La Sociedad Vrill

Todas las cosas mediúmnicas son difíciles de catalogar es así que todo lo referente a estos temas aparecidos en Alemania son oscuros y pedestres. Prácticamente todo lo que hay escrito es intrascendente y que en realidad aparta del conocimiento público de la verdad de las cosas.

En gran medida es que estas sociedades esotéricas no cuentan con número suficiente de personas conocedores del verdadero ocultismo, así que solo se ve una “cáscara” y no las vivencias, que son personales.

Como he hecho notar, al tratar la vida del indiscutido inventor Herman J. Oberth, las habilidades mediúmnicas le permitieron estar conectado al pensamiento de humanos extraplanetarios que lo ayudaron en todos sus inventos.

Los alemanes, en especial los científicos, tenían ideas muy clara técnicas y científicas, pero no estaban maduros los tiempos para lograr la “máquina maravillosa”, que sería capaz de viajar en el espacio tiempo y merced a energías “como salidas de la nada” (Vrill).

La energía Vrill es la energía salida del propio espacio, que permitía la antigravedad y las anomalías espacio- temporales.

Estaban muy lejos de encontrar las soluciones a este tema y la campana electro mercurial, fue el primer paso hacia la dirección correcta. Estas experiencias se hacían en cinco bases subterráneas en lo que hoy es Polonia y que sus entradas están selladas por explosiones, pero ya no hay nada allí. Todo fue embarcado a USA.

Los Onvis- nazis de los relatos de su tiempo eran apenas más importantes que un helicóptero, apenas remedos de lo que hoy conocemos como las naves híbridas Aliens-terrícolas, fabricadas en USA, aún experimentadas con el mayor secreto.

Por lo tanto las referencias a todo lo acontecido en aquellos días está teñido de un doble barniz aplicado por dos sociedades que no desean dar a conocer estas experimentaciones anómalas en muchos sentidos, en especial la parte alien, que ocasionarán la pérdida de los mitos y religiones y el inicio de un nuevo Tratado Social. Continuar leyendo “La Sociedad Vrill”