Viajar a Marte equivaldría a 50.000 radiografías

Viajar a Marte y la estancia en este planeta inhóspito será igual a hacerse 50.000 radiografías.

Marte

El rover Curiosidad mide la cantidad de radiación que soportaría un astronauta durante una misión de 500 días al Planeta rojo, unos niveles que aumentan en un 5 % el riesgo de sufrir un cáncer mortal.

Los valientes seres humanos que viajen a Marte en el futuro tendrán que enfrentarse a múltiples impedimentos, pero uno de los más peligrosos será la radiación que recibirán durante el viaje y la estancia en el Planeta rojo, que podría aumentar seriamente sus posibilidades de padecer cáncer. La radiación en Marte es mucho más dura que en la Tierra porque no hay un campo magnético global y su atmósfera es mucho más delgada que la nuestra, lo que proporciona una escasa protección ante los rayos cósmicos y las partículas solares. El rover Curiosity de la NASA ha medido estos niveles de radiación en el cráter Gale, donde se encuentra desde su aterrizaje , desde agosto de 2012 hasta junio de 2013, y muestra una tasa de radiación diaria de 0,67 mil· lisievert ( mSv ) en ausencia de tormentas solares ni eyecciones de masa coronal. Si un astronauta pasara en esta zona y en las mismas condiciones 500 dias, recibiría una dosis de radiación equivalente a hacer- 15.000 radiografías ( una radiografía de tórax, la más suave , equival a 0,02 mSv ).

Pero esto no acaba aquí. Como es lógico, esta dosis habría que sumar la del viaje de ida de 180 días y otro de vuelta de 180 dias, trayectos en los que la exposición sería considerablemente peor, ya que supondría recibir como promedio 1,8 mSv al día provenientes de la radiación ambiental del espacio interplanetario con la única protección de la nave espacial. Y de nuevo teniendo en cuenta una actividad solar similar y con los sistemas de propulsión actuales . En los desplazamientos , Él SOFERT acumulación astronauta 0,66 Sievert ( Sv ) i en total de , teniendo en cuenta la misión completa , volvería a casa con 1 Sv en su cuerpo , como si se hubiera hecho unas 50.000 radiografías.

Riesgo de cáncer mortal

Estudios de población a largo plazo han demostrado que la exposición a la radiación aumenta el riesgo de cáncer en el curso de la vida de una persona . La exposición a una dosis de 1 Sv asocia a náuseas, pérdida de apetito, pérdida de médula·ósea, etc … Todo ello supone un aumento del 5% en el riesgo de sufrir un cáncer mortal . Aunque la NASA ha establecido el aumento del riesgo de cáncer mortal en un 3% como límite aceptable en la carrera de los astronautas que viajan a la órbita baja de la Tierra, como las estancias en la Estación Espacial Internacional ( ISS ), aún no ha establecido un límite para las misiones en el espacio profundo . Según explica NASA, está trabajando con médicos para determinar los límites adecuados para este tipo de viajes . Una misión a Marte se proyecta a partir de 2030 .

“Nuestras medidas proporcionan información crucial para las misiones humanas a Marte”, afirma Don Hassler, investigador principal del’ instrumento del Curiosity que mide la radiación y autor principal de un estudio sobre este asunto publicado en la revista Science. Sus mediciones también son importantes para conocer si el Planeta rojo pudo haber sido alguna vez habitable, ya que las fuentes de radiación que son de interés para la salud humana también afectan la supervivencia microbiana, así como la preservación de los productos químicos orgánicos que podrían ser fundamentales para la vida .

La misteriosa flor descubierta en Marte

La misión del Curiosity acaba de entrar en una de las fases más interesantes del proyecto. Desde finales de enero el taladro instalado en el Rover ha comenzado a hacer prospecciones en el terreno, mientras recoge datos y nos envía imágenes de la superficie marciana.

Una de estas imágenes ha levantado mucha curiosidad durante la última semana en lo que algunos medios han terminado bautizando como “la flor de Marte”. Entre las noticias y los rumores que han surgido en estos días podemos encontrar casi de todo dependiendo de la imaginación o el rigor del periodista que haya tratado la fotografía.

Se trata de un curioso saliente en el terreno que finaliza en un extremo algo más grueso con una especie de terminación de brillo metálico.

En este Cuaderno de Ciencias ya hemos comprobado en numerosas ocasiones cómo nuestra percepción puede verse afectada por multitud de factores: la perspectiva, la proporción, el ángulo, la luz, las formas y proporciones… el fenómeno se llama pareidolia y hace que, desde un determinado punto de vista, las cosas puedan llegar a parecer muy diferentes a la realidad…

Sin embargo, en este caso hay poco misterio. La “flor de Marte” no es más que un pequeño saliente de roca modelado por la acción de la erosión.

¿Erosión en Marte? Pues sí, claro… Aquí en la Tierra estamos acostumbrados a las fascinantes formas que la erosión del agua modela en el paisaje. Su laborioso trabajo, realizado durante largos periodos de tiempo, consigue dar forma al planeta, desde el Gran Cañón del Colorado hasta la más pequeña piedra de río.

En el cráter Gale donde se encuentra el Rover Curiosity actualmente no hay agua, pero sí la hubo en épocas pasadas. Además, Marte cuenta con un importante elemento erosionador: el polvo.

La atmósfera de Marte es ligera y tenue pero cuenta con gran cantidad de polvo rojizo, que por otro lado le da ese color al ambiente en el planeta marciano. La acción del viento cargado de polvo durante miles, cientos de miles e incluso millones de años han modelado las más curiosas formas en el paisaje, incluida esta pequeña roca y su curiosa forma.

Por otro lado, algunos medios han señalado que esta formación rocosa podría ser metálica debido al aparente brillo que aparece en la fotografía. Sin embargo, la propia NASA ya ha negado este punto señalando que se trata de un efecto causado simplemente por la perspectiva y la forma en la que la luz ilumina el saliente.

Esta pequeña formación rocosa es curiosa por efecto de la pareidolia pero no es más extraña que los cientos y cientos de rocas que ya hemos visto en otras fotografías… Recordemos que nuestra imaginación es capaz de unir puntos y ondulaciones del terreno haciendo que veamos las más extrañas formas, desde una sirenita hasta un elefante.

Continuar leyendo “La misteriosa flor descubierta en Marte”