las cortinas, había un par de ojos.

No eran unos ojos normales; eran unos ojos oscuros y siniestros, estaban bordeados de negro y, simplemente me aterrorizó. En ese momento vi su boca. Una sonrisa larga, tan horrenda que hizo que todos los pelos del cuerpo se me erizaran.

La figura se quedó allí, mirándome. Finalmente, después de lo que pareció una eternidad, lo dijo. Una simple frase, pero dicho de una manera que sólo un loco podía hacerlo, me dijo:

Ve a dormir… Continuar leyendo “Creepypasta: Jeff The Killer”

La leyenda del Espantapajaros

Se dice que durante el año 1967 en los Estados Unidos, un grupo de estudiantes de una Universidad solía entretenerse tomando al joven menos popular de la escuela para golpearlo y atarlo en medio del campo vestido de espantapájaros. El pequeño detalle, es que en una oportunidad el maltrato se les fue de las manos, dejando al joven muerto.

leyenda del espanta pajaros

Tres años mas tarde, nuevamente el alumno menos popular se transformó en la víctima, acabando en el medio del campo durante la noche, hasta que fuera rescatado por un joven golpeado que no emitió ni una palabra.

Sumamente agradecido y aliviado, el chico se fue a su casa y al día siguiente al volver al colegio notó que dentro del mural de los estudiantes fallecidos, se encontraba el joven que lo había ayudado la noche anterior.

Claro está que desde ese momento nadie volvió a realizar esto a sus compañeros, por temor a una nueva aparición del joven.