La maldición del diamante Hope

¿Puede una terrible maldición esconderse detrás de la belleza y la cristalinidad de un diamante? ¿Puede el brillo de una piedra preciosa desatar las más oscuras desgracias? ¿Puede la codicia de poseer una incomparable gema ser la causal de las mayores desventuras, sufrimientos y muertes?

El misterio del Diamante Hope

La maldición del Diamante Hope pareciera explicar toda esta historia de desdichas, que lo acompañan desde el mismo momento en que fue robado del templo de la India, edificado en honor a la diosa Sita.

Cuenta el relato histórico que fue el joyero francés Jean Baptiste Tavernier experto en el oficio de comprar y vender diamantes, quien lo adquirió en 1688 y la llevó a Europa, donde se lo vendió al Rey Luis XIV de Francia, fascinado por esta pieza que superaba los 112 ½ quilates.

Tanto Tavernier como Luis XIV tendrían la desgracia de inaugurar la maldición. El comerciante pronto cayó en la quiebra y huyó a Rusia, donde una tormenta de nieve lo sorprendió y su cuerpo apareció devorado por las alimañas.

Años después de adquirirlo, Luis XIV decidió mostrar su joya al embajador del Sha de Persia, y ese mismo año una gangrena acabaría con la vida del rey.

Nada le sucedió a su sucesor, Luis XV, quien vaya a saber por cuál motivo no le dio importancia a la gema y decidió conservarla en un cofre. Distinta sería la suerte de Luis XVI, quien en 1774 le obsequió la joya a su esposa, la reina María Antonieta.

Ambos pasarían por la guillotina de la revolución francesa, en 1789. También los revoltosos se encargarían de linchar a la princesa de Lamballe, quien supo tomar prestada la joya. Continuar leyendo “La maldición del diamante Hope”

El fantasma de Freddy Jackson

Esta foto intrigante, tomada en 1919, fue publicada por primera vez en 1975 por Sir Victor Goddard, un ex oficial de la RAF. La foto es el retrato del grupo de la escuadra de Goddard, que había servido en la Primera Guerra Mundial en el centro de capacitación HMS Daedalus. Lo que llama la atención de ésta imágen, es el rostro fantasmal que aparece detrás del cuarto aviador de la fila superior, contando desde la izquierda. Allí se puede ver claramente el rostro de otro hombre. Se dice la extraña aparicion corresponde a Freddy Jackson, un mecánico de aviones que había muerto accidentalmente por una hélice de avión dos días antes. Su funeral tuvo lugar el día se tomó esta fotografía. Los miembros de la escuadra inmediatamente reconocieron la cara de Jackson. Se ha sugerido que Jackson, sin darse cuenta de su muerte, decidió aparecer para la foto de grupo.

Un vuelo hacia el futuro

En 1935, Sir Victor Goddard, ahora un teniente coronel, dio una explicación distinta, aunque no menos enigmática, para éste misterioso fenómeno. La explicación consiste en que Freddy Jackson, en un vuelo que había realizado desde Edimburgo, Escocia a su base en Andover, Inglaterra, se encontró con una extraña tormenta. La cual lo transportó inexplicablemente a travéz del tiempo hacia el futuro. Se puede leer más sobre su experiencia buscando el artículo “Time Travelers” – Viajeros del tiempo. Fuente

Lluvia de Sangre en un pueblo de Colombia.

En un poblado colombiano, en proximidades de Bagado, aseguran que en el lugar llovió sangre. Los testigos dicen que luego de un aguacero, hallaron rastros de una extraña sustancia roja. Los habitantes del lugar atribuyeron el extraño fenómeno a un mensaje divino.
La Bacterióloga del Centro de Salud de Bagado, aseguró que tras las pruebas realizadas al líquido caído del cielo, evidenciaron que en efecto se trata de sangre. La contra muestra fue enviada a Bogotá.

Más información sobre la lluvia de sangre en Colombia:

Paccas : Lluvia de Sangre en un pueblo colombiano
Youtube : Llueve sangre en Bagado.

La Leyenda de Jack El Saltarín.

Jack_El_SaltarínLa aparición de este extraordinario ser data del siglo XVIII y fue durante muchos años el enemigo público número uno, a tal punto que el almirante Codrington llegó a ofrecer una recompensa por la captura de Jack el Saltarín, después de que éste hubiese asustado a su hija.

Las apariciones de Jack el Saltarín.

En febrero de 1855, después de una gran nevada aparecieron unas huellas extrañas en la ciudad de Devonshire. Las huellas eran grandes e inexplicablemente parecían ser una mezcla de huellas de hombre y animal. Aparecía por todos lados, por el suelo, tejados y paredes. Los vecinos sabían que se trataba de Jack el Saltarín.

Veinte años después, en 1885. Jack se presentó, por la noche, en un puesto de guardia de Aldershot, los dos soldados que le vieron lo describieron así: “Vestía traje de hule y portaba un gran yelmo”. Le dieron el alto y le preguntaron por su identidad. Jack dio su nombre, dio media vuelta y se marchó dando saltos. Los soldados disparon prácticamente a quemarropa al ver que no se detenían. Jack se paró un momento, se dio la vuelta y lanzó a los soldados una llamarada de color azul. Luego siguió su camino.

En 1877 hay una noticia extraordinaria: Los vecinos de lindsey, acorralaron a Jack, pero éste subió hasta los tejados y se escapó dando espectaculares saltos.

Jack el Saltarín 200 años después.

Hacia 1938, el Morning Post escribió la última aparición de Jack el Saltarín. Jane Alsop, de 19 años, se dirigió a la puerta al escuchar que llamaban. Cuando abrió se encontro con “alguien” que llevaba brillantes vestiduras y con una luz que le salía del pecho. Jack agarró a la chica por el brazo y ésta comenzó a gritar. La familia acudió a su ayuda. jack la soltó, no sin antes quemar la cara de la joven con un extraño gas azulado. Según la Policía, los hermanos de la chica dijeron que en la huída Jack perdió la capa, y fue su propia sombra quien la cogió del suelo. Sería la Policía, sorprendida, quien haría pública la descripción de Jack, que coincidía con las que ya hemos visto y con la de otras jóvenes atacadas por este ser llamado; Jack el Saltarín.